primera jornada del festival

The Who bautizan el Mad Cool

Madrid tenía ganas (y necesidad) de tener su macrofestival. El Mad Cool arranca ante más de 34.000 personas con los británicos, Garbage, Editors o Vetusta Morla como grandes atracciones

Foto: The Who inauguran el Mad Cool (Efe)
The Who inauguran el Mad Cool (Efe)

Madrid tenía ganas (y necesidad) de tener su macrofestival. El Mad Cool arrancó ayer su primera edición con tres días, seis escenarios y más de 70 conciertos por delante y el ambiente de que la capital ya se merecía estar en la órbita festivalera veraniega a juzgar por la abarrotada Caja Mágica. Con un cartel para la primera fecha con nombres como Lori Meyers, Garbage, Editors, The Kills o Vetusta Morla, ayer lo que la gente vino a ver fue a los legendarios The Who. "Esto es historia de la música, tía", le repetía una amiga a otra bajo el enorme escenario principal del festival, flanqueado por un segundo a su derecha y una gran noria cazaselfies. 

Hay poco que contar nuevo de la banda británica que no sepamos. Llevaba sin venir a España desde 2007 y el concierto que ofrecieron anoche, el concierto de bautismo del nuevo Mad Cool, fue uno de esos momentos únicos de la música-que-hay-que-vivir. Roger Daltrey y Pete Townsed, con su setentena pasada, demostraron eso de que quien tuvo, retuvo, y durante cerca de una hora y media repasaron lo más mítico de su carrera ante un público entregado y tan heterogéneo como lo es el cartel de este festival.

Con 'I Can't Explain' arrancó un espectáculo apto para nostálgicos pero, sobre todo, recomendable para amantes del rock. Este primer tema fue el agua bautismal. Directa a la cabeza, con giros de micro marca de la casa Daltrey incluidos, para demostrar que no habría respiro porque de lo que trata esta gira, llamada The Who Hits 50! es, precisamente, de repasar sus temazos. 'Who are you' terminó por levantar la explanada (con césped artificial y todo) y solo era la tercera canción de la noche. Mientras Daltrey manejaba su voz, Townsed y su célebre helicóptero seguían arengando a un personal que con 'The kids are alright' se pellizcaba para saber que todo era real y que con 'My generation' entró en éxtasis ceremonial.

Roger Daltrey  y Pete Townshend en plena actuación (Reuters)
Roger Daltrey y Pete Townshend en plena actuación (Reuters)

A partir de aquí se sucedieron clásicos como 'I can see for miles', 'You better you bet', 'I'm One', 'Behind blue eyes' o la muy celebrada 'See me, feel me'. Evidentemente, y aunque The Who ya están en otro planeta, los años están ahí. La voz a veces flaquea perceptiblemente, pero las instrumentales de 'Quadrophenia', como la épica 'The Rock', nos ponen a los críticos en nuestro lugar. Cállense parecen decirnos, porque la energía que le da el directo a Daltrey y Townsed, acompañados por su banda, no ha decaído lo más mínimo. 

A pocos metros, una exposición recuerda el no menos mítico Woodstock. Ellos estuvieron allí. Y ayer estaban aquí.  Con su gorro calado y su pañuelo rojo al cuello Townsed; con su camisa enseñando pecho y una guitarra-colgante al cuello Daltrey. The Who son mucho más que nostalgia. Aseguraron amar a Madrid y su público, dedicaron un tema a los de setenta que estuviera ahí y disfrutaron. Se lo pasaron bien y eso, siempre, se contagia. 'Baba O'Riley' y 'Wont get fooled again', que sigue intacto como himno de la desilusión política y coreado con el mismo ahínco, cerraron un espectáculo inmejorable para la primera edición del Mad Cool. Nada mejor que empezar con historia.

¿Dónde está el escenario?: 'To everything'

Pero la jornada inaugural del Mad Cool, aunque parezca lo contrario, tuvo mucho más ayer. Lo primero, la sorpresa de entrar en un macrofestival en Madrid con zonas de descanso y chill out, todo tipo de restaurantes y barras, pago con pulsera (el 'cashless' fue el gran causante de incidencias y largas colas), la Fura dels Baus porque no hay ceremonia inaugural sin ellos -y esto es así y da igual que sean las doce de la noche que las ocho de la tarde, unos Juegos Olímpicos que un festival- y una gran noria de fondo (a tres euros el viaje). "Es una iniciativa de puta madre. Te hace darte cuenta de la magnitud del recinto. Esto es enorme y está llenísimo", comentaba un joven entre canción y canción de The Who.

Ambiente en la primera jornada del nuevo festival de música Mad Cool (Efe)
Ambiente en la primera jornada del nuevo festival de música Mad Cool (Efe)

Frente a los dos concurridos escenarios exteriores, en el interior de la Caja Mágica aguardaban otros cuatro. "¿Dónde está el 3?", "¿este es el 4?" y así sucesivamente. Esos fueron los comentarios más repetidos al inicio de la jornada. Los carteles solo indicaban 'to everything' y la confusión no se hizo esperar. 

"El problema de los escenarios de dentro es que te metes ahí, a oscuras, cuando vienes de fuera y es un poco bajón. Yo he estado dos canciones", comentaba Laura de su visita a The Kills. Otra de sus amigas añadía: "eso sí, es un festivalazo. Ya hacía falta en Madrid", a la par que salía corriendo a buscar al 'cerveza man' (sic), porque para pedir en las barras había que armase de valor. Si lo musical fue un acierto, la organización -en especial las enormes colas para comer, beber o ir al baño- sumaron repetidas críticas. El aforo del festival es de 45.000 espectadores y, aunque ayer seguía habiendo entradas a la venta, se pasó de las 34.200 personas.

A pocos metros de estas jóvenes nos encontramos con Anni B Sweet viendo a Lori Meyers. Corroboraba la opinión más extendida: la capital necesitaba ya un gran festival de este tipo. Quizás fue lo más escuchado entre los espectadores deslumbrados por el montaje y ahítos de las colas. Bueno, junto a las bromas múltiples sobre el suelo y la seguridad del recintoThe Kills, Monarchy, Garbage y Editors fueron otros de los grandes conciertos de la jornada, sin olvidar a los encargados de cerrar el día: Vetusta Morla, de nuevo, ante una explanada repleta. Pero esto solo ha sido el principio. Hoy toca Sterephonics, Jane's Adiction, Band of Horses, Caribou, King of Convenience y, por todo lo alto, The Prodigy cierra un viernes que ya nos hará pensar en Neil Young el sábado. Un nacimiento a lo grande y un deseo coreado entre artistas y público: que este sea el primer Mad Cool de muchos. 

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído