Es noticia
Menú
La 'peineta' de Frank Gehry
  1. Cultura
premio príncipe de asturias de las artes 2014

La 'peineta' de Frank Gehry

Esta ha sido la respuesta del Premio Príncipe de Asturias de las Artes al ser preguntado por su opinión antes los que tildan su obra de "arquitectura espectáculo"

Foto: Primer respuesta a la prensa del arquitecto Premio Príncipe de Asturias de las Artes ayer en Oviedo (EFE / José Luis Cereijido)
Primer respuesta a la prensa del arquitecto Premio Príncipe de Asturias de las Artes ayer en Oviedo (EFE / José Luis Cereijido)

Con una peineta que ha corrido como la pólvora en las redes sociales se ha estrenado hoy en Oviedo el arquitecto estadounidense ganador del Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2014, Frank Gehry. Esta fue su forma de responder a un periodista que, en la rueda de prensa previa a los galardones, le preguntó por su opinión ante quienes tildan a sus obras de "arquitectura espectáculo".

Pero Gehry no se quedó aquí. Ytambién aseguró que el 98% de los edificios que se hacen por el mundo son "pura mierda, son malditos edificios sin sensación ni sentido del diseño ni respeto por la humanidad". En su opinión, prosiguió, hay muy poca gente capaz de hacer algo relevante en este campoy sólo, de vez en cuando, "algunas personas hacen algo especial".

El arquitecto había llegado unos minutos antes a Oviedo, donde mañana recibe del rey Felipe VI el premio que le fue concebido como autor de una obra "virtuosa e innovadora" que, al margen de su excelencia estética, incluye edificios como el Museo Guggenheim de Bilbao. Tras marcarse unos pases de baile al ritmo de las gaitas con las que fue recibido en el Hotel Reconquista, Gehry ofreció esta rueda de prensa en la que reaccinó tan expresivamente a las primeras preguntas que le hicieron, actitud por la que se disculpó después y achacó al aturdimiento provocado por el viaje.

"Me ha pillado descolocado y tuve esa reacción", se justificó ante el periodista que le había preguntado por la arquitectura espectáculo, no sin antes pedir que les dejasen hacer su trabajo en paz, que él no pide a nadie que le contrate, que no tiene publicistas ni agentes y que sólo hace lo que le piden clientes que respetan el arte al que se dedica.

Sí contestó de mejor tomo a todas las cuestiones relacionadas con sus obras más emblemáticas como el Guggenheim y implicación en la transformación de Bilbao pese a contar con un presupuesto "muy modesto -80 millones de euros- que no fue excesivo ni pomposo". "No sabía que era posible, pero la historia de Bilbao muestra que los edificios pueden marca la diferencia", aseguró señalando también como ejemplo a la Ópera de Sydeny.

"Tengo 85 años y sigo sin entender por qué sucede esto, simplemente me dedico a hacer mi trabajo", comentó. Gehry también añadió que no puede escoger entre sus proyectos -"no se puede tener un hijo preferido"- y, tras elogiar la historia arquitectónica de Europa, se refirió a su reciente creación para la sede de la Fundación Louis Vuitton en París, que albergará un museo y cuya doble superficie, con partes opacas y otras de cristal, espera que se convierta con el tiempo en una "fachada viva" con aportaciones artísticas y pinturas de jóvenes y visitantes

Con una peineta que ha corrido como la pólvora en las redes sociales se ha estrenado hoy en Oviedo el arquitecto estadounidense ganador del Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2014, Frank Gehry. Esta fue su forma de responder a un periodista que, en la rueda de prensa previa a los galardones, le preguntó por su opinión ante quienes tildan a sus obras de "arquitectura espectáculo".