tras la polémica censura

El MACBA acepta la dimisión de Bartomeu Marí y cesa a sus dos comisarios

El Consorcio del museo, formado por representantes del Ayuntamiento de Barcelona, la Generalitat y el Ministerio de Cultura, explica que se abrirá un concurso internacional para cubrir su cargo

Foto: El director del MACBA durante la inauguración el sábado de la exposición que previamente había cancelado (Efe)
El director del MACBA durante la inauguración el sábado de la exposición que previamente había cancelado (Efe)

Era una dimisión esperada y prácticamente anunciada tras el rocambolesco devenir del ‘caso MACBA’. La cabeza del director del museo, Bartomeu Marí, ha caído esta tarde como punto y final a un episodio chabacano de censura sodomita, intercambio de acusaciones y posterior claudicación.

El Consorcio del MACBA, formado por representantes de todas las instituciones públicas, el museo y su fundación, ha aceptado la dimisión de Marí, que ya había puesto su cargo a disposición del museo el viernes cuando rectificó, tras la presión, y decidió abrir el sábado la exposición que él había cancelado tres días antes tras censurar la polémica obra de Ines Doujak, que representaba al rey Juan Carlos sodomizado por una líder política boliviana, que a su vez era penetrada por un pastor alemán.

El concejal de Cultura de Barcelona, Jaume Ciurana, como presidente de turno de la Comisión Delegada ha explicado que se convocará "de forma inmediata" un concurso internacional para cubrir el puesto de Marí. También se ha cesado a Valentín Roma y Paul B. Preciado, los dos comisarios de la polémica exposición además de conservador jefe y jefe de Programas Públicos del museo respectivamente, a instancias de Marí por la "pérdida irrecuperable de confianza". Y se ha ratificado en el cargo al gerente del museo, Joan Abellà,  "para garantizar el funcionamiento ordinario del museo durante todo este proceso".

'La Comisión Delegada lamenta profundamente que el desencuentro entre profesionales haya trascendido el ámbito dialogante y constructivo'

"La Comisión Delegada lamenta profundamente que el desencuentro entre profesionales haya trascendido el ámbito dialogante y constructivo que debe presidir la relación entre los responsables de una institución pública y la haya situado en el centro de una polémica no deseada", reza el comunicado leído por Ciurana. Y finaliza haciendo hace hincapié en el "respeto por la libertad creativa y las decisiones artísticas" del museo, "tal y como lleva demostrando a lo largo de estos 20 años".

El teniente alcalde de la ciudad también ha explicado que Marí seguirá al frente del museo entre tres y cuatro meses para garantizar la temporada 2015, que ha desarrollado junto a los dos comisarios cesados, por lo que su salida se hará efectiva cuando se incorpore la nueva dirección del museo.

 "Es evidente que esto no se ha gestionado bien; si no, no estaríamos todos aquí", ha asegurado Ciurana, quien tildó de innecesaria una polémica debida a un "desencuentro"  más que a un caso de censura. Lo que sí admitió es una crisis profunda en la institución, a la que ahora pretenden dar una salida con una nueva andadura después de siete años de Marí al frente del museo, cargo que ocupó en sustitución de Manuel Borja-Villel, y once como trabajador. 

El caso MACBA: censura polémica, crisis y cisma

Este episodio no sólo ha abierto un cisma dentro del museo sino que ha puesto en evidencia la irresponsabilidad del hasta ahora director del museo catalán. Por un lado, Marí ninguneó a su propio equipo de comisarios, Valentín Roma y Paul B. Preciado (los dos curadores de la exposición junto a Hans D. Christ e Iris Dressler, del Wünttermberg Kunstverein, de Stuttgart). Además de que Roma y Preciado se unen a una larga lista de comisarios que han pasado por el MACBA en los dos últimos años, Marí les desautorizó al decidir primero cancelar la exposición y después al abrirla, hecho que conocieron por los medios de comunicación como explicaron a este periódico.

La polémica escultura del rey Juan Carlos (Miqui Otero)
La polémica escultura del rey Juan Carlos (Miqui Otero)

“La eliminación de la pieza de Ines Doujak no sólo compromete de forma irreparable el concepto de la exposición en su conjunto, sino también pone en tela de juicio nuestra comprensión del arte, la libertad de expresión, así como del papel del museo en la sociedad contemporánea”, aseguraban los cuatro comisarios en un comunicado.

Pero el episodio se volvió más bochornoso con un cruce de acusaciones que dejó en evidencia el funcionamiento de esta institución pública y la actuación de su director. Marí, para quien no permitir exponer la obra de Doujak no era censura sino algo “normal” en el funcionamiento diario de un museo, justificó su decisión en que la obra no comulgaba con “la línea editorial” del museo y apuntó con el dedo a su equipo al afirmar que no conocía la escultura en cuestión y ellos sí. “Yo no conocía la obra. Roma y Preciado, sí”, decía categórico a El Confidencial la semana pasada. Y añadía: “Lo que no es normal es que yo no conozca los contenidos de la muestra”.

Los comisarios le desmintieron y Doujak, que había mantenido silencio hasta entonces, dejó las cosas claras y aportó el viernes la hoja de préstamo firmada por el propio Marí el 25 de febrero. Es decir, el director del MACBA vio qué obra era y una imagen de la escultura tres semanas antes de vetarla. Y el lunes, garantizó Roma el sábado, bajó a las salas de la exposición y vio la obra in situ. Al ser preguntado por los comisarios sobre cómo iba explicar la escultura a los medios de comunicación, fue cuando se desencadenó este sinsentido de idas y venidas. 

La hoja de préstamo de la obra de doujak al macba
La hoja de préstamo de la obra de doujak al macba

Lo único positivo de este surrealista episodio es que Not Dressed for Conquering /Haute Couture 04 Transport se ha convertido involuntariamente en la estrella de la exposición La Bèstia y el Sobirà. Sólo el sábado, el día final de la inauguración, las visitas al museo crecieron  un 48% respecto a un sábado normal. De otro modo, probablemente la obra hubiera pasado desapercibida, lo que deja claro que la censura le ha salido muy cara a Bartomeu Marí. Además de que, desgraciadamente, el cuestionamiento del poder soberano que pretendía denunciar la exposición se ha tornado más necesario que nunca.

“Le propuse aprovechar la ocasión para abrir el debate, justo en el contexto de cosas como lo de Charlie Hebdo. No se puede defender la libertad de expresión, a veces desde el antiislamismo racista, de ese caso y luego olvidarse aquí en casa. Muchas de las obras de esta muestra no podrían exponerse en sus países de origen, en Kazajistán o en Irán, pero lo que no sospechaba es que esto iba a suceder aquí, en Barcelona”, afirmaba Preciado el sábado.

En la reunión del consorcio han participado el teniente de alcalde de Cultura de Barcelona, Jaume Ciurana, como presidente de turno de la Comisión Delegada. Por parte del Ministerio de Cultura acudieron la subdirectora general de Cooperación Cultural con las Comunidades Autónomas, Begoña Torres, y de la Generalitat, el conseller de Cultura, Ferran Mascarell; el responsable de Patrimonio, Joan Pluma; el director general de Promoción Cultural, Jordi Sellas, y el director del Institut Ramon Llull (IRL), Àlex Susanna.

 Del ayuntamiento, estuvieron presentes los responsables del Instituto de Cultura de Barcelona (Icub) Llucià Homs, Josep Lluís Alay y Marta Clari, así como la interventora Gemma Font y la secretaria Montserrat Oriol. La Fundació Macba estuvo representada su presidente, Leopoldo Rodés, y los representantes Pedro de Esteban y Ainhoa Grandes, y del Macba, estuvieron el propio Marí y el gerente del centro, Joan Abellà.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios