reconoce su fracaso al no bajar el iva cultural

Íñigo Méndez de Vigo: "No seré yo quien critique al ministro de Hacienda"

“No veo la cultura como algo mercantilista”, llegó a decir en su comparecencia ante la prensa el ministro para justificar unos presupuestos bajo mínimos y el fallo en la Ley de Mecenazgo

Foto: El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, en la rueda de prensa de los PPGGE. (EFE)
El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, en la rueda de prensa de los PPGGE. (EFE)

El nuevo ministro de Educación, Cultura y Deporte ha presentado sus primeros Presupuestos Generales, asegurando que se “ha batido para que se bajara el IVA al sector”. “Pero no ha podido ser. Debemos someternos a los objetivos de bajada de déficit establecidos por la Unión Europea”, volvió a señalar Íñigo Méndez de Vigo, como ya señaló en el Senado hace unos días. “El ministro de Hacienda no ha visto posible la bajada del IVA del 21% al 10%. Espero que en próximas convocatorias con ustedes pueda anunciarles una bajada. Pero no seré yo quién critique al ministro de Hacienda”, añadió. Eso sí: “El IVA cultural no existe”.

El ministro se felicita por el incremento de la partida dedicada a Cultura, de un 12%. Expone con alegría el incremento -desproporcionado con respecto al resto de partidas- del capítulo destinado al cine, porque, como explica, la nueva Ley del Cine requiere más fondos. “Es una apuesta que merece la pena. Montar todo nuevo cuesta más dinero”.

El ministro de Hacienda no ha visto posible la bajada del IVA del 21% al 10%

Sin embargo, al preguntarle si se siente satisfecho de que sólo haya conseguido para la cultura un 0,2% de la inversión pública del Gobierno -cuando el sector aporta a los ingresos del país un 4% del PIB- responde que todos los ministros siempre quieren más. Pero matiza que en la cultura no todo es dinero: “No veo la cultura como algo mercantilista”. Una visión, probablemente, dispar a la de las industrias culturales, que necesitan mayor implicación y complicidad económica, sobre todo, al comprobar que estas cuentas de Cultura están a un 34,5% por debajo del techo presupuestario de 2009.

Tampoco pondrá en marcha un segundo intento de reforma de Ley de Mecenazgo -en la que naufragaron José Ignacio Wert y José María Lassalle frente a Cristóbal Montoro-, que podría paliar la escasez de los recursos. “Hay incentivos fiscales que permiten el micromecenazgo y no voy a presentar una reforma de la Ley de Mecenazgo, porque no hay tiempo. Además, no tengo una visión mercantilista de la cultura”, volvió a repetir.   

También ha tenido que rectificar en sus pretensiones en menos de una semana. Sin en el Senado le oíamos decir: “Ha llegado el momento de incorporar el elemento cultural y de Patrimonio Histórico a la Marca España. En España tenemos que hacer un esfuerzo para que el turismo sea cultural y no sólo de playa y sol. Nuestro riquísimo patrimonio cultural debe estar en las rutas”.

Hoy, lejos de las musas y sobre las tablas, con los Presupuestos en las manos, el único capítulo que sale perdiendo es el de la protección del patrimonio: en Conservación y restauración de bienes culturales un 1,8% menos y en Protección del Patrimonio histórico casi un 3% de recorte. Y ya van cuatro años. Toda una declaración de principios del impulso que pedía el ministro hace unos días en la Cámara Alta.

Es el Ministerio de Exteriores quien debe introducir el concepto de Patrimonio cultural en la Marca España. Nosotros no necesitamos ponerlo en presupuesto

Méndez de Vigo explica de esta manera su primera contradicción:“Lo que dije el otro día es que el Ministerio de Exteriores, y en su cargo Espinosa de los Monteros, ha creado un concepto, la Marca España, y que ese ministerio es el que debe hacer el esfuerzo por incorporar el patrimonio. Eso no cuesta dinero, simplemente hay que introducirlo como concepto a lo que ya hay. No necesitamos ponerlo en presupuesto, sólo añadirlo en concepto a juicio de quien corresponda”.

Sobre el notable crecimiento que vuelve a tener el Museo Thyssen, con 6 millones de euros de aportación pública (el único museo que los recibe a fondo perdido para cubrir las pérdidas del año anterior), se muestra satisfecho. Aunque reconoce que no ha leído el informe del Tribunal de Cuentas de la fiscalización de este centro, en el que recomienda directamente al Ministerio de Cultura el control de la contabilidad del museo para impedir precisamente estos desfases. “Sólo he leído lo que han publicado ustedes. Pero lo voy a estudiar”, aclaró. 

Sobre el Picasso de Jaime Botín, el ministro señaló su alegría por ver cómo la obra vuelva a España

 

Fernando Benzo, subsecretario de Educación, Cultura y Deporte, acompañaba al ministro en la mesa, para ayudarle a precisar datos. Ante la cuestión de la financiación del Diccionario Biográfico Español, de la RAH, quiso que fuera su subalterno el que respondiera y explicó que el Diccionario era una “obra sensacional”, “manchada por algunas entradas que necesitan ser revisadas”. Sin embargo, ninguno de los dos quiso comprometerse con este aspecto: “Que la Academia haga su trabajo y su nos pregunta responderemos”, añadió el ministro.

Por último, habló del Picasso requisado en Córcega a Jaime Botín, y simplemente apuntó que están atentos a la evolución del caso. Pero dejó una pista del desenlace de la novela: “Me alegro de que esta obra valiosa vuelva a España”.  

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído