Admite un impacto "muy significativo"

Montoro pone contra las cuerdas a TV3 tras abrirle una inspección sobre el IVA

Las subvenciones que se come cada año no son el único desembolso que la Generalitat asume en TV3. También afronta una inspección fiscal sobre el IVA.

Foto: El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (i), conversa con el presidente de la Generalitat, Artur Mas. (EFE)
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (i), conversa con el presidente de la Generalitat, Artur Mas. (EFE)

Las subvenciones que se come cada año no son el único desembolso que la Generalitat asume en relación con TV3. Y es que, según admite la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA), que agrupa a la televisión y radio públicas, la sociedad afronta un “impacto muy significativo” en sus cuentas si prospera la inspección fiscal abierta por la Agencia Tributaria a resultas de su tratamiento del IVA durante los años 2012 y 2013. Incluso la auditora, PricewaterhouseCoopers, incluye una salvedad a los balances recientemente remitidos por la firma al Registro Mercantil.

“TVC [Televisió de Catalunya] y Catalunya Ràdio tienen en curso una inspección fiscal sobre el impuesto del valor añadido de los ejercicios 2012 y 2013. (…) Las diferencias de interpretación de la normativa podrían poner de manifiesto la necesidad de hacer frente a una deuda tributaria, cuyo importe no es susceptible de cuantificación objetiva. El importe derivado como consecuencia de esta inspección podría tener un impacto muy significativo sobre el efectivo y sobre otros activos líquidos equivalentes de la sociedad”, recoge la memoria a las cuentas, cerradas el 31 de diciembre de 2013.

El presidente de la CCMA, Brauli Duart, aludía a este contencioso a finales de junio, achacando la discrepancia a un cambio de criterio en la deducción del impuesto por parte de Hacienda. Según explicó, el planteamiento de la Agencia Tributaria es que sólo puede desgravarse el IVA en los ingresos por publicidad, pero no en las aportaciones públicas, como habría hecho la entidad catalana. En este sentido, la Corporació estima que la medida tiene carácter retroactivo. La cuantía en liza no sería pequeña, en tanto las cuentas de la sociedad reconocen unas subvenciones por la friolera de 262,37 millones de euros en 2013.

En este sentido, el afectado vaticina toda una batalla legal. “El administrador único de la sociedad considera el riesgo de esta contingencia, una vez tenido en cuenta todo el proceso contencioso administrativo que seguirá a esta inspección, como posible, lo que no da lugar a un pasivo por provisión ni tiene efecto patrimonial”, rezan las explicaciones incluidas por la CCMA. En todo caso, sí deja claro que tanto la firma de un contrato-programa con la Generalitat como el pleito con Hacienda “son los dos principales hitos a los que la sociedad tendrá que prestar atención” de cara a este 2014.

Para el Ejecutivo catalán, TV3 es un elemento clave dentro del proceso independentista y de la consulta soberanista en marcha. Como publicó El Confidencial, el propio proyecto de Presupuestos para 2014 lo dejaba claro. “El Gobierno apuesta por que Cataluña disponga de unos medios públicos más potentes, que ya tenemos y que conviene preservar ya que son uno de los símbolos más destacados por su papel principal en el desarrollo de la recuperación de nuestro autogobierno y en el proceso de construcción nacional”, exponía el programa presupuestario de medios de comunicación social, adscrito a Presidencia.

Los medios, en el punto de mira

La televisión autonómica catalana no es el único medio de comunicación que el departamento de Cristóbal Montoro ha puesto bajo la lupa. De hecho, el sector ha estado en permanente escrutinio desde que el PP accedió al poder. Por ejemplo y al margen de los pleitos que desde hace años arrastra el Grupo Prisa, la Agencia Tributaria comunicaba el inicio de una amplia inspección a Unidad Editorial el mismo día en que El Mundo daba el pistoletazo de salida al caso Bárcenas. La investigación a TV3 también da a pie a interpretaciones interesadas, en tanto se produce en plena deriva nacionalista. Más allá de aproximaciones políticas, el ministro ha insistido en que los medios deben cumplir con sus obligaciones fiscales.

Y es que los números no engañan. CCMA –que cuenta en sus filas con casi 2.500 trabajadores– perdió el año pasado 16,03 millones de euros, pese a recibir ayudas públicas por el citado importe de 262,37. De hecho, únicamente en gastos de personal consignó un desembolso de 150,14 millones, cuando la facturación publicitaria apenas llegó a los 64,21, una gestión imposible sin el apoyo permanente de la Generalitat. Al punto de que, como recuerda PwC en otra salvedad, las pérdidas del año provocan que el patrimonio neto de la sociedad esté por debajo de las dos terceras partes del capital, lo que obliga al accionista de referencia a tomar medidas para restablecer su equilibrio patrimonial y "garantizar su operativa ordinaria". Un asunto menor, pensará el Gobierno autonómico, con lo que hay en juego. 

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
53 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios