Es noticia
Menú
¿Qué es la ley del esfuerzo invertido? Cuando alejarse ayuda a estar más cerca de algo
  1. Alma, Corazón, Vida
Evitando el desasosiego

¿Qué es la ley del esfuerzo invertido? Cuando alejarse ayuda a estar más cerca de algo

En un mundo basado en la cultura del esfuerzo, desapegarnos del ímpetu por conseguir algo se complica, y nos pasamos la vida tratando de llegar a donde nunca parece que llegamos

Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

A todos nos ha pasado alguna vez: nos esforzamos mucho por conseguir algo y, sin embargo, no lo conseguimos. ¿Qué he hecho mal? Seguro que me he saltado algún esto o he flaqueado en aquello, pensamos, intentando encontrar un motivo físicamente convincente para sentirnos mejor con nosotros mismos.

En un mundo basado en la cultura del esfuerzo, al menos en cuanto a las dinámicas de pensamientos sociales que tratan de ser como ímpetus para el movimiento colectivo, el asunto se complica, y nos pasamos la vida tratando de llegar a donde nunca parece que llegamos.

Foto: Tiempo para uno mismo. (iStock)

Sin embargo, en todo este escenario de desánimo, una teoría viene a darnos la clave para despegarnos de esa corriente que nos arrastra a todos al desasosiego. La llamada Ley del Esfuerzo Invertido o Inverso sugiere hacer justo lo contrario de lo que probablemente estés haciendo, así que presta atención.

Opuesta a la ley de la atracción

Constituida por el filósofo británico Alan Watts, esta teoría sostiene que, en algunas ocasiones, cuanto más queremos algo, más lo alejamos de nosotros. Por lo tanto, en ciertos casos lo mejor para atraer lo que deseamos es alejarse de ello. No hay más, así de simple, aunque ya sabemos que no es tarea fácil. Vamos, algo en el vértice opuesto a otra ley conocida, la ley de la atracción, que subraya el potencial de manifestar lo que las personas buscan.

placeholder Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

Watts, quien también fue sacerdote anglicano, es conocido hoy por sus pensamientos lúcidos y provocadores dentro de la contracultura británica de mediados del siglo XX, pero también, al mismo tiempo, como uno de los divulgadores más importantes de las filosofías asiáticas y el pensamiento zen en Occidente.

En la actualidad, la ley de la atracción está particularmente de moda e incluso se ha vuelto una referencia desde el humor en redes sociales, al que se conoce como "manifesting". Y se aprovecha para todo tipo de publicaciones, desde algunas de tono más serio hasta otras simplemente humorísticas.

Para cualquier objetivo

Sin embargo, mientras la ley de la atracción sigue dilatándose en la popularidad, pensadores, filósofos y otros estudiosos del comportamiento humano defienden lo contrario mediante la ley del esfuerzo inverso. Con ella, apuntan, es posible recuperar una relación que vemos resquebrajada, ¿pero cómo? Solo hay que soltarnos del apego a esa persona y, aseguran, aumenta la probabilidad de manera natural de que se aproximen entonces ellas a nosotros.

placeholder Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

No obstante, no solo con las relaciones humanadas (las más complejas, quizás) puede emplearse esta línea de pensamiento. También resulta práctico en nuestro trato con otros animales como los gatos. Por ejemplo, suele ocurrir que, al acercarnos a un felino, este se aleje cuando acerquemos la mano para intentar acariciarlo, especialmente si no nos conoce. Pero más tarde, cuando dejamos de buscarlo, es el propio gato el que se acerca a nosotros por su propia voluntad.

Por supuesto, no se trata de creer y confiar a ciegas en esta idea, se trata de entender en qué contextos es mejor actuar acercándonos a los objetivos y en cuáles es más ideal tomar distancia de ellos, sean del tipo que sean estos. El emperador Marco Aurelio decía, según recogen los relatos, que la sabiduría consiste en el arte de diferenciar lo que podemos cambiar de lo que no. No es más que otra forma de tantas para tratar de lograr tus metas.

A todos nos ha pasado alguna vez: nos esforzamos mucho por conseguir algo y, sin embargo, no lo conseguimos. ¿Qué he hecho mal? Seguro que me he saltado algún esto o he flaqueado en aquello, pensamos, intentando encontrar un motivo físicamente convincente para sentirnos mejor con nosotros mismos.

Estilo de vida Social
El redactor recomienda