Es noticia
Menú
Se emborracha y pierde un pendrive repleto de información comprometedora
  1. Alma, Corazón, Vida
HA OCURRIDO EN JAPÓN

Se emborracha y pierde un pendrive repleto de información comprometedora

Un empleado de una empresa se deja un maletín en un restaurantes tras emborracharse en una cena

Foto: Perder un USB repleto de información privilegiada no es una buena idea (Arun Prakash para Unsplash)
Perder un USB repleto de información privilegiada no es una buena idea (Arun Prakash para Unsplash)

Emborracharse de fiesta puede resultar divertido, pero, cuando bebes de más y llevas encima tú trabajo, puede llegar a ser muy peligroso. Y si no, que se lo digan a este trabajador de una empresa japonesa que perdió en una noche de borrachera un pendrive repleto de información muy valiosa.

En ese dispositivo había información sensible de más de 460.000 personas pertenecientes al distrito japonés de Amagasaki. En él, estaban todos los datos de estas personas que habitan en la prefectura de Hyogo. El gobierno municipal aprobó una ley para hacer ciertos pagos de ayuda a los ciudadanos que estaban exentos del impuesto de residencia.

Foto: Billetes de yenes japoneses. (EFE/Jeon Heon-Kyun)

Uno de los trabajadores de la empresa externa contratada por el gobierno municipal, realizó una copia del censo de la ciudad en el que se incluyen las fechas de nacimiento, domicilios e información sobre impuestos y ayudas. Pero toda esa información se terminó perdiendo por el camino.

Se quedó dormido en la calle

El trabajador copió toda esa información en un dispositivo USB para, posteriormente, llevarlo hasta su portátil en la empresa. Sin embargo, el destino le jugó una mala pasada o, más bien, una borrachera tiró por tierra todos sus planes. Según comunicó la propia empresa, el trabajador se quedó dormido en plena calle antes de ir a su trabajo después de una cena en la que bebió demasiado alcohol.

El empleado consiguió recuperar el USB después de regresar al lugar de la borrachera

El ayuntamiento de la localidad decidió lanzar un mensaje de tranquilidad a los ciudadanos asegurando que no se produjeron filtraciones de datos pese al extravío del dispositivo USB ya que el pendrive estaba protegido por una contraseña de 13 caracteres. Todos los datos estaban convenientemente protegidos.

El hombre quiso arreglar el entuerto y reconstruyó todos los pasos que había dado durante la noche de fiesta. Finalmente, regresó al lugar dónde había cenado y se había emborrachado y consiguió recuperar el maletín con todo su material de trabajo incluido el famoso pendrive. La educación de la población japonesa siempre es exquisita y el maletín seguía en el mismo lugar en el que se lo había dejado. Estaba intacto y con todas las pertenencias en el interior.

Emborracharse de fiesta puede resultar divertido, pero, cuando bebes de más y llevas encima tú trabajo, puede llegar a ser muy peligroso. Y si no, que se lo digan a este trabajador de una empresa japonesa que perdió en una noche de borrachera un pendrive repleto de información muy valiosa.

Japón
El redactor recomienda