ADUCE UNA REBAJA DRÁSTICA DE LOS INGRESOS

Zeta plantea un recorte salarial del 33% seis meses después de renegociar la deuda

La dirección del Grupo Zeta ha planteado a la plantilla del emporio de Antonio Asensio Mosbah un recorte salarial del 33% tras haber renegociado la deuda

Foto: El presidente del Grupo Zeta, Antonio Asensio Mosbah (izq); Esteban González Pons; y Conrado Carnal, consejero director general del Grupo Zeta (Efe)
El presidente del Grupo Zeta, Antonio Asensio Mosbah (izq); Esteban González Pons; y Conrado Carnal, consejero director general del Grupo Zeta (Efe)

La dirección del Grupo Zeta ha planteado a la plantilla del emporio de Antonio Asensio Mosbah un recorte salarial del 33%. Ese porcentaje engloba el 8% pactado para el 2014 y un 25% adicional que la dirección del grupo considera esencial para reflotar el grupo. Desde el comité intercentros se apunta a la posibilidad de que se puedan llevar a cabo algunos despidos directos que afectarán esencialmente a El Periódico de Cataluña, el buque insignia del holding. Fuentes de la empresa, no obstante, señalan a El Confidencial que “lo que queremos es tratar de reducir la masa salarial precisamente para que no haya despidos, por lo que la posibilidad de éstos queda, de momento, descartada”.

Las mismas fuentes subrayan que “la negociación que se está llevando a cabo con los trabajadores es muy dura porque significa cambiar las condiciones de los convenios. Esto afectará de distinta manera a los trabajadores de las distintas empresas que componen el grupo, pero es verdad que la media de recortes se sitúa entre el 20 y el 25%”.

Una carta remitida por el director general, Conrado Carnal, al comité de empresa intercentros el pasado 13 de diciembre explicaba que el grupo padece con especial intensidad la crisis económica “que se está traduciendo en una fuerte caída de ingresos tanto a nivel de difusión como de publicidad”, lo cual ha provocado “un muy preocupante deterioro de los resultados de las diferentes compañías y del propio Grupo consolidado”.

El holding de Asensio mantiene un crédito sindicado que vence en el año 2018. De ese crédito, que era de 240 millones de euros, quedan todavía algo más de 100 millones por devolver. En junio pasado, se renegoció el importe de las devoluciones, aunque ahora se pone en duda esa negociación. “Eso quiere decir que se negoció mal o que no supieron negociar. Es inconcebible que los acuerdos a que se haya llegado sean papel mojado seis meses después”, señalan a este diario fuentes del comité.

Conrado Carnal (Efe)
Conrado Carnal (Efe)

En su misiva al comité, Carnal señala también que “a pesar de haber actuado sobre todos los ámbitos posibles, las circunstancias son tan adversas que nos obligan de nuevo a plantear esfuerzos en el colectivo de trabajadores. Estas peticiones adicionales a las llevadas a cabo anteriormente se han planteado con el objetivo de explorar medidas alternativas y minimizar el impuesto en el volumen de empleo. Así, y pese a la necesidad de alcanzar una reducción de costes, se ha planteado la reducción de jornada como mecanismo para compensar, siquiera en cierta medida, las reducciones salariales planteadas”.

Asimismo, la empresa sostiene que el personal directivo ha realizado “significativos sacrificios” desde el 2011, por lo que la presión se ha de trasladar ahora a otros ámbitos. Desde los representantes de los trabajadores, no obstante, se rechazan las argumentaciones de la cúpula de Zeta. El comité intercentros considera la carta de Carnal “desalentadora y frustrante” y ha contestado ya con un largo comunicado en el que recoge cinco medidas que se han de abordar en las negociaciones.

La primera es renegociar con bancos y Hacienda las deudas del Grupo. Propone buscar soluciones provisionales para pagar las deudas, como “vencimientos de importes escalonados hasta que la crisis vaya remitiendo”.

A la espera de “un gesto” de Asensio

La segunda es la aportación que pueda hacer al grupo el propietario, Antonio Asensio Mosbah. “Las medidas de ahorro necesarias en estos momentos son incompatibles con el mantenimiento de los alquileres fuera de mercado por inmuebles que hasta hace poco pertenecían al Grupo Zeta y con la persistencia de deudas de sociedades de a familia Asensio con nuestra compañía”. Piden, así, un “gesto” de Antonio Asensio para aliviar la carga financiera, ya sea vía ampliación de capital, vía recorte drástico o condonación de alquileres y saldar la deuda de Zeta Audiovisual en el 2014.

Antonio Asensio Mosbah (Efe)
Antonio Asensio Mosbah (Efe)
La tercera medida es un “esfuerzo adicional” del personal fuera de convenio. Rechazan la afirmación del director general de que la cúpula ha hecho ya importantes sacrificios y aseguran que no se puede constatar documentalmente el descenso de retribuciones desde esa fecha “debido a la falta de transparencia de la dirección”. Los trabajadores del holding, aseguran, han perdido un 20% de poder adquisitivo desde el 2008 y por ello no es admisible proponer ahora recortes adicionales del 30%. A todo ello, denuncian maniobras de la dirección, como la oferta que el director de El Periódico de Cataluña hizo a sus redactores jefe de mantenerles el sueldo si aceptan salir del convenio. “De los 10 a los que se lo propuso, sólo cinco le dijeron que sí. Pero ésa es una maniobra indecente”, señalan a este diario fuentes de la plantilla.

La cuarta medida propuesta por el comité hace referencia a la aportación de la plantilla. “En 2012 aceptamos el importante sacrificio [del recorte salarial] con muchas dudas pero con la esperanza de que contribuiríamos a mejorar la situación del grupo y de que la dirección estaría a la altura en la búsqueda de soluciones para frenar la caída de los ingresos. Pero no ha sido así y la gestión se ha caracterizado por una visión cortoplacista que ha hecho oídos sordos a las ideas sugeridas por la plantilla”.

La última es el plan de ahorro. “Reiteramos nuestro ofrecimiento de someter a las asambleas la búsqueda de soluciones siempre y cuando no se recurra únicamente a unas rebajas salariales o despidos que ponen en peligro las economías familiares de la plantilla afectada y no son garantía de viabilidad”.

Las espadas están levantadas. Los trabajadores no quieren asumir sólo en sus nóminas la solución al conflicto y la dirección considera esencial “el recorte de la masa salarial” para salvar la situación. “Hemos hecho durante años lo humanamente posible para intentar salvar el grupo y lo hemos conseguido hasta ahora. Estamos convencidos de que si ahora se sientan a negociar, podremos llegar a un acuerdo, como hemos llegado siempre. Y no es justo que echen sólo la culpa a la dirección de la situación actual, que es consecuencia directa de la crisis económica más profunda que hemos pasado jamás”.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios