debe lograr un ratio de deuda sobre beneficio

La banca da hasta tres años a Prisa para no malvender Digital+ y Telecinco

La banca va a ser de nuevo muy generosa con el grupo de medios de comunicación que arrastra una deuda superior a los 3.200 millones de euros

Foto: El presidente del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián. (EFE)
El presidente del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián. (EFE)

Prisa, pese a haber rozado la insolvencia por no atender sus obligaciones financieras, no va a tener que hacer los deberes deprisa. La banca va a ser de nuevo muy generosa con el grupo de medios de comunicación, que arrastra una deuda superior a los 3.200 millones de euros. Los acreedores de la compañía dueña de El País y de la Cadena SER le van a conceder hasta tres años para vender los activos estratégicos con los que pagar unos préstamos concedidos hace ya más de un lustro.

Según aseguran fuentes próximas a las conversaciones, Santander, CaixaBank, HSBC y Bankia le van a ofrecer 36 meses para cumplir una hoja de ruta cuya conclusión es alcanzar a finales de 2016 un determinado ratio no revelado de deuda en relación al beneficio operativo (ebitda). Un tiempo más que suficiente para que el grupo presidido por Juan Luis Cebrián pueda vender sin apremio los activos a los que está obligado para llegar a ese determinado indicador financiero.

De esta manera, Prisa no tendrá que desprenderse de Digital+ a las primeras de cambio, nada más firmar la que va a ser la tercera reestructuración de la deuda. Al contrario, dispondrá de tres largos años para decidir el momento oportuno, sin la presión que le supondría tener en estos momentos un solo potencial comprador, Telefónica, accionista ya de la plataforma de televisión de pago.

Este es el activo número uno de la lista de desinversiones que tendrá que hacer el grupo de medios, que previsiblemente perderá su definición de audiovisual. Según distintas fuentes, además de Canal+, Prisa tendrá que desprenderse de su 17,3% de Telecinco y de su participación en la portuguesa Media Capital. Eso sí, el margen de maniobra también permite a Juan Luis Cebrián esperar el mejor momento. Por ejemplo, Mediaset ha subido en bolsa un 70% en lo que va de año, ya que los inversores están descontando una mejora del PIB y, en consecuencia, del gasto de las empresas. La participación, valorada hace tres años en 550 millones de euros, ya podría venderse por esa cuantía.

Vasile espera noticias

Fuentes próximas a Mediaset explican que, por ahora, no han recibido comunicación alguna de Prisa respecto a la venta de su participación en la compañía, que Telecinco está dispuesto a recomprar. Y existe el compromiso de hacer ese anuncio por parte de la firma de Juan Luis Cebrián. En todo caso, el grupo italiano ha tomado posiciones ante esa eventualidad. De hecho, en los dos últimos años ha hecho caja por valor de 70 millones de euros, tras no repartir dividendo con cargo a los dividendos de 2012 y limitar el pay-out al 50% en el ejercicio anterior. La sociedad ha argumentado que dicha reserva le permitirá afrontar las oportunidades que puedan surgir en plena crisis del sector.

Los cálculos que se efectúan en la propia firma de Fuencarral abonan la tesis de esperar para ejecutar la venta. No en vano, tras años de caídas de los ingresos publicitarios y de la facturación, la tendencia parece invertirse. Así parecen también indicarlo los datos de consumo en grandes superficies y otros parámetros que utilizan las cadenas para anticipar el comportamiento de la demanda y, en consecuencia, de la inversión en anuncios. Un reciente informe de Citi avalaba este argumento: “La evolución publicitaria mejora, apoyada por el escenario macroeconómico. Con la vista puesta en 2014, parece haber potencial para que la tendencia se acelere”.

El presidente ejecutivo de la firma, Juan Luis Cebrián, se refería a la refinanciación de la deuda en un reciente desayuno celebrado en el Hotel Ritz. Y concedía que la plataforma de pago es el primer activo en la rampa de lanzamiento. “Es conocido que hay voluntad de vender Digital+ desde, por lo menos, 2005”, subrayaba. Un planteamiento similar al que ya hizo en la Junta de Accionistas. “Estamos inmersos en la recta final de las negociaciones para una nueva refinanciación de la deuda. (…) Dicho plan incluye un plan de desinversiones en el sector audiovisual, lo que nos permitirá reducir de manera ordenada el endeudamiento de la compañía, al tiempo que facilitará la continuidad del resto de empresas”, exponía.

Y es que, como publicó este diario, la editora de El País ya ha logrado la adhesión de un 93% de los bancos acreedores al plan de reestructuración de su deuda, lo que -según calcula- le permitirá cerrar la refinanciación a finales de este mes. Todo en vísperas de que la faz de la compañía fundada por Jesús Polanco cambie de forma drástica. Y es que la operación rescate a Prisa orquestada en junio de 2012 por las grandes multinacionales españolas tomará forma definitiva el 1 de enero de 2014. Entonces Telefónica, Santander y La Caixa y entrarán en el accionariado de la compañía. En detrimento de la familia fundadora. 

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios