EL PROCESO SE HA COMPLICADO EN LAS ÚLTIMAS SEMANAS

Competencia amenaza la fusión Antena 3-La Sexta por temor a un duopolio publicitario

La compra de La Sexta no está siendo un paseo militar para Antena 3, como la mayor parte del sector vaticinaba. Según aseguran fuentes conocedoras del

Foto: Competencia amenaza la fusión Antena 3-La Sexta por temor a un duopolio publicitario
Competencia amenaza la fusión Antena 3-La Sexta por temor a un duopolio publicitario

La compra de La Sexta no está siendo un paseo militar para Antena 3, como la mayor parte del sector vaticinaba. Según aseguran fuentes conocedoras del proceso, la cadena de Planeta negocia en estos días a cara de perro con la Comisión Nacional de Competencia (CNC) para evitar imposiciones que pongan en peligro la integración. ¿Objetivo? Lograr unas condiciones similares a las que en su día recibió Telecinco para cerrar la compra de Cuatro. Sin embargo, el nuevo mapa audiovisual que se plantea a corto plazo, con dos gigantes televisivos que controlarán el 85% del mercado publicitario, ha endurecido en las últimas semanas la postura del supervisor.

“Estos procesos siempre son complicados. Ambas partes están negociando y hay muchos vaivenes”, aseguran estas fuentes. Aunque la cadena de Planeta no debería afrontar restricciones mucho mayores que las de Mediaset en función de un principio jurídico de equidad, hay un elemento diferencial entre ambos procesos que podría complicar el envite para la cadena de José Manuel Lara. Y es que Antena 3 opera bajo el modelo de pauta única, que consiste en emitir los mismos anuncios de forma simultánea en todos los canales. Según sugieren fuentes del sector a partir de los últimos pronunciamientos de la CNC, incorporar las frecuencias de La Sexta a esa estrategia reforzaría el control de la publicidad y podría estar siendo mirado con lupa por el organismo que preside Joaquín García Bernaldo de Quirós.

La CNC acordaba el pasado 21 de marzo no dar luz verde a la operación en primera instancia e iniciar una segunda fase para analizarla en profundidad “a la vista de los posibles obstáculos existentes para el mantenimiento de la competencia efectiva en distintos mercados audiovisuales en España, en particular, en el mercado de la publicidad televisiva”. El organismo abría así un trámite que también tuvo que pasar Telecinco en la transacción con Cuatro y que daba dos meses a los afectados para presentar alegaciones. El plazo, que concluía entre mayo y junio, está ya sobrepasado con creces. Y, con las conversaciones en plena efervescencia, no se espera un pliego de condiciones hasta finales de julio.

“El informe en primera fase de la CNC concluye que con la operación de concentración notificada podría reforzarse el poder de Antena 3 frente a los anunciantes en el mercado de la publicidad televisiva, como consecuencia de la desaparición de La Sexta y la gestión unificada de su publicidad con Antena 3. Asimismo, la operación de concentración podría favorecer que Mediaset y Antena 3 actúen de forma coordinada en el mercado de la publicidad televisiva, en perjuicio de la competencia”, subrayaba la CNC. De igual modo, apuntaba que el mayor número de canales en manos de ambos grupos reforzaría su poder de negociación de cara a la adquisición de contenidos.

El ‘efecto Mediaset’

Mediaset no está al margen de los problemas que atraviesa Antena 3. De hecho, ha ayudado poco y puede no salir bien librado. Y es que el endurecimiento de la CNC con la cadena de Planeta coincide con el expediente sancionador abierto contra la editora de Telecinco el pasado mes de junio por incumplir las condiciones que se le impusieron para la adquisición de Cuatro. Las autoridades de Competencia advertían entonces “indicios” de que el grupo italiano está llevando a cabo “una estrategia de vinculación de facto de la venta de publicidad de sus canales”. Precisamente una de las restricciones que se impuso a la compañía de Paolo Vasile era la imposibilidad de vender en un mismo paquete comercial la publicidad de sus dos canales de mayor audiencia, véase Telecinco y Cuatro.

Es más, la CNC iba más allá y al abrir expediente a Mediaset subrayaba que su posición en el mercado “se habría visto reforzada por la reciente introducción de un nuevo modelo de comercialización de la publicidad”. Una reflexión que todo buen entendedor enlaza con la decisión del grupo de modificar su política comercial a finales del pasado año y copiar el modelo de pauta única de Antena 3 para alguno de sus canales, en concreto para Cuatro, Divinity y Energy. Parece lógico pensar que la CNC también haya puesto el foco sobre la comercialización de Antena 3 y no quiera más problemas, con la sombra de Bruselas sobrevolando sobre cualquier vulneración de la competencia.

¿Se plantea alguien que pueda descarrilar la fusión? Hoy por hoy no es una opción. Antena 3 necesita cerrar la integración para competir de igual a igual con Mediaset. Sin contar con lo ajustado del coste de la transacción y los jugosos créditos fiscales con los que ya cuenta. Sin embargo, parece evidente que la situación no es idílica. Primero, porque han pasado ya siete meses desde que se anunció el acuerdo. Y La Sexta es un activo que se devalúa mes a mes, al menos a tenor de su audiencia. Y segundo, porque para Antena 3 no es lo mismo integrar los canales de La Sexta bajo un principio de pauta única, su piedra filosofal a la hora de comercializar su publicidad, que sufrir restricciones que limiten o acaben con ese modelo.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios