Los Polanco y su socio americano dan una patada adelante y refinancian su deuda
  1. Comunicación
EN LA FIRMA CREADA PARA SOCORRER A PRISA

Los Polanco y su socio americano dan una patada adelante y refinancian su deuda

Otnas Inversiones, creada en 2010 por Polanco y Berggruen para ejecutar los 'warrants' del grupo Prisa, refinancia su préstamo sindicado de 170 millones con vencimiento en 2017

Foto: Juan Luis Cebrián e Ignacio Polanco. (EFE)
Juan Luis Cebrián e Ignacio Polanco. (EFE)

La familia Polanco vuelve a acumular un año más pérdidas millonarias en la firma que creó en 2010 junto a sus socios americanos, Nicolás Berggruen y Martin E. Franklin, para socorrer al grupo Prisa. Otnas Inversiones se encuentra nuevamente en causa legal de disolución tras aflorar pérdidas en 2014 de 61,9 millones. Sin embargo, los Polanco han logrado ganar tiempo y dar una nueva patada hacia adelante al refinanciar el crédito de 150 millones que contrajeron en 2011 para ejecutar los 'warrants' de la editora de 'El País' y dotar a la compañía de liquidez. Los herederos de Jesús de Polanco han firmado la novación de su préstamo sindicado por importe de 170,4 millones con vencimiento en octubre de 2017.

La historia tiene su origen en el año 2010 y se arrastra desde entonces. Ese año, la entrada de Liberty Acquisition Holdings Corp, el vehículo inversor liderado por el tándem Berggruen-Franklin, en el accionariado de Prisa (inyectaron 650 millones en el capital), propició que los accionistas del grupo que lidera Juan Luis Cebrián recibieran por cada uno de sus títulos 1,1 'warrants', canjeables por una acción ordinaria de la firma a un precio de ejercicio de dos euros. A finales de 2011, y con el fin de cumplir con la banca para reestructurar la deuda del grupo, los Polanco afrontaban la ejecución de los suyos, a la sazón 75 millones de opciones. Un desembolso ingente para el que necesitaban ayuda.

En su auxilio acudió el citado tándem americano -aunque Franklin se descolgaría posteriormente-. Todos juntos crearon Otnas Inversiones, cuya propiedad actual corresponde en un 91,7% a los Polanco a través de Asgard Inversiones y el resto, a Berggruen (8,25%). En octubre de 2011, la sociedad firmó un préstamo con cuatro entidades financieras por importe de 150 millones cuyo vencimiento terminaba en octubre del año pasado. Como se ha dicho, Otnas suscribía el pasado 16 de octubre la novación del préstamo por 170,4 millones hasta octubre de 2017, aunque con duras condiciones que alcanzan hasta las acciones de la familia en Prisa, puestas como prenda de la operación.

“El préstamo está dividido en dos tramos: el tramo A por importe de 125.451.178 euros y tipo de interés fijo acordado con los prestamistas a capitalizar anualmente, y el tramo B por importe de 45.000.000 euros con un coste que se devengará si se supera un determinado valor de garantía”, explica la compañía en sus cuentas. Este segundo tramo se corresponde con la parte del préstamo sindicado que los Polanco han reconvertido -previo acuerdo con sus acreedores- en préstamo participativo para subsanar así la causa de disolución en que se encuentran inmersos.

Adicionalmente, el contrato contempla la conversión total o parcial del tramo A en préstamo participativo mediante su integración en el tramo B “por el importe que resulte necesario para solventar una situación de desequilibrio patrimonial”.

Como garantía de este préstamo, Berggruen y los Polanco han constituido en prenda todas las acciones que poseen en Prisa a través de Otnas, así como “un número adicional propiedad de los socios”. Actualmente, Otnas Inversiones tiene 93 millones de acciones de Prisa, que representan el 4,3% de la editora de 'El País'.

La compañía aclara también que, cada año, deberá cumplir “un determinado ratio referenciado al valor de las garantías que, si no se cumpliera, podría suponer la declaración de vencimiento anticipado del préstamo por parte de la entidades acreditantes”. Al cierre del ejercicio 2014, la sociedad considera, eso sí, que cumple con todos los términos de su financiación.

Como se ha mencionado, Otnas ha cerrado 2014 con unas pérdidas de 61,9 millones que se suman a las registradas en 2013 por valor de 64,7 millones. No en vano, como resultado de la venta de Digital+ a Telefónica, Otnas ha registrado también un deterioro de 52,6 millones de euros.

Jesús Polanco Noticias del Grupo Prisa Nicolas Berggruen Juan Luis Cebrián
El redactor recomienda