'Cine español' VS 'Cine francés': cuando las comparaciones no son odiosas
  1. Cultura

'Cine español' VS 'Cine francés': cuando las comparaciones no son odiosas

Si analizamos el informe económico del Anuario del Cine Español, que con el apoyo del ICAA publican 'Barlovento Comunicación' y 'MRC' (Media Research

Foto: Festival de cine de Huesca
Festival de cine de Huesca

Si analizamos el informe económico del Anuario del Cine Español, que con el apoyo del ICAA publican 'Barlovento Comunicación' y 'MRC' (Media Research and Consultancy), el panorama de nuestra industria es desolador. Veamos un primer dato muy significativo: en 2015 se estrenaron 188 películas españolas que recaudaron 110.940.000 euros, pero dado que los veinte primeros filmes sumaron 102 millones, los restantes 168 títulos sumaron un bruto en taquilla de 8.000.000 de euros. Otro elemento que revela la pobreza del sector es que las últimas diez películas recaudaron una media de 78 euros por título, lo que significa que fueron vistas por ¡ocho espectadores!

Examinemos ahora la taquilla de 2016. Curiosamente, también se estrenaron, como en 2015, 188 filmes. En este caso, las veinte primeras bajaron a 84 millones (respecto de los 102 millones del año anterior), y las diez últimas a 672 euros; esto es, que fueron vistas por una media de seis espectadores, seis.


No hay que ser un "furtivo" para sacar conclusiones. Cualquier observador que quiera entender estos datos se dará cuenta de que si la producción de largometrajes es una industria -una industria cultural- , el cine español no puede, ni debe, producir, más de 50 títulos competitivos al año, que son, en definitiva, los que se hacen en nuestros país con presupuestos razonables, con medios razonables, con “cara y ojos” para disputar taquilla a lo que viene de fuera, que no es ni más ni menos que lo que tiene mayor éxito allende nuestras fronteras.

Productos no comerciales

Esto significa que tenemos casi 140 películas (138 para ser más exactos) que son productos básicamente no comerciales. Que son obras pretendidamente artísticas pero cuya elaboración está hecha sin maestría, sin “oficio”; diríamos que sin apenas destreza profesional. Por eso son rechazadas por los exhibidores, por las salas, por las televisiones, por los agentes comerciales... Pero sobre todo, y esto es quizá lo más grave, por un público cada vez más exigente; tanto más cuanto que tiene a su alcance una gran oferta de cine que puede ver en las pantallas de los cinematógrafos y, de manera creciente, en los canales especializados de televisión o en las cada vez más exitosas plataformas de VOD.

Es triste decirlo pero la mayoría de las 138 películas a las que nos referimos deberían ser colgadas en YouTube, financiadas por sus autores

Es triste decirlo pero la mayoría de las 138 películas a las que nos referimos deberían ser colgadas en YouTube, financiadas, bien por sus mismos autores, bien por un patrocinador interesado. Naturalmente que hay excepciones, una película de bajísimo presupuesto, hecha en cooperativa, 'Selfie', triunfa estos días en 80 pantallas de toda España. Ademas de probado talento, su director, Víctor García León, ha rodado antes dos espléndidos películas, infinidad de comerciales, capítulos de televisión y encima ha mamado cine desde su tierna infancia. No nos sorprende a nadie su acierto y éxito.

Esta situación ha empeorado en los últimos años con la excusa de "la crisis". Pero no nos engañemos: los culpables somos todos los que nos dedicamos al cine, incluido, desde luego, el propio ICAA, éste por no haber establecido que no todos los proyectos tengan la misma consideración (no decimos apoyo), con lo que se ayuda a cineastas sin pericia ni formación a proyectar, nunca mejor dicho, su falta de talento por vías y canales que no son los adecuados. Toca revisar normativa, por reciente que sea, y a eso debe dedicar sus esfuerzos el actual Director General. Ganas no le faltan y experiencia administrativa tampoco. Apoyo tendrá.

Y culpables también son la televisiones públicas, que en su afán de repartir dineros entre las diferentes comunidades autónomas (¡uf!), acaban financiando un sinfín de títulos inútiles que, en última instancia y con perdón, sólo acaban viendo las familias, los amigos y algún que otro allegado del autor.

Conclusiones

Una conclusión rápida es que los productores noveles, pero también los veteranos deben preparar mejor sus proyectos, dedicarles más recursos desde su inicio, trabajar más y mejor en su proceso de desarrollo y, en fin, conocer bien el mercado para entrar con ciertas garantías de éxito.

Somos muchos los que miramos con envidia la calidad casi permanente de la cinematografía francesa. Recordamos bien cuando los diferentes gobiernos de la transición quisieron legislar con eficacia. Entonces se les recomendó, sin vergüenza ni pudor alguno, que tradujeran la normativa gala y la aplicaran en España. No era tan necesario un legislador como sí un buen traductor, o en nuestro lenguaje, un adaptador.

Los 'furtivos' vamos a dedicar nuestros próximos tres artículos a comparar la política cinematográfica española con la de nuestro vecino del norte

Por eso, los 'furtivos' vamos a dedicar nuestros próximos tres artículos a comparar la política cinematográfica española con la de nuestro vecino del norte. Y para ello nada mejor que contrastar las iniciativas del CNC (Centre de la Cinematographie Française) con la del español ICAA (Instituto de Cine y Artes Audiovisuales). Eso sí valorando que mientras el CNC cuenta con un presupuesto de 780 millones de euros el ICAA dispone de unos escasos 90, de los que a la producción de cine dedica aproximadamente unos 38… Compararemos modelos, presupuestos, políticas fiscales, financiación, expansión internacional, mercado interno, promoción, modelo cultural, nuevas formas de producir, distribuir y consumir, y en fin, todo aquello que tenga que ver con una política de Estado, con una política integral desde lo sectorial.

En adelante miraremos, pues, cómo se hace cine a uno y otro lado de los Pirineos. Y, por favor, olvidémonos de aquel viejo y rancio dicho español según el cual "las comparaciones siempre son odiosas". Porque no es verdad: a veces, incluso ayudan.

Continuará…

Cine español Películas
El redactor recomienda