la música como reclamo cultural en las calles

Podemos reivindica el "derecho a la alegría"

El partido de Pablo Iglesias pretende crear en la Comunidad de Madrid una música de base, que sea participativa y social, y donde prime su valor "para el desarrollo de nuestras capacidades"

Foto: Actuación en la calle Preciados en 2010 (Efe)
Actuación en la calle Preciados en 2010 (Efe)

Una cultura y una música de base, como ocurre con el deporte y su fomento en pos de una vida sana. Una música participativa y una música social. Esta es la principal línea que vertebra el programa de música de Podemos para la Comunidad de Madrid: proteger la música "no sólo como profesión, sino como espacio para el desarrollo de todas nuestras capacidades".

"Los jóvenes cada vez están más alejados de la música. Se ha vuelto algo ajeno a lo que no tienen acceso y si miramos la cantidad de músicos profesionales en España, son pocos y una población envejecida. La música no sólo se vive escuchándola en un mp3 sino a través de la experiencia directa", explica Garikoitz Gamarra, músico y uno de los responsables del programa electoral.

El documento, al que ha tenido acceso El Confidencial y que será presentado en un acto abierto en la Sala Galileo Galilei el próximo martes 5 de mayo, propone reordenar y modificar la legislación referente a los locales de música en vivo y crear incentivos para fomentar actuaciones, circuitos, grupos autonómicos o locales de ensayo pero, sobre todo, quiere acercar la música a la calle y a los ciudadanos para convertir la música en algo social y para la sociedad, o lo que es lo mismo: lo que han denominado Derecho a la alegría.

'Si hacemos de la participación y de la alegría el centro de la celebración, podemos hacer que la música llegue a todos sin gastos millonarios'

"Si dejamos que nuestros artistas y la propia ciudadanía sean los protagonistas, si hacemos de la participación y de la alegría el centro de la celebración, con poco se puede hacer mucho, podemos hacer que la música llegue a todos sin gastos millonarios", explican en el programa.

Gamarra añade que "a veces nos olvidamos de que a aquello que nos ilusiona y nos hace vivir con alegría cada vez se le ponen más trabas. El 15M fue un momento de comunión y ritual pero también de redescubrimineto de la calle por parte de los madrileños, del derecho a estar en la calle celebrándonos sin hiperplanificación ni miedo. Por eso, defendemos que la música está conectada con la fiesta y hay que poner valor casi patrimonial fiestas como San Isidro o el 2 de mayo, es algo que cuidar más allá de poner una caseta. Hay que tomarse en serio a la música y estos momentos que ofrece de renovación del grupo".

“Frente a la política de criminalización de la música que ha llevado a cabo el Partido Popular en la Comunidad de Madrid, Podemos quiere apostar por la música como bien cultural de primer orden”. Para ello, estas son cinco medidas, entre otras, que preteden implatar en la región.

Derecho a la alegría: la música se vive en Madrid

Bajo el nombre de ¡Vive Madrid!, Podemos propone un plan para fomentar la música en vivo para volver a acercar al público a los conciertos. Esta propuesta pasa por recuperar espacios para directos como plazas y calles para atraer al público. A eso le han puesto el nombre de Derecho a alegría, que explican asegurando que "si se quiere acercar la música a la gente, lo mejor es hacerlo donde esté la gente cuando llega el buen tiempo: en las calles. Superadas las normas restrictivas y aprovechando los fines de semana, días festivos y fechas señaladas, la música debe volver a las calles de las ciudades y los pueblos de la Comunidad de Madrid, pues la música ha sido, es y será siempre el centro mismo de la celebración, el lugar donde la comunidad renueva sus vínculos y reconoce la fuente de valor que representa la sociabilidad misma".

Actuaciones por el Día de la Música en Matadero Madrid (Efe)
Actuaciones por el Día de la Música en Matadero Madrid (Efe)

La música entendida como creadora de sociedad y fuente de felicidad. Ese es el gran concepto que engloba el partido de Pablo Iglesias y que propone ejecutar en la primera legislatura con dos medias. Por un lado, recuperar el sentido original del Día Europeo de la Música, es decir sacar la música en las calles y locales coordinado por los ayuntamientos y ejecutado a través de una comisión mixta que implique a la sociedad civil. Por otro lado, Podemos quiere recuperar las (hoy prácticamente inexistentes) fiestas del 2 de mayo y crear la llamada Semana de la celebración de la cultura. 

"Es una oportunidad inmejorable para sacar la cultura a la calle, para transfigurar cada pueblo y cada ciudad de la Comunidad de Madrid permitiendo a todos participar creativamente del talento de los madrileños. La fiesta es un momento clave para la cultura y el arte, especialmente para el arte escénico (música, teatro, circo, danza y, sobre todo, cualquier forma de arte en la calle), además de una oportunidad para romper barreras, acercar y hacer participar a todos de la alegría de la creación", explican. Bajo este principio, su propuesta se basa en crear unas fiestas como la Semana Grande de Bilbao o las de la Mercè de Barcelona, coordinadas por los ayuntamientos e involucrando al tejido cultural local, empresarial y educativo.

Por último, y dentro de ¡Viva Madrid!, Podemos plantea crear un gran festival para Madrid que congregue a más de 200.000 personas con la colaboración de las promotoras independientes y los locales, así como un circuito de giras coordinado con escuelas, conservatorios, auditorios y salas.

Jazmín Beirak, candidata de Podemos a la Comunidad de Madrid y miembro de Podemos Cultura
Jazmín Beirak, candidata de Podemos a la Comunidad de Madrid y miembro de Podemos Cultura

Mejoras legislativas

La primera e inmediata medida que quiere llevar a cabo Podemos si gobierna en la región es modificiar la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades recreativas de la Comunidad de Madrid, que definen como "una ley limitadora", que "clama al cielo y ha criminalizado la música en directo", dice Gamarra, ademas de no tener en cuenta las necesidades actuales del sector. "No se puede tratar a la música como un problema de orden público", agrega. Para atajarlo, su propuesta es fomentar la creación y acondicionamiento de los establecimientos dedicados a la música en vivo, actualizar el catálogo de locales aptos para conciertos y reproducir música (permitiendo a los llamados 'bares especiales' servir comida, una de las reivindicaciones del sector más escuchadas junto a la persecución que en los últimos años viven las salas de música en directo) y derogar el artículo 25.1 que prohíbe la entrada de menores de edad. La propuesta de Podemos es dejar la entrada de conciertos en 18 años. 

Podemos argumenta esta medida como la mejor forma de acerca la música en vivo a todos los públicos, hoy "masificada por los productos manufacturados por las grandes multinacionales del entretenimiento (...) Esa es la única música que llega al gran público, la única que conocen muchos niños y adolescentes, una música que no llama a la participación, ni a la comunicación social ni al crecimiento personal, sino al mero consumo".

Colas para entrar en un concierto en Madrid (Efe)
Colas para entrar en un concierto en Madrid (Efe)

También quieren agilizar los trámites de los locales que ofrecen música en directo con asesoramiento jurídico y financiero desde las administraciones públicas y realizar un estudio para crear una Ley de Música en Vivo específica ya que, dicen, "no toda la música en directo debe considerarse espectáculo y regularse por los mismo patrones que un espectáculo circense o un partido de fútbol".

Aseguran que la sucesión de normas locales y autonómicas sobre ruido, música en vivo y espectáculos hace que "la música en vivo se encuentre sometida a una legislación compleja en la que todo son deberes para el sector y no se contemplan derechos que potencian jurídicamente esta actividad". Su intención es unificar criterios legislativos partiendo del principio de que "la música popular en directo tiene un valor cultural intrínseco".

El triple pilar: inversiones, incentivos y becas

Este proyecto se llama Invierte en música y se trata de un plan de inversiones, incentivos y becas ligado a una Ley de Mecenazgo autonómica. Prevé invertir en la industria musical y reinvertir en la cantera como medida para mejorar una situación de recortes en la música clásica y falta de inversión en la popular. "Hoy por hoy, sin inversión pública, la música de base, toda la cantera musical, la infraestructura de la música en vivo y todas las propuestas más innovadoras están condenadas a desparecer, lo que significa un empobrecimiento cultural a corto plazo y la muerte de la música popular a medio plazo", aseguran.

Proponen destinar un presupuesto "significativo" al mantenimiento de la música de la región, invertir en música popular en vivo con incentivos o ayudas a las contrataciones, así como reinvertir los beneficios de los grandes festivales en la pequeña escena, las discográficas independientes, las pequeñas y medianas salas y bandas jóvenes para que "el ecosistema de la música popular sobreviva". Más concretamente, abogan por otorgar ayudas para emprender o implatar un modelo similar al estatal Girando por salas, convocar becas anuales para músicos, reconocer a las salas de conciertos como espacios culturales con las correspondientes excepciones fiscales y darles incentivos según el aforo y la programación o crear un sello de calidad de salas.

Maldita Nerea en una actuación en el Metro (Efe)
Maldita Nerea en una actuación en el Metro (Efe)

La música que tiende puentes

Este punto se centra en el valor pedagógico y terapéutico de la música haciéndola llegar a espacios no habituales como colegios, institutos, hospitales, centros de la tercera edad o cárceles. El departamento de Música que tiende puentes "gestionaría la creación de un banco de músicos y conjuntos musicales que desarrollen un repertorio adecuado para el público al que se va acercar o lo adecuen específicamente para este programa", matizan.

El proyecto se articula en dos pilares: ¡Música, entra en las aulas! y ¡Música, sal de las aulas!. El primero, pretende acerca la música a la escuela con conciertos, visitas, talleres... mientras que en el segundo caso, buscan que conservatorios y escuelas de música den conciertos en entornos públicos gratuitos cedidos por la Comunidad de Madrid o de uso no habitual.

Crear una red de Casas de Música

"Faltan centros de creación, expresión y de educación musicales que entiendan que las necesidades que el mundo contemporáneo precisa de los músicos. Faltan espacios que favorezcan la creatividad de la ciudadanía y no sólo el desarrollo de profesionales del sector, que contemplen la razón lúdica inicial de este arte", describen en el programa electoral. Para ello, su proyecto es crear una red regional de Casas de Música con locales de ensayo, salas de conciertos, estudios de grabación... El plan establece crear, a largo plazo, una Casa de la Música por cada 50.000 habitantes y, a corto plazo, al menos un centro de referencia por cada una de las cinco áreas territoriales de la región.

Para ejecutarlo, su idea es utilizar espacios en desuso que serían autogestionados por los usuarios y fiscalizados públicamente, ya que los gastos de mantenimiento del edificio, seguridad, luz o agua los pagarían las administraciones públicas. En cada casa habría, al menos, locales de ensayo, una sala de directo y un estudio de grabación y radio y, de forma opcional, biblioteca y mediateca y una ludoteca.

Sumario
Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído