ha nacido una etsrella

¿Quién es Sofia Ellar? La joven voz nacida en Instagram que enamora a su generación

Una artista que lo tiene todo para ser una superventas, una mezcla entre Cecilia y Russian Red con el toque millennial que es fan de Silvio Rodríguez y admiradora de Lorca y Neruda

Foto: Sofia Ellar. (Youtube)
Sofia Ellar. (Youtube)

La tecnología influye en la cultura pop: Youtube propició los youtubers, MTV disparó la producción de vídeoclips, y la radiofórmula multiplicó los estribillos pegadizos, que enganchan con escucharlos solamente tres segundos Por eso, no es raro que en la era de Instagram surjan artistas que presentan la vida como una puesta de sol realzada por el filtro perfecto. Sofía Ellar, nacida en Londres en 1993, es la última historia de éxito relacionada con esta red social, donde ya supera los 130.000 seguidores. Su canciones, casi todos baladas o medios tiempos, parecen el reflejo de las imágenes que sube a su cuenta, repleta de playas perfectas, paisajes de anuncio y una eterna sonrisa.

Los resultados caminan cerca de Taburete ('Cenas que acaban en juerga'), La Oreja de Van Gogh ('Segundas partes entre suicidas') y el punto canalla de oyente de rock (en 'Amor de anticuario' habla de "unos rizos de Andrés Calamaro tatuados en rabia de noche fugaz"). El cóctel perfecto para enamorar a su generación, un sueño pop que ya se está haciendo realidad.

Entre Cecilia y Russian Red

Es más sencillo encontrar información sobre Ellar en los suplementos de estilo de vida que en las secciones de Cultura. Seguramente porque es una artista nueva, también porque los críticos musicales no solemos tomar muy en serio a las artistas femeninas, menos todavía cuando tienen un discurso amable. Toda la carrera de Ellar transmite el sentido práctico de la generación millenial. Su kilómetro cero no fue garito 'underground', sino el proyecto fin de grado de un curso de Administración y Dirección de Empresas.

Vivir vivimos todos. Y vivos no estamos. Mas viva la música.

Una publicación compartida de SofiaEllar (@sofiaellar) el

El periodista musical Manu Piñón describía su propuesta, con un punto de crueldad, en la revista GQ: "Está a medio camino entre una Cecilia en modo multitarea con el 'hootsuite' abierto y una Russian Red con la disposición a agradar de un triunfito". También le acusaba de "producto prefabricado por ella misma", al haber iniciado su andadura en un aula de márketing. El comentario tiene cierto sentido, ya que el pop-rock empieza a estar monopolizado por jóvenes de clase acomodada, pero también recuerda a los prejuicios que sufrieron artistas femeninas como Ella Baila Sola y La Oreja de Van Gogh, favoritas del gran público en los años noventa. Sofia Ellar suena como continuadora de aquella escuela pop melódica y sentimental. Tampoco anda tan lejos del discurso de artistas "auténticos" como Leiva y Quique González.

Triunfo en La Riviera

El triunfo de Ellar llegó pasito a pasito. Al comienzo de su carrera, le costaba incluso que su amigos acudieran a los conciertos. Según explica ella misma, construyó su base de fans usando el contacto directo, hasta el punto de que considera a sus seguidores "parte de mi familia". Poco a poco, se fue pateando el circuito de directo hasta que el pasado septiembre logró la gesta de agotar las entradas de legendaria sala La Riviera de Madrid. La página web Hipsterian Circus narraba así su noche triunfal: "Hubo espacio para las rumbas, para que Víctor Elías demostrase sus dotes al arpa, para los paseos de la londinense entre el público, para las menciones a su gato Dorian y, qué bonito, para una frase final sobre la necesidad de reflexionar sobre el mundo mejor que debemos construir entre todos". Comprometida con los proyectos humanitarios, Ellar publicará próximamente una canción titulada 'Diciembre' y destinará los beneficios a una ONG que trabaja por la paz en Siria. Además de veinteañeros, en La Riviera abundaban los adolescentes, el público más entregado y codiciado por los pop-rockeros.

Intensidad poética

A pesar de su juventud, Ellar se muestra interesada en la historia y en la tradición de las canciones de autor. Queda claro, por ejemplo, cuando la página web So Good! le preguntó por la celebridad con la que le gustaría tomarse una copa. ¿Su inesperada respuesta? "Con el Conde-Duque de Olivares, que estaba loco. Además creo que es antepasado, antepasadísimo mío. Y de la actualidad, con Silvio Rodriguez, cantautor cubano que escuchaba desde pequeña con mi madre. La fuerza de sus letras dicen muchas cosas y quizá me sirven de inspiración. Muchas veces lo que escuchas acaba definiendo cómo eres. Silvio Rodríguez para mí es un artista muy top", explicaba.

En otra entrevista, con la página Columna zero desvelaba su amor por las palabras. "Desde pequeña escribía poesía en el colegio. Mi profesora de lengua, Miss Maisy, me dejó una vez un cuaderno donde escribía todos mis poemas. Cuando sacaba un sobresaliente me dejaba leerlos delante de la clase, ¡imagínate qué friki era!". Desde entonces, no ha perdido la afición. "Me gustan los autores tradicionales, como Lorca o Pablo Neruda. Un profesor de la universidad de Propiedad Intelectual, Pedro Letai, cuando se enteró de que quería ser cantante, me dejó su libro de poesía y me ayudó a orientarme de cara al proyecto, a él también lo leo a veces. Los cantautores partimos de una poesía que luego se transforma en música. Diría que todos vivimos inmersos en una poesía constante". Así es la primera estrella musical de la generación Instagram. Y tiene todo en su mano para consolidarse como superventas.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído