retrata un museo sin control sobre sus gastos

El Tribunal de Cuentas pide a Cultura que intervenga la contabilidad del Museo Thyssen

La fiscalización del año 2013 desvela un museo con problemas para diseñar su presupuesto, controlar sus gastos e, incluso, cumplir con sus propios estatutos en materia de préstamos y salarios

Foto: Una de las salas de la exposición Zurbarán: una nueva mirada, en el Museo Thyssen. (EFE)
Una de las salas de la exposición "Zurbarán: una nueva mirada", en el Museo Thyssen. (EFE)

El Tribunal de Cuentas ha fiscalizado el año 2013 del Museo Thyssen Bornemisza y concluye que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte debe “introducir mecanismos de control sobre la cuantía del déficit dotable estimada por la Fundación en sus presupuestos”. El organismo reclama a Cultura mayor control en el gasto y en la aplicación de los presupuestos, para evitar más pérdidas y adecuar las ayudas concedidas. La intervención exigida revela una gestión con notables “deficiencias”.

La institución pública, gestionada por la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, recibe anualmente del Estado, a fondo perdido, una cantidad variable en función de las pérdidas generadas. Ningún otro museo público cuenta con esta prebenda. Hasta el momento tampoco había recibido a los funcionarios del TC para fiscalizar los agujeros en las cuentas que se tapan a discreción con aportación pública.

El director gerente y el director artístico cobran un 40% de complementos salariales sujetos a objetivos, sin cumplirlosTal y como se asegura, el museo tiene una significativa dependencia de los ingresos por afluencia de visitantes, cuya previsión “no resulta factible determinar con exactitud”. Hasta el momento, la dirección no ha sido capaz de evaluar con claridad cuáles son las necesidades reales de tesorería para determinar el presupuesto.

En 2015 las ayudas ascendieron escandalosamente a 5,3 millones de euros (un 138,4% más que el anterior). Recientemente, la pinacoteca ha anunciado que ha perdido 4,5 millones de euros en 2014 y la próxima semana se darán a conocer los Presupuestos Generales del Estado de 2016 y entonces el Gobierno dará a conocer la nueva asignación. En los últimos diez años el museo no ha sido capaz de controlar sus pérdidas y sólo en 2011 (gracias a la exposición dedicada a Antonio López) fue favorable.

Mariano Rajoy besa a Carmen Cervera en la presentación del libro del presidente 'En confianza'. (EFE)
Mariano Rajoy besa a Carmen Cervera en la presentación del libro del presidente 'En confianza'. (EFE)

De ahí que el informe asegure que los resultados de la fiscalización dirigida a verificar el grado efectivo de funcionamiento de la gestión de la Fundación “ponen en manifiesto que dicho sistema de gestión no es suficientemente adecuado para contribuir al cumplimiento de los objetivos y funciones”. Tal y como describe el estudio, el Thyssen es un museo que incumple con la Ley de Fundaciones en varias cuestiones. Una de las más graves es, sin duda, que presta obra por encima de lo permitido, 155 obras a 56 museos: “Las obras prestadas han supuesto un 20,66% del total de la colección permanente, excediendo ampliamente el tope máximo del 10% autorizado y afectando a su exhibición pública en el Museo”.

El Ministerio de Cultura facilitó a Carmen Cervera la venta de 'La esclusa' por 28 millones de euros tras alterar el acuerdo de 2002

El Tribunal añade que “de estos préstamos, el 63% de las obras se cedieron a dos exposiciones temporales organizadas por museos destinados a albergar la colección particular” de Carmen Cervera, a pesar que las condiciones de su préstamo son las mismas que las de la colección permanente.

También descubre que tanto el director gerente (Evelio Acevedo) como el director artístico (Guillermo Solana) no están cumpliendo con sus objetivos aunque si cobran como si los hubieran alcanzado. Los contratos de alta dirección especifican que los complementos abonados (un 40%) se regulan por un sistema de objetivos: “Las retribuciones variables abonadas a los directores en el año 2013 fueron similares a las abonadas en 2012, pese a que los resultados obtenidos en el año 2013 fueron notablemente inferiores a los presupuestados inicialmente y a los alcanzados en el ejercicio anterior”. Se produjo una disminución del 25% de los visitantes del museo.

El "acuerdo" de 'La esclusa'

Otro punto “caliente” es el detalle de la venta de La esclusa, de John Constable, por 28 millones de euros. El Tribunal de Cuentas señala que la limitación de venta parcial en el contrato de préstamo de la colección de Carmen Cervera fue suprimida en el acuerdo de prórroga, que firmó con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, con José Ignacio Wert al frente. Cervera logró alterar el acuerdo de 2002, que le impedía vender más del 5% del valor total de la colección prestada. El Ministerio consintió duplicar el porcentaje hasta el 10%. Así pudo vender la joya impresionista, “de otro modo no hubiera permitido la restitución de la obra, ya que su valor representaba más de un 5% del total de la colección”.

El informe desvela un museo dirigido sin organigrama ni buen gobierno. Por eso recomienda la elaboración “de un manual de organización y funcionamiento que recoja de forma detallada la estructura organizativa actual de la Fundación y la distribución de responsabilidades de su personal”.

Inauguración de la muestra dedicada a Zurbarán. (EFE)
Inauguración de la muestra dedicada a Zurbarán. (EFE)

En varios asuntos se subraya el hecho de que los dos directores toman decisiones sin contar con el Patronato, a pesar de ser responsabilidades del máximo órgano de gobierno. De hecho, ni siquiera han sido aprobadas por el Patronato las funciones de la dirección, administración y mantenimiento del museo, como se recoge en los Estatutos del mismo. Por ejemplo, las tarifas deben ser aprobadas por el Patronato, sin embargo es la dirección-gerencia quien incumple con los Estatutos de nuevo para alterar el precio de la entrada a su libre albedrío.

También aprobaron una gratificación extraordinaria para los empleados del museo, por valor de 67.105 euros, sin que fuera sometida a la aprobación del Patronato. Siete trabajadores fueron premiados con una gratificación extraordinaria “por su esfuerzo y dedicación en su actividad profesional”, “sin que su otorgamiento respondiera a ninguna evaluación objetiva del desempeño de los trabajadores”. Tampoco fue aprobada por el Patronato.

Por si fuera poco, también ha descubierto “deficiencias en el procedimiento de gestión de la venta de entradas y la normativa específica del servicio de taquillas.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios