El guitarrista Pat Metheny juega con sus guitarras en su impecable concierto en Madrid
  1. Cultura

El guitarrista Pat Metheny juega con sus guitarras en su impecable concierto en Madrid

Otra noche grande en el Conde Duque de Madrid. Anoche, el guitarrista Pat Metheny jugó virtuosamente con sus guitarras para ofrecer un concierto comenzó sonando a

placeholder Foto: El guitarrista Pat Metheny juega con sus guitarras en su impecable concierto en Madrid
El guitarrista Pat Metheny juega con sus guitarras en su impecable concierto en Madrid

Otra noche grande en el Conde Duque de Madrid. Anoche, el guitarrista Pat Metheny jugó virtuosamente con sus guitarras para ofrecer un concierto comenzó sonando a folk hasta convertirse en el jazz más característico de este músico estadounidense.

El concierto comenzó con un Metheny solo, acompañado únicamente de su instrumento. Un par de temas y ya sacó la tan esperada 'Pikasso', un clásico en sus conciertos. Se trata de una guitarra de 42 cuerdas con formas y sonoridades muy particulares.

Fue después cuando salieron al escenario el contrabajista Christian McBride y el baterista Antonio Sánchez, los músicos con los que ha contado para elaborar su último disco Day Trip. Poco a poco la intensidad fue creciendo con varios temas del último disco y el inconfundible 'Bright Size Life', que grabó en 1976 junto a Jaco Pastorius. Culminó con el tema 'When we were free', que después de un solo muy intenso y emocionante con la 'Midi', una guitarra sintetizador con un sonido particular, se fue desvaneciendo con una música ambiental que recordaba fondos submarinos o imágenes más psicodélicas.

Este final recordó en ciertos momentos a la música de E.S.T., incluso pareció un homenaje a su líder, el pianista Esbjörn Svensson, que falleció el pasado 15 de junio en un accidente de buceo.

Siguió con dos temas en dúo con el batería y con el contrabajista, que marcaron una pausa muy agradable y en un ambiente tremendamente intimista, y acabó con el energético tema Lone Jack, para animar, retomar la carretera y seguir la gira.

Fue un placer asistir a un concierto de este trío excepcional totalmente entregado a su público. A pesar de haber sido largo, casi dos horas y media, no se hizo pesado, gracias a un contenido variado y bien estructurado con buenas sorpresas como fueron los dos temas en dúo.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Jazz