en el teatro valle-inclán desde el 29 de enero

Galileo, el "miura" que se enfrentó al poder y a la ignorancia

Ernesto Caballero dirige en el Centro Dramático Nacional 'Vida de Galileo', de Bertolt Brecht, con Ramón Fontserè dando vida al padre de la astronomía moderna

Foto: Ramón Fontserè protagoniza 'Vida de Galileo' en el CDN (David Ruano)
Ramón Fontserè protagoniza 'Vida de Galileo' en el CDN (David Ruano)

"La verdad es hija del tiempo y no de la autoridad". Esta frase se la escribió Bertolt Brecht a su Galileo. Su 'Vida de Galileo' unió a dos hombres rebeldes, pioneros e innovadores. El padre de la astronomía moderna y el que revolucionó el teatro contemporáneo, o como dice Ernesto Caballero, "dos almas gemelas". El director del Centro Dramático Nacional les vuelve a reunir sobre el escenario del Teatro Valle-Inclán (del 29 de enero al 20 de marzo) para seguir hablando de algo tan actual como la responsabilidad social de la ciencia y la resistencia de las estructuras de poder a los cambios.

'Vida de Galileo' fue una de las principales obras del teatro épico de Brecht. Aborda los años de madurez del astrónomo y científico cuando está inmerso en la verificación de las tesis de Copérnico para demostrar que la tierra no es el centro del universo y que gira alrededor del Sol. "Ya es una persona reputada, está en Padua, pero también pasa estrecheces como buen investigador. Esto no ha cambiado mucho", lanza Caballero. Pero la obra -el director se ha basado en la última versión que modificó el dramaturgo en 1955 tras el uso de la bomba atómica- también aborda "la retractación de Galileo porque marca el punto de inflexión, no sólo en la ciencia, sino en la modernidad".

La Inquisición le conmuta la pena de muerte por un arresto domiciliario en Florencia, donde seguirá discretamente investigando pero sin tener permitido difundir sus conclusiones, precisamente si se retracta de sus tesis contrarias a la Iglesia, y ese Galileo humano, destaca el director, lo hace. "Piensa que no le va a pasar lo mismo que a Bruno porque ahora sus afirmaciones se pueden comprobar. Su error, su venda, es pensar que las pruebas irrefutables pueden vencer un sistema de creencias", analiza Caballero.

Galileo, el "miura" que se enfrentó al poder y a la ignorancia

Este paso atrás lleva a Brecht a cuestionar el progreso científico y su relación causa-efecto con el progreso social. "Según Brecht, desde ese momento la ciencia vive una especialización que la restringe. La ciencia es moneda común del pueblo y esto desaparece. La retractación para Brecht supone un camino, como escribe, de "enanos inventores al servicio del comercio".

Ramón Fontserè, el conocido actor de Els Joglars, da vida a Galileo Galilei en un papel que asegura es "un privilegio". "Galileo es un pionero y, la vez, es ingenuo. Es un miura enfrentado al poder y la ignorancia", subraya. Pero, por encima de todo, pone el acento en sus contradicciones. "Es un pionero y los pioneros siempre tienen que pagar un alto precio para que el resto se beneficie de ello. Creo que hoy no tendría una vida fácil, pero fue un hombre tenaz que no se amilanaba. Hoy tendría las mismas o bastantes de las dificultades que sufrió en el siglo XVII". De similar opinión es Caballero, quien analiza que "el Galileo de nuestro tiempo sufriría otros instrumentos de tortura: la marginación, la postergación social y la anulación profesional".

'Vida de Galileo' se estrena en el Teatro Valle-Inclán (David Ruano)
'Vida de Galileo' se estrena en el Teatro Valle-Inclán (David Ruano)

El director también subraya en la función la faceta humanista de Galileo. "Es ese personaje en el que se funden ciencia, arte, pensamiento y política. Es un sueño humanista del que estamos muy alejados como demuestran el sistema de restricciones de los programas educativos", asegura. "Nos iría mejor si desde la escuela hubiera nociones de teatro y música y que no todo sea televisión y juegos sino también humanidades. Nos igualaría con Europa", revindicar al hilo Fontserè, quien pide además una "reflexión muy profunda" sobre el estado de la cultura en España.

Contada "como un cuento: con humor, con ironía y retranca", el director explica que no estamos ante una obra maniquea ni antireligiosa. Simplemente es "un hombre enfrentándose a lo establecido". "Galileo representa a un personaje atravesando un cambio global, como el que hoy estamos viviendo". Por eso, su función también apela al espectador. "Ese es el gran giro copernicano del teatro de Brecht, el momento del reconocimiento aquí se traslada al espectador. Brecht quiere que nos hagamos preguntas y seamos turistas de lo cotidiano. ¿Esto que es así es así? Hoy sería ¿hay vida más allá de los mercados?".

Caballero ha optado por un escenario circular para este montaje (D. Ruano)
Caballero ha optado por un escenario circular para este montaje (D. Ruano)

Con una puesta en escena no realista basada en los tonos negros -como estos tiempos oscuros, matizó el director-, el escenógrafo Paco Azorín ha ideado un escenario circular y giratorio como, asegura, no podía ser de otra forma en alusión modelo heliocéntrico del universo que expuso Galileo. Además, garantiza, también es una gran pizarra donde explica sus teorías. La música, de Hans Eisler y versionada por Javier Coble, mantiene el espíritu de la original expresionista con melodías naïfs que inicialmente fueron compuestas con la estructura de canciones infantiles pero manteniendo su complejidad.

Azorín también destaca la actualidad de 'Vida de Galileo', un texto "idóneo" porque habla de cosas cotidianas. "A mí me conmueve el personaje de Andrea [Tamar Novas], que se tiene que ir fuera porque la Iglesia no le permite investigar. Ahora otros poderes fácticos están haciendo lo mismo con los jóvenes científicos". Una prueba más de que el antes y después que marcó Galileo en el siglo XVII no está tan alejando de nuestro XXI.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios