PLANETA PIDE MÁS PENAS DE CÁRCEL

Lara lanza un S.O.S contra la piratería ante la debacle del sector editorial

Colegio de Arquitectos de Madrid. Diez de la mañana. Un nutrido auditorio de editores, ejecutivos de medios de comunicación y directivos de compañías de telecomunicaciones aguarda

Foto: Lara lanza un S.O.S contra la piratería ante la debacle del sector editorial
Lara lanza un S.O.S contra la piratería ante la debacle del sector editorial

Colegio de Arquitectos de Madrid. Diez de la mañana. Un nutrido auditorio de editores, ejecutivos de medios de comunicación y directivos de compañías de telecomunicaciones aguarda la inauguración de las jornadas Cultura en Red a cargo del presidente de Planeta, José Manuel Lara. Sin embargo y ante la postrera ausencia del tycoon catalán, comparece su número dos, José Creuheras. Su discurso no defrauda. “España no debe tener miedo. Debe afrontar la lacra de la piratería”, arrecia, al tiempo que denuncia el fracaso de la Comisión Sinde y demanda penas de cárcel tanto para quienes cuelguen contenidos ilegales en Internet como para las páginas web que los enlazan.

Todo un órdago que responde a las estrecheces económicas que vive el sector editorial, arrollado por un “tsunami tecnológico”. El propio Creuheras bajó al terreno y lamentó, por ejemplo, los desequilibrios entre los operadores tecnológicos y la industria editorial, al final la creadora de los contenidos. “Los principales grupos editoriales a nivel mundial facturan 27.000 millones. Sólo Apple, Amazon, Google y Facebook, en conjunto, 160.000”, expuso. “Existe un conflicto en la asignación de valor económico –razonó-. Hasta hace poco, el valor del contenido ha ido muy unido al coste del soporte. En el mundo digital, los contenidos han quedado desprovistos de ese valor, lo que provoca un conflicto”.

Un problema de fondo al que, según el hombre fuerte de Planeta, se une en España la falta de respeto por la propiedad intelectual. “La Comisión Sinde ha resultado ampliamente insuficiente. Es más, debe haber animado a los infractores, que en un año han aumentado más del doble”, subrayó. En este sentido, pidió la intervención del Gobierno para que acometa una reforma legal que endurezca las sanciones penales contra la piratería. Y es que Planeta Corporación tiene sus propias estrecheces económicas y cada euro cuenta. No en vano negocia con sus bancos acreedores para refinanciar una deuda que vence este año y supera los 700 millones de euros. Según revelan sus últimas cuentas, 668,03 millones corresponden a un crédito sindicado firmado en 2010.

“La piratería no es una travesura sin la menor importancia, es un robo”, remato el vicepresidente de Planeta, que consideró imprescindible la seguridad jurídica para garantizar la retribución a los creadores y la rentabilidad del negocio. En esta línea, apostó por compatibilizar la idea de quienes creen que “la cultura es un bien libre”, con los autores que “quieren hacer de su creación su modo de vida”. Según datos de la Federación de Gremios de Editores de España, la industria editorial mueve anualmente cerca de 3.000 millones de euros, un 0,7% del PIB, y da empleo directo e indirecto a más de 30.000 personas. De acuerdo con esta misma fuente, en torno a siete de cada diez lectores españoles se bajan libros ilegalmente para dispositivos e-reader. Un pozo sin fondo para las editoriales.

Rumbo a la lista negra de EEUU

El acto, promovido por Bertelsmann y NBC Universal, también contó con la presencia del embajador estadounidense, Alan D.Solomont, que evitó referirse explícitamente a la posible vuelta de España en abril al Special 301 Report, lista negra de la que había logrado salir el año anterior y que relaciona a los países con menor respeto por la propiedad intelectual. Eso sí, recordó que la industria cultural suponía en 2010 un 35% del Producto Interior Bruto (PIB) estadounidense y el 65% de sus exportaciones. También que el nuevo secretario de Estado, John Kerry, está dispuesto a que la política económica se mantenga en el “frontispicio” del trabajo de las embajadas. Y que los gobiernos deben promover un marco regulatorio que permita el “juego limpio”. A buen entendedor…

Como publicó El Confidencial, la intervención de Solomont se produce apenas semanas después de que Christopher Dodd, presidente de la Motion Pictures Asociation of America (MPAA), visitara España y, en círculos privados, no dudara en referirse a la “falta de contundencia” con la que España combate la piratería. Un mensaje que se vio como un anticipo de la vuelta a España a la Lista 301 y que no han dudado en trasladar diferentes miembros de la Administración Obama durante visitas a España en los últimos años. La Ley Sinde-Wert había dejado en suspenso el juicio de la secretaría de Estado de Comercio. Solomont recalcó ayer que marcas, patentes y copyright constituyen industrias “críticas que hay que proteger”.

“¿Culpas? El regulador tiene que hacer su papel –insistió Pedro Pérez, presidente de la patronal de los productores españoles (FAPAE)-. Lo imposible no se ha podido piratear. No sé por qué, ni los productores lo saben. Pero ha hecho 42 millones en taquilla. Y algo ha tenido que ver”. El consejero delegado de Vocento y presidente de los editores de prensa (AEDE), Luis Enríquez, también puso énfasis en la importancia del legislador. “El dueño de los contenidos debe tener garantizado que decide cómo, cuándo y por cuánto. Si no conseguimos eso…”, dijo, remarcando las prácticas de posición de dominante de algunos operadores del sector, en clara referencia a Google.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios