El hilo de la semana | ¿Acertarán las encuestas con el resultado del 4-M?
  1. Área privada EC Exclusivo
DECISIVA VOTACIÓN

El hilo de la semana | ¿Acertarán las encuestas con el resultado del 4-M?

No han sido las grandes protagonistas de la campaña electoral, dado la convulsión dominante, pero las encuestas siempre han estado ahí. ¿Se cumplirán los pronósticos?

placeholder Foto: Imagen: Pablo López Learte
Imagen: Pablo López Learte

Es aventurado decir que las encuestas han sido las grandes protagonistas de la campaña madrileña, teniendo en cuenta que pasa por ser una de las más convulsas de los últimos tiempos. Pero ni los ciudadanos, ni los partidos, ni los candidatos, ni todo lo que rodea a los comicios pasan por alto su relevancia a la hora de dictar el marco en el que se mueven todos.

De hecho, y pese a que los expertos creen que no ha habido mucho trasvase en los diferentes bloques (sí dentro de ellos), el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) sigue haciendo encuestas sobre las elecciones madrileñas pese a que ya no está permitido publicarlas en medios de comunicación. Son, por tanto, para consumo interno de los partidos y se trata de información que, a priori, no va a ver la luz.

Para ello, tal y como cuenta Paloma Esteban en su artículo de este jueves, el organismo que lidera José Félix Tezanos se ha acogido a una excepción que contempla el artículo 69.8 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg), que dice que se puede preguntar sobre intención de voto siempre y cuando se compartan con todas las fuerzas políticas que concurran a las urnas y que lo soliciten.

Foto: El presidente del CIS, José Félix Tezanos. (EFE)

Dicho de otra manera: los partidos que sepan que se están haciendo estas encuestas pueden pedir al CIS que les compartan los datos, y el organismo debe hacerlo en menos de 48 horas. Esa excepción legal salvará al CIS de cumplir con la norma de cualquier estudio que realice tiene que ser público en un plazo máximo de 15 días.

Según explican participantes de este barómetro preelectoral a escasos días de los comicios, entre las preguntas formuladas están los culpables de la crispación actual, la influencia de la pandemia sobre la decisión electoral o si ya tenían decidido el sentido del sufragio antes de que arrancara la semana.

¿Habrá caído Ángel Gabilondo, candidato socialista, presa de esas encuestas que no le colocan muy cerca de la victoria? Cuenta Francesc de Carreras que Gabilondo empezó la campaña cerrando la puerta a ir de la mano de Podemos -"con este Iglesias, no", dijo- para pasar luego a comprar su mensaje alertando de que "el fascismo es una amenaza".

Foto: Debate electoral de los líderes de los principales partidos políticos madrileños. (EFE) Opinión
Ganar al precio que sea
Francesc de Carreras

Los consultores del PSOE, dice el columnista de El Confidencial, han visto una rendija y se han dejado guiar por la estrategia de la tensión que les ha señalado Pablo Iglesias en sus intervenciones en los medios de comunicación. Hay que ganar al precio que sea aunque, dice en su artículo, la cosa no va a democracia, sino de quién sabrá gobernar mejor Madrid.

Al hilo de las posibilidades de la izquierda y un eventual vuelco a la media de las encuestas, se pregunta Rubén Amón por Mónica García. Explica en su columna en El Confidencial que su candidatura ha sido la receptora del entusiasmo de la feligresía no por entronación mediática, sino por la frustración que ha supuesto el deterioro de la reputación de Gabilondo.

Foto: La candidata de Más Madrid, Mónica García. (EFE) Opinión

Cree Rubén Amón que el PP haría bien en tomar en consideración las opciones de la izquierda. Los problemas de credibilidad del CIS y la propaganda del oficialismo en favor del tripartito no contradicen los recursos electorales de Ángel Gabilondo, Mónica García y Pablo Iglesias. La izquierda, considera, no desperdiciará ni un solo voto en las elecciones del 4-M.

En cualquier caso, tal y como explica Ignacio Varela, el resultado de los comicios es ya lo de menos. Colón o Frankestein. No importa, porque lo único seguro es, gane quien gane, el gobierno de la ira y la injuria. Con el Código Penal en la mano, en esta campaña todos los partidos, menos uno, son reos de múltiples delitos de odio con los agravantes de premeditación y alevosía.

Foto: Ángel Gabilondo (i) conversa con Pablo Iglesias. (EFE) Opinión

La campaña ha girado alrededor de esto, con todos los actores moviéndose conforme a su naturaleza y expectativas, excepto el Partido Socialista. Dice el analista de El Confidencial que Gabilondo no ha dejado de dar tumbos hasta verse arrastrado a un escenario final en el que ya no controla ni su propio desempeño.

Pablo Iglesias Partido Popular (PP) Ángel Gabilondo José Félix Tezanos Código Penal PSOE Democracia Ciudadanos Unidas Podemos Vox
El redactor recomienda