ENTIERRA 1.300 MILLONES EN AYUDAS DESDE 2010

La Generalitat desafía a Rajoy a que cierre canales de TV3 en plena campaña electoral

Más madera al conflicto entre Gobierno central y Generalitat en plena campaña electoral. Y en un tema hipersensible como TV3 y la política lingüística.

Foto: El presidente de la Generalitat, Artur Mas (i), y el 'conseller' de Presidencia, Francesc Homs. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Artur Mas (i), y el 'conseller' de Presidencia, Francesc Homs. (EFE)

Más madera al conflicto entre Gobierno central y Generalitat, en plena campaña de las elecciones europeas. Y en un tema hipersensible como TV3 y la política lingüística. El consejero de Presidencia de la Generalitat, Francesc Homs, se ponía ayer la venda antes de sufrir la herida y salía en tromba contra el plan técnico del dividendo digital que ultima Industria. Y es que según avanzó el político, la nueva hoja de ruta dejará en la mitad la oferta de canales que actualmente gestiona la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA). El apagón analógico y la TDT, allá por el año 2010, supusieron para Cataluña el acceso a tres múltiplex –de cuatro canales cada uno–, uno más que el resto de comunidades.

Según puntualizó, el Gobierno dará luz verde a su plan –que ya ha sobrepasado todos los plazos previstos– en el Consejo de Ministros del próximo viernes. Un escenario difícil de creer salvo que la torpeza popular alcance para aprobar un tema socialmente tan delicado a días vista de los comicios europeos. Homs, que no dio muchas precisiones sobre el nuevo modelo en ciernes –probablemente porque su principal objetivo era advertir a navegantes en Madrid de la oposición que encontrarán en Barcelona ante cualquier movimiento hostil–, insistió en que cualquier reducción de canales perjudicaría a la normalización lingüística del catalán al reducir la oferta televisiva en ese idioma, ya de por sí minoritaria.

TV· reduce canales

Los números no juegan en favor del portavoz, que evitó apuntar que el Ejecutivo regional ha enterrado en subvenciones casi 1.300 millones desde que se puso en marcha la TDT. Los números cantan. Según los datos remitidos al Registro Mercantil, la CCMA recibió subvenciones de la Generalitat en el año 2010 por importe de 293,6 millones de euros; en 2011 se anotó 278, y en 2012 registró 257,5 millones. Aunque aún no se han remitido las cuentas de los dos últimos ejercicios, los Presupuestos de 2013 prorrogaron los del año anterior y para 2014 se consignaron 226,1 millones. La CCMA es la entidad pública que coordina los medios dependientes de la Generalitat, con TV3 como buque insignia. 

Días decisivos
 
En  todo caso, semana antes o semana después, la definición final del dividendo digital es clave para el sector audiovisual, en tanto dará pistas sobre el siguiente paso del Gobierno tras la aplicación el pasado 6 de mayo de la sentencia del Tribunal Supremo que ordenaba el cierre de nueve canales concedidos de manera irregular durante la era Zapatero. El Ejecutivo debe determinar si convoca concursos para reasignar las frecuencias eliminadas, si directamente las amortiza –un planteamiento de dudoso recorrido legal– o si acomete otras quitas de canales para facilitar la mudanza y ahorrar dinero a la hora de efectuar el trasvase.
 
Un cámara de TV3 graba una manifestación. (1997, Wikimedia)
Un cámara de TV3 graba una manifestación. (1997, Wikimedia)

Esa última posibilidad es la que parece estar sobre la mesa, a tenor de las palabras pronunciadas ayer por el portavoz de la Generalitat. De hecho, el planteamiento se compadece bien con el acuerdo alcanzado por el Gobierno y las televisiones privadas (Uteca) antes de que el Tribunal Supremo dinamitara el sector en noviembre de 2012. Entonces, el pacto pasaba por que los Mediaset, Atresmedia, Vocento y Unidad Editorial cedieran un múltiplex entre todos, pasando de seis a cinco, así como que RTVE y las televisiones autonómicas prescindieran de otro por cabeza, con lo que las cadenas regionales verían esfumarse buena parte de sus canales. Más allá de cómo se reparta el ajuste, ese es el futuro que incomoda a las huestes de Mas.
 
“El Gobierno tenía claro en ese momento y tiene ahora que se concedieron frecuencias que no se explotan y que ocupan mucho espectro. Cerrar canales autonómicos es casi una obligación. El caso de TV3 es particular, en tanto se trata de una apuesta de calidad, clave desde el punto de vista lingüístico, pero con una programación muy cara y que cada año arroja grandes pérdidas. Sin librarse de la mala utilización del espectro”, explican fuentes del sector, que recuerdan que CCMA destinaba dos frecuencias de uno de sus múltiplex a la reciprocidad de emisiones con las televisiones autonómicas balear y valenciana, hasta el fundido a negro de Canal 9 el pasado mes de noviembre.
 
Claro que las telecos también juegan. Y tienen los ases. El ministro de Industria, José Manuel Soria, aseguraba el pasado domingo, en una entrevista con El País, que las compañías de telecomunicaciones tendrán a su disposición las frecuencias para desplegar la tecnología 4G “en cuanto estén libres” y fijaba un plazo de dos meses. En esta línea, el político canario recordaba que las compañías de móvil ya pagaron 1.600 millones de euros para tener acceso a la banda ancha, dejando claro quién tiene la prioridad. En el juego que hay en marcha, ni las televisiones autonómicas ni siquiera las cadenas privadas tienen una buena mano.
Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios