La Sexta 'crucifica' al PP en la noche electoral pese a ser entregada por Rajoy a Planeta
  1. Comunicación
TVE QUEDA POR DEBAJO DE LA FORTA EN AUDIENCIA

La Sexta 'crucifica' al PP en la noche electoral pese a ser entregada por Rajoy a Planeta

El especial conducido por Antonio García Ferreras y Ana Pastor se anotó el liderazgo de la noche con un 16% de cuota de pantalla y un minuto de oro por encima de los cuatro millones de espectadores

Foto: La Sexta 'crucifica' al PP en la noche electoral pese a ser entregada por Rajoy a Planeta
La Sexta 'crucifica' al PP en la noche electoral pese a ser entregada por Rajoy a Planeta

A principios de año, conJosé Manuel Laratodavía vivo, la vicepresidenta del Gobierno,Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Industria,José Manuel Soria,se desplazaron hasta Barcelona, a la sede del grupo Planeta, a pedir una rebajaen el tono editorial de laSexta y para tratar de frenar el eco de Podemos y de PabloIglesias y CIA en los programas de la cadena. La número dos del Gobierno mediaba así para negociar una'pax audiovisual'en pleno año electoral y con un concurso de seis nuevos canales de televisión en el horizonte como expectativa de premios y castigos a las dos cadenas que forman el duopolio televisivo. Pero virar en el posicionamiento ideológico de la hermana pequeña de Antena 3 hubiera sido un negocio muy poco rentable para Lara, quefallecería poco después sin dar respuesta a las aspiraciones del Gobierno.El mismo Gobierno que había favorecido al principio de la legislatura –y en contra del criterio de Competencia–la fusión de laSexta con Antena 3.

En un año de duras expectativas para el PP –acrecentadas incluso tras los resultados de este domingo–, el Gobierno ha recogido de las televisiones más situadas en la izquierda política el castigo de la audiencia… a travésde los votos. laSexta, yel especial conducido por la parejaAntonio García FerrerasyAna Pastor,anotaronun 16% desharecomo primera opción informativa de la noche electoral con un minuto de oro por encima de los cuatro millones de espectadores. La visión más implacable con el Ejecutivo y con el PP se llevó el gato al agua en prime time,por delante de la versiónsu 'hermano mayor'.Antena 3 sumó sólo un 7,2% de cuota de pantalla pese a su enorme despliegue informativo y pese a ser la única televisión de ámbito nacional que difundió –al cierre de las urnas–un macrosondeo elaborado porGad 3.El malestar de Moncloacon el grupo televisivo es mayúsculo, según reconocen fuentes del sector audiovisual.

Y todo en un contexto en el que la gestión del Ejecutivo sobre Radio Televisión Española ha conducido a la televisión pública a una situación de irrelevancia informativa en una noche de tan alto impacto como la de este domingo, en la que la debacle electoral y la sensación de derrota fueron relatadas con toda su crudeza por las televisiones privadas.

Los recortes presupuestarios, la decisión de no sumarse a la encuesta elaborada porTNS-Demoscopiapara las cadenas autonómicas de la FORTA, la idea de prescindir por primera vez deAna Blancopara el especial de la noche electoral o la supresión de las desconexiones territoriales reclamadas por los sindicatos de RTVE para revitalizar los centros territoriales y fomentar el servicio público… Un cóctel de desaciertos en la planificación elaborada por el equipo deJosé Antonio Álvarez Gundín, director de informativos de TVE, hicieron que el especial electoral deLa 1quedase relegado incluso por debajo de las televisiones autonómicas. El programa, conducido porSergio MartínyMaría Casado, registróun pobre 8% desharey 1.373.000 espectadores.

Y es que, el espacio a medias entre Ferreras y Pastor reunió todos los elementos necesariospara'achicharrar' al Partido Popular en una de sus noches de pasióny agonía electoral. Desde la selección de los tertulianos –conJavier Aroca,Eduardo Indapidiendo la dimisión de Rajoy y el periodistaIgnacio Escolarllamando 'condesa' aAguirre–pasando por las conexiones con Génova y los análisis críticos de la periodistaCristina Pardoo el difícil papel del 'popular'Manuel Coboen la mesa de análisis, moderada por Ana Pastor. El prime timede laSexta fue implacable con las siglas de la gaviota elevando el malestar gubernamental en vísperas de la próximaresolución del concurso de canales.

En el Partido Popular siempre se han mostrado abiertamente críticos con el papel desempeñado por esta cadena, a la que consideran que contribuyeron a salvar en su momento. Hay que recordar que el Gobierno de Rajoy flexibilizó en agostóde 2012 las condiciones que fijó la Comisión Nacional de la Competenciapara permitir la fusión entre Antena 3 y laSexta. Una decisión contraria a la unión de ambos operadores o la imposición de unas condiciones más exigentes que hicieran inviable que se produjera la misma, habría acabado con el cierre de laSexta, que se evitó para garantizar el pluralismo televisivo.

Pero las quejas del Ejecutivo no sólo han ido en dirección a la cadena de San Sebastián de los Reyes.A lo largo de los últimos meses, en Moncloatambién se han quejado del trato recibido por Cuatro –la antigua cadena del grupo Prisa que fue comprada por Mediaset–.Como reconocióPaolo Vasileen la última junta general de accionistas de la cadena,el Ejecutivo ha mostrado“nerviosismo y hostilidad hacia los medios de comunicacióny muy especialmente si son libres y no se vinculan a ningún partido político, viejo o nuevo”. En este sentido, el programa electoral dirigido por Juan Pedro Valentín en Cuatro obtuvo un 4,3% y 727.000 espectadores de media.

Así las cosas, este jueves concluye el plazo dado a las operadoras de televisión para presentar sus ofertas al próximo concurso de licencias convocado por el Gobierno.Cada operador podrá aspirar a un máximo de dos canales–uno en alta definición y otro en calidad estándar–en un proceso que quedará resuelto a la vuelta del verano, justo antes de la finalización de la legislatura. Algunas voces dentro del Gobierno creen que es ahí donde Moncloa debe pagar lo que ha recibido por parte de laSexta y de la familia Lara y resarcirse así del trato dispensado.

Televisión Ana Pastor RTVE José Manuel Soria TVE Al rojo vivo Juan Pedro Valentín Paolo Vasile
El redactor recomienda