Canal Sur se deja 50 millones en salarios tras facturar apenas 16 por su actividad
  1. Comunicación
recibió una subvención de 95 millones en 2013

Canal Sur se deja 50 millones en salarios tras facturar apenas 16 por su actividad

Las televisiones autonómicas continúan siendo un pozo sin fondo siete años después de arrancar la crisis económica. Canal Sur es el último ejemplo.

placeholder Foto: Susana Díaz clausura unas jornadas sobre inversión e innovación en Andalucía. (EFE)
Susana Díaz clausura unas jornadas sobre inversión e innovación en Andalucía. (EFE)

Las televisiones autonómicas continúan siendo un pozo sin fondo siete años después de que la crisis económica pareciera finiquitar su modelo de negocio. Canal Sur, la cadena regional andaluza, es el último ejemplo. Y es que, según las últimas cuentas remitidas por la sociedad al Registro Mercantil de Sevilla, la empresa apenas facturó 16,06 millones por publicidad y prestación de servicios en 2013, mientras que desembolsó la friolera de 50,56 millones en gastos de personal. Esto es, tres veces más de lo ingresado. La diferencia, como es obvio, se sufraga con dinero público.

Es más, Canal Sur recibió el año pasado 95,03 millones en concepto de subvención, importe que no impidió que registrara unas pérdidas de 15,42millones, un desempeño que hacía imprescindible que, como cada año, la Junta de Andalucía diera un paso al frente para garantizar la supervivencia de la cadena pública. “Con fecha 23 de diciembre de 2013 ha sido aprobada la Ley de Presupuestos del ejercicio 2014 (…) que concede financiación al Grupo en el que se encuentra la sociedad por importe inicial de 138.000.000 euros”, exponen las notas que acompañan a los balances.

La propia auditora sacaba tarjeta amarilla a la sociedad y reclamaba a gritos esa aportación, al constatar que las pérdidas del ejercicio habían generado un patrimonio neto negativo –escenario que sitúaa cualquier sociedad en causa de disolución si no se toman medidas– y un fondo de maniobra teñido de rojo –augurio de graves tensiones de caja–. “Estas circunstancias son indicativas de una incertidumbre sobre la aplicación del principio de empresa en funcionamiento”, subrayaba BDO, que confiabael futuro de la empresa a la generosidad presupuestaria del Ejecutivo que preside Susana Díaz.

Un soporte que no está cuestión. “El Administrador Único de la sociedad ha considerado que contará con financiación de la Junta de Andalucía suficiente para permitirle realizar sus activos y liquidar sus pasivos por los importes y según la clasificación con que figuran en sus cuentas anuales, que han sido preparadas asumiendo que tal actividad continuará”, remacha el auditor, haciéndose eco de las explicaciones de la firma.La propia memoria elaborada por Canal Sur incide en que el “apoyo financiero” de la Junta es permanente, “por lo que no existen dudas sobre la continuidad de la actividad de la empresa”.

Vertebración “identitaria” de Andalucía

La situación no es nueva ni exclusiva de la televisión andaluza. El modelo de las cadenas autonómicas se ha basado históricamente en la generación anual de ingentes déficits que los presupuestos regionales del siguiente ejercicio venían a compensar. Eso cuando no se generaba deuda. Sobre el papel, el esfuerzo se justificaría por la prestación de un servicio público. “RTVA [Radio Televisión de Andalucía] viene cumpliendo desde su creación en 1987, unas funciones de comunicación e información que contribuyen a la vertebración y desarrollo social, identitario y cultural de Andalucía”, explica en este caso el documento.

Eso sí, aunque el dispendio sigue siendo notable, el flujo de fondos públicos recibido por la televisión pública se ha atenuado desde el inicio de la crisis. En el año 2008, Canal Sur Televisión recibió más de 138 millones en concepto de subvención, además de facturar 50 por sus propios medios. Tres años después, en 2011, la aportación de dinero público se situaba en 121,46 millones y en 2012 bajaba del umbral de los cien millones, quedándose en 97,16, una reducción de la dotación que vino acompañada de mayores pérdidas. Y es que, pese a esos elevados montantes, los números rojos al final del curso han sido el denominador común de cada gestión.

Según consta en los balances remitidos al Registro Mercantil, el número de empleados de la sociedad se elevaba al cierre de 2013 a 936, una cifra que supone 20 efectivos menos que en el ejercicio precedente. Más preocupante es que se haya disparado el número de días en que la empresa ha superado el plazo legal de pago como promedio. Un acreedor de Canal Sur puede verlo rebasado en más de cinco meses (151,72 días); en 2012 apenas alcanzaba los tres. Por si fuera poco, sólo un 6,16% de la deuda se abonó dentro de los tiempos que prevé la normativa, razón suficiente como para revisar el modelo con o sin elecciones a la vuelta de la esquina.

Canal Sur Televisión Susana Díaz Publicidad Televisiones autonómicas
El redactor recomienda