Es noticia
Menú
¿Por qué no ves grandes tiburones blancos en los acuarios?
  1. Alma, Corazón, Vida
Animales

¿Por qué no ves grandes tiburones blancos en los acuarios?

Aunque son omnipresentes en la cultura pop, hay un lugar en el que no encontrarás a estos depredadores, y es detrás de las paredes de cristal de un aquárium

Foto: Tiburón blanco - iStock
Tiburón blanco - iStock

El gran tiburón blanco es una de las criaturas más emblemáticas del reino animal. Su temible reputación le ha dado el protagonismo en libros, películas de gran éxito e innumerables documentales de televisión. Pero aunque son omnipresentes en la cultura pop, hay un lugar en el que no encontrarás a estos depredadores, y es detrás de las paredes de cristal de un acuario.

Muchos acuarios albergan tiburones, incluyendo especies como el tiburón nodriza y el tiburón tigre. Pero el miembro más famoso del grupo, el gran tiburón blanco, casi siempre falta en la alineación, lo que no es por falta de intentos. Como ilustra Genial en el siguiente vídeo, los acuarios tienen una larga historia de intentos fallidos de mantener a los grandes tiburones blancos en cautividad.

Instituciones como SeaWorld y el Acuario Steinhart de San Francisco albergaron tiburones blancos en los años 70, 80 y 90, las décadas posteriores a la manía de 'Tiburón'. Pero todos los intentos se encontraron con los mismos problemas: Los tiburones tenían problemas para comer y nadar y, en general, se comportaban mal desde el momento en que llegaban. Un tiburón blanco que durara más de una semana en un acuario era una anomalía.

Foto: Playas cerradas en Sídney por tiburones. (Reuters/David Gray)

Mientras que muchos peces, incluidos los tiburones, se adaptan fácilmente a la vida dentro de un tanque, esas mismas paredes suelen resultar fatales para los tiburones blancos. Esto se debe a que la especie ha evolucionado para viajar rápidamente y a grandes distancias por el océano abierto. Cuando se les mantiene dentro de los recintos, los tiburones tienden a chocar contra las paredes y lesionarse.

A veces dejan de nadar por completo, y para un organismo que necesita que el agua fluya constantemente por sus branquias para respirar, eso puede conducir a una muerte rápida. Los expertos también sospechan que estar rodeado de cristal podría confundir o sobrecargar el sistema de electrorrecepción del tiburón, que sirve para percibir las señales eléctricas que emiten los peces en el mar abierto, no necesariamente dentro de una caja de cristal.

En 2004, el Acuario de la Bahía de Monterey demostró que, con un tanque suficientemente grande y un apoyo intensivo, un tiburón blanco podía sobrevivir en cautividad durante mucho tiempo.

Pero el sistema que desarrollaron solo funcionaba con las crías de tiburón más pequeñas, e incluso entonces no evitaba que todos chocaran con el cristal. (El tiburón, al que mejor le fue, fue liberado después de 198 días, no por sus propios problemas de salud sino porque había atacado a otros dos tiburones).

La Bahía de Monterey dejó de acoger a los tiburones en 2011, pero los acuarios de todo el mundo siguen intentando mantener a los grandes blancos sin tomar el mismo nivel de precaución. El año pasado, un acuario de Japón anunció la adquisición de un macho de 11,5 pies, el primer tiburón blanco adulto mantenido en cautividad, solo para que muriera tres días después. Por muy impresionantes que sean en persona, los aficionados deberían limitarse a ver a los tiburones blancos en documentales.

El gran tiburón blanco es una de las criaturas más emblemáticas del reino animal. Su temible reputación le ha dado el protagonismo en libros, películas de gran éxito e innumerables documentales de televisión. Pero aunque son omnipresentes en la cultura pop, hay un lugar en el que no encontrarás a estos depredadores, y es detrás de las paredes de cristal de un acuario.

Animales Películas Historia Música Japón
El redactor recomienda