tras retirar el cuadro de gutiérrez solana

El pintor que sí le gusta al ministro de Cultura

La primera decisión de Méndez de Vigo fue retirar un retrato de Unamuno de su despacho. Rubén Rosado, un joven pintor de 29 años, le ofreció una obra suya por Twitter y hoy cuelga en su oficina

Foto: Méndez de Vigo junto a Rosales en el Ministerio
Méndez de Vigo junto a Rosales en el Ministerio

Todo comenzó con un tuit: "@IMendezdeVigo ya que anda buscando obra para su despacho, podría mirar alguna pieza mía. Así darían la oportunidad a los artistas jóvenes!" Esta fue la respuesta de Rubén Rosado, un joven artista de Pedro Muñoz (Ciudad Real), a la primera decisión del ministro de Educación, Cultura y Deporte al frente del cargo. 

Íñigo Méndez de Vigo decidió que el retrato pintado en 1936 por José Gutiérrez Solana de Miguel de Unamuno tenía que salir de su despacho tras 13 años contemplando a cinco ministros, tal y como adelantó este periódico. El mismo día que El Confidencial publicaba esta noticia, Rubén escribió a Méndez de Vigo y el órdago le salió redondo. Este lunes ha llevado su cuadro 'Improvisando con Paco de Lucía un 26 de febrero' al ministro para que presida su despacho. 

"Me enteré de la noticia y vi que era una oportunidad única para decirle al ministro que si buscaba una obra de reemplazo mirase a los artistas jóvenes y, ni corto ni perezoso, le ofrecí que echase un vistazo a mi obra", explica este pintor de 29 años que ha estudiado Bellas Artes en la Universidad de Castilla-La Mancha.

El ministerio recogió el guante e intentó contactar con él por teléfono, pero "soy muy despistado con el móvil y al final me mandaron un correo electrónico al 'e-mail' que hay en mi página web. Les llamé y acordamos una cita". El pintor manchego les mandó un dosier con sus obras para que eligieran y optaron por el óleo sobre lienzo que pintó inspirado en la muerte Paco de Lucía y que representa la silueta de España con seis líneas en horizontal de la guitarra. 

"Soy un gran amante de la música y, especialmente, de la guitarra. Cuando escuché la noticia de la muerte de Paco de Lucía, sentí unas energías que me impulsaron a hacerle un pequeño homenaje y un tributo. Mientras le escuchaba, empecé a pintar a las 11 de la mañana y a las siete de la mañana del día siguiente estaba acabado. Mi finalidad era terminar la obra el mismo día. De hecho, grabé todo el proceso con una cámara pero se quedó sin batería y al final lo que ha quedado es la obra en sí, que ahora está en el ministerio", explica a este diario con la excitación lógica que está viviendo estos días. El cuadro es un préstamo aunque, reconoce, "una vez que ha salido de mi estudio, su sitio es en el que está ahora".

Sobre su reunión con Méndez de Vigo destaca la "amabilidad y cercanía" del ministro. "Solemos tener esa imagen, la que ellos mismos nos dan muchas veces, de los políticos como personas elitistas, pero me sorprendió gratamente", narra Rubén. Durante la hora que duró su encuentro hablaron del cuadro, de la cultura y de los jóvenes creadores. "Le dije que estaba decepcionado con los políticos de este país sin ninguna vergüenza pero que, a la vez, estos gestos me hacen creer en los que quieren trabajar por su país".

La carrera del joven "bohemio y pausado" del grupo de amigos de este pueblo de poco más de 7.000 habitantes, como él mismo reconoce, no ha podido comenzar mejor. Vive con su madre -"todavía"-, que hoy "está en una nube y yo en otra. Está muy orgullosa de su hijo y lo ve como una recompensa a mi esfuerzo", prosigue. Y los amigos, igual: "Cuando les puse la exclusiva en el grupo que tenemos de Whatsapp fue lo máximo. No se lo creían", dice entre risas.

Rubén en su estudio en su casa de Pedro Muñoz.
Rubén en su estudio en su casa de Pedro Muñoz.

Rubén hace trabajos como diseñador o de decoración para sacar algún dinero mientras intenta dar rienda suelta a su vocación de pintor. "Son currillos para complementar, pero mi finalidad es ganarme la vida como artista", asegura. Tiene un catálogo de medio centenar de obras acreditadas aunque, de momento, no ha hecho ninguna exposición en solitario. "Siempre he mantenido la teoría de que hasta que no se tiene cierta madurez sobre tus obras y tu vinculación con ellas exponer puede ser un error de principiante", añade.

Solo se han podido ver sus cuadros en el museo pedroteño y en un par de exposiciones colectivas, por lo que este préstamo al Ministerio de Cultura "ha llegado en un momento muy bueno". "Ahora tengo acopio de obras y puedo empezar a moverme. Es un momentazo que ha llegado cuando estaba preparado y estoy muy agradecido", relata mientras añade que tiene pendiente una visita a una galería de Barcelona para una posible exposición. Paco de Lucía y, de rebote, Unamuno pueden acabar -además de en las paredes del ministerio- convertidos en sus talismanes.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios