Es noticia
Menú
Los animales no tienen derechos (II): parte desde el Territorio Amón
  1. Área privada EC Exclusivo
DATE DE ALTA GRATIS

Los animales no tienen derechos (II): parte desde el Territorio Amón

El Territorio Amón abre sus puertas todos los domingos por la mañana. Suscríbete gratis para recibir en tu bandeja de correo electrónico todos los envíos de esta 'newsletter'

Foto: Imagen: EC Diseño
Imagen: EC Diseño

Este es un fragmento de la newsletter Territorio Amón que se envía de forma gratuita todos los domingos por la mañana. Si quieres recibirla en tu correo electrónico solo tienes que hacer click aquí o en el módulo que aparece a continuación.

* Si no ves correctamente este formulario, haz click aquí

No es que me guste redundar en la controversia con los activistas del animalismo, pero tiene sentido hacerlo porque la reacción iracunda de algunos lectores y tuiteros respecto a la última edición de esta newsletter merece profundizar en los argumentos que alertan de la transformación de la sociedad a la que nos enfrentamos si aceptamos que los animales tengan derechos… pero carezcan de obligaciones.

Y no es que reclame yo estás últimas ni que fomente la violencia hacia las criaturas de Dios. Lo que digo es que un animal no tiene derechos porque carece de la noción del bien y del mal. Porque no forma parte de una comunidad ética. Porque se desenvuelve en el instinto. Y porque los animales no son animalistas ni pueden serlo.

Llevada al extremo, la utopía animalista no solo supone una transformación revolucionaria en la relación de hombres y animales. También arrastra una modificación del vínculo de los hombres con los hombres y con su forma de desenvolverse en el mundo. El programa político implica que dejemos de comer carne y pescado. Que dejemos de abrigarnos con el cuero. Que se produzca la abolición de la ganadería. Que se cierren los hipódromos. Y que la humanidad tenga que sacrificarse para encontrar una nueva fuente de sustento suficiente para alimentar 8.000 millones de habitantes -9.700 en 2050-, más allá de renunciar a nuestros colmillos. Y de alimentar nuestras células sin el recurso categórico de las proteínas.

Este es un fragmento de la newsletter Territorio Amón que se envía de forma gratuita todos los domingos por la mañana. Si quieres recibirla en tu correo electrónico solo tienes que hacer click aquí o en el módulo que aparece a continuación.

El Confidencial