Yates, tropiezos y groupies, la morbosa trastienda del Festival de Cannes
  1. Cultura

Yates, tropiezos y groupies, la morbosa trastienda del Festival de Cannes

El mayor evento cinematográfico mundial después de los Oscar es también el evento cultural paradójico por excelencia... En efecto, todo aquel que haya cubierto alguna vez el

El mayor evento cinematográfico mundial después de los Oscar es también el evento cultural paradójico por excelencia...

En efecto, todo aquel que haya cubierto alguna vez el Festival de Cannes sabe que escenas como la vivida hace años por este periodista son habituales: entrevistar a un torturado director de cine de autor que ha rodado una parábola contra el consumismo en el siguiente contexto: en la playa de Cannes, con una fiesta atronadora de un marca de lujo a la izquierda y un yate desmpampanante a la derecha... Y así todo.

Cannes es todo eso y mucho más: las películas alternativas más exigentes, el presupuesto festivalero más abultado, el culto al autor independientemente, los precios disparatados durante el festival, las óperas primas exóticas, los negocios cinematográficos multimillonarios, los yates, las farras exclusivas, etc, etc, etc.

Cannes es un festival de cifras mareantes: unos 38.000 acreditados en 2016 (sí, han leído bien). Más de 4.500 de los acreditados son periodistas; el resto, industria del cine internacional, de los que salen y trabajan en las películas a los que compran los derechos de las películas que se verán los próximos meses. Cultura, industria y mercado.

He aquí, por tanto, el gran evento cultural del año por tamaño, impacto informativo y músculo industrial.  

  

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más