La serie que debes ver | 'How to with John Wilson', disponible en HBO
  1. Área privada EC Exclusivo
RECOMENDACIÓN CINEMATOGRÁFICA

La serie que debes ver | 'How to with John Wilson', disponible en HBO

Quien busque una serie de narrativa convencional no va a encontrar en 'How to with John Wilson' la correspondencia a sus expectativas porque, en este caso, es pura poesía

Foto: Imagen: Irene de Pablo.
Imagen: Irene de Pablo.

En medio de todo este maremágnum de estrenos de miniseries, series, macroseries en plataformas -un calendario imposible de seguir-, una necesidad creada de estar al día que añade más velocidad a una rutina ya de por sí acelerada, la recomendación de este domingo es una apología al arte de la pausa, de la contemplación, de lo inútil. Heredero de la defensa del paseo y la observación de Walser, pasado por la minipimer de la neurosis milénica, John Wilson ha conseguido que una serie de seis capítulos de 25 minutos sin más ambición que la de su propia existencia se haya convertido en uno de los descubrimientos de la temporada, un pequeño fenómeno dentro de HBO, un destello de talento humilde descubierto en medio de una lucha encarnizada por la atención del público.

Partiendo de que es café para los muy cafeteros, advierto que quien busque una serie de narrativa convencional o de un género particular no va a encontrar en 'How to with John Wilson' la correspondencia a sus expectativas. Porque lo de Wilson es pura poesía a base de retazos de metraje que ha ido rodando con su cámara de mano y con su móvil durante los años que ha vivido en Nueva York.

La serie es un reflejo del humor, las obsesiones y las extravagancias de su director, un treintañero cuya carrera laboral ha transitado desde la investigación privada hasta la grabación de los anuncios de la teletienda, para acabar como documentalista. Tímido hasta la médula y con pocas capacidades para socializar, Wilson mantiene desde pequeño su empeño en registrar absolutamente todo lo que le ocurre, a través de diarios en los que deja testimonio de lo que ha desayunado y lo que ha visto por la ventana y de las imágenes con las que registra su día a día.

Es difícil describir una idea tan genuina, original y extrañamente divertida, pero vamos a intentarlo: cada capítulo de la serie pretende ser un tutorial para resolver algunos de los problemas a los que se enfrenta Wilson en su cotidianidad. El primer capítulo, por ejemplo, trata de explicar cómo establecer una conversación de ascensor con un desconocido -sin crear situaciones incómodas, que es precisamente lo que consigue Wilson en casi todos sus intentos-; otro habla de cómo sobrevivir a un Nueva York lleno de andamios, y el de más allá sobre cómo dividir la cuenta cuando sales a cenar en grupo. Pero lo sorprendente es cómo Wilson, a partir de estas simples premisas, acaba desvelando las facetas más estrafalarias de la sociedad estadounidense.

Lo sorprendente es cómo Wilson, a partir de unas simples premisas, acaba desvelando las facetas más estrafalarias de los estadounidenses

En el capítulo que dedica a la manía que muchos americanos tienen de recubrir sus muebles con plástico para evitar que se desgasten, Wilson acaba conociendo a un hombre que se ha reconstruido el prepucio -otra muestra de un envoltorio- en su cruzada contra la circuncisión, mientras que en el episodio en el que propone técnicas para ejercitar la memoria, contacta con una asociación llamada Efecto Mandela, cuyos miembros afirman que existe una confabulación mundial para modificar los recuerdos de los ciudadanos y que sólo algunos consiguen recordar los hechos reales. La denominación del efecto proviene de la idea extendida de que Nelson Mandela murió en los años 80, aunque en realidad falleció en 2013.

A través del montaje de imágenes aparentemente insignificantes y rutinarias, Wilson elabora poemas visuales que resignifican dichas imágenes y que demuestran que la cotidianidad está repleta de extrañeza y fantasía y que sólo hay que parase a observar para descubrirlo. 'How to with John Wilson' podría calificarse como una concatenación de aforismos que a veces se cumplen y a veces se contradicen, pero que nunca podrían considerarse lugares comunes, porque nada de lo que hace John Wilson es ni remotamente común.

En medio de todo este maremágnum de estrenos de miniseries, series, macroseries en plataformas -un calendario imposible de seguir-, una necesidad creada de estar al día que añade más velocidad a una rutina ya de por sí acelerada, la recomendación de este domingo es una apología al arte de la pausa, de la contemplación, de lo inútil. Heredero de la defensa del paseo y la observación de Walser, pasado por la minipimer de la neurosis milénica, John Wilson ha conseguido que una serie de seis capítulos de 25 minutos sin más ambición que la de su propia existencia se haya convertido en uno de los descubrimientos de la temporada, un pequeño fenómeno dentro de HBO, un destello de talento humilde descubierto en medio de una lucha encarnizada por la atención del público.

Series de HBO HBO Poesía Nueva York
El redactor recomienda