Es noticia
Menú
Muere Christopher Lee, intérprete de Drácula, a los 93 años
  1. Cultura
en un hospital de londres

Muere Christopher Lee, intérprete de Drácula, a los 93 años

El veterano actor fue célebre por su interpretación en películas como 'Drácula', 'El Señor de los Anillos' y la saga 'Star Wars'.

Foto: Muere Christopher Lee, intérprete de Drácula, a los 93 años (REUTERS)
Muere Christopher Lee, intérprete de Drácula, a los 93 años (REUTERS)

Drácula ha muerto. Parecía imposible que el señor de la oscuridad dijera adiós. Sir Christopher Lee (Londres, 27 de mayo de 1922)ha fallecido hoy a los 93 años en un hospital de Londres por una insuficiencia cardíaca provocada por problemas respiratorios, tal y como informa The Guardian. El cine se queda sin la cara del terror. Aquella que fue capaz de dar vida a todas las leyendas de la literatura clásica en sus adaptaciones cinematográficas. Drácula, la momia, Fu Manchú, Rasputín, Frankenstein, todos resucitaron para el séptimo arte con el cuerpo y la voz de Christopher Lee.

La carrera de Lee es también el reflejo de la historia del cine americano, capaz de aupar y enterrar géneros en pocos años. Paso con el terror de la Hammer, del que Lee era el máximo exponente. La productora desapareció a finales de los 70 y casi termina con la carrera del británico, que fue rescatada por autores de culto en la década de los 90, como Peter Jackson y, sobre todo, Tim Burton.

Para Lee la actuación fue ligada ala productora artífice de los clásicos de miedo. Entró en ella en 1957, y por la puerta grande, dando vida a un mito como el Barón Frankenstein. Hasta entonces había aparecido en obras de teatro, y hasta en ópera y radio, haciendo uso de su imponente voz. Pero su primerpapel en el cine se hizo esperar hasta 1948. Fue en Galería de espejos, de Terence Young, el mismo año que apareció de figurante en el Hamlet de Laurence Olivier, donde conoció a Peter Cushing, su gran compañero y amigo durante toda su carrera.

Su primer personaje de enjundia fue en La batalla del Río de la Plata, de Michael Powell y Emeric Pressburge, un papel que le abrió las puertas de la Hammer.

Después de su Frankensteinen 1957 llegó él, Drácula. El personaje por el que será recordado toda la vida y que interpretó en un sinfín de secuelas que lo alzaron a la cima de Hollywood. En 1958 comenzó el vínculo entre Lee y el personaje de Bram Stoker que se alargaría durante décadas.

También gracias a Drácula conoció a Terence Fisher, su director fetiche, con quien rodó tres títulos claves en la filmografía de ambos: La momia (1959), El perro de los Baskerville (1959) -una interpretación con la que además conquistó a la crítica- y Medusa (1960).

Tras ellas llegaron las numerosas secuelas de Drácula que protagonizó. La primera en 1965,en la que no pronunciaba ni una sola palabra. Lo que produjo una polémica en la productora, ya que Lee aseguraba que fue su decisión por los pésimos diálogos. El actor amenazó con abandonar a la Hammer, pero a pesar de todo continuó con ellos dando vida a personajes como Rasputín (1966).

Las inquietudes artísticas de Christopher Lee superaban a Drácula y compañía, por lo que intentó que la productora llevara a cabo adaptaciones de las obras de Denis Wheatley. Dos de ellas llegaron a cines protagonizadas por el actoe. La última de ellas, La monja poseída, terminó la relación entre ellos, y fue la última obra de terror de la Hammer.

Antes de que terminara este largo noviazgo Lee se sacó de la manga otro papel mítico, el villano Francisco Scaramanga en El hombre de la pistola de Oro (1974), filme de la saga de James Bond protagonizado por Roger Moore.

Caída y resurrección

Con la decadencia del género del terror Christopher Lee quedó encasillado y relegado a series de televisión y papeles menores durante toda la década de los 80, así como cameos como el de la última parte de Loca Academia de Policía (1994).

Fue Tim Burton, amante del género y de la Hammer, el que le resucitó para su Sleepy Hollow en 1999. Gracias a su oscuro personaje, Christopher Lee volvió a Hollywood y a la visibilidad de los grandes directores. Fue precisamente otro amante del terror, Peter Jackson, el que le dio el papel por el que muchos, sobre todo los más jóvenes, le recordarán: el mago Saruman en la trilogía de El señor de los anillos, papel que recuperó en la nueva trilogía del director, El Hobbit.

Y de trilogía taquillera a trilogía taquillera, de Jackson a George Lucas y su Guerra de las Galaxias. El director pensó en Christopher Lee para interpretar al villano de las dos últimas entregas (El ataque de los clones y La venganza de los Sith), el Conde Dooku. Así los dos grandes amigos Peter Cushing y Lee, trabajaron en las dos trilogías galácticas, ya que Cushing había dado vida al gobernador Wilhuff Tarkin en las primeras entregas.

Es difícil encontrar un actor que haya concentrado en una sola filmografía tantos papeles emblemáticos. Se va Christopher Lee, pero también Drácula, la momia, Frankenstein, Rasputín, el Conde Dooku y Saruman. Hoy el cine se queda sin mitos.

Drácula ha muerto. Parecía imposible que el señor de la oscuridad dijera adiós. Sir Christopher Lee (Londres, 27 de mayo de 1922)ha fallecido hoy a los 93 años en un hospital de Londres por una insuficiencia cardíaca provocada por problemas respiratorios, tal y como informa The Guardian. El cine se queda sin la cara del terror. Aquella que fue capaz de dar vida a todas las leyendas de la literatura clásica en sus adaptaciones cinematográficas. Drácula, la momia, Fu Manchú, Rasputín, Frankenstein, todos resucitaron para el séptimo arte con el cuerpo y la voz de Christopher Lee.