Es noticia
Menú
Cómo saber si la grieta que acaba de salir en casa te va a traer problemas
  1. Alma, Corazón, Vida
ASUNTOS DEL HOGAR

Cómo saber si la grieta que acaba de salir en casa te va a traer problemas

No te asustes, la mayoría no reportan ningún peligro para la habitabilidad del hogar, pero eso no quiere decir que sean bastante feas de ver. ¿Cuándo llamar a un especialista?

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Acabas de entrar en tu casa nueva, ya sea de alquiler o por venta, y, de un día para otro, aparece una grieta en la pared. ¿Hay que asustarse? ¿La estructura del edificio corre peligro? Dependiendo de lo muy notoria que sea, puedes presentir que te va a deparar más de un dolor de cabeza. O tal vez solo sea un defecto estético que haya que camuflar de cualquier forma.

Lo bueno es que, como aconsejan desde un reciente artículo de 'Life Hacker', la revista especializada en el mundo del hogar, la mayoría de las grietas que aparecen en las paredes son superficiales y bastante fáciles de reparar, por lo que olvídate de llamar a un especialista para que te asegure que el techo no se te va a caer encima. Lo malo es que algunas grietas pueden indicar problemas un tanto serios con los que vas a tener que lidiar, y puede que la solución no sea barata.

El "asentamiento"

En primer lugar, tienes que atender hacia dónde apunta la grieta. Las que son verticales, delgadas y de rectas sobre una superficie de yeso suelen ser las menos problemáticas, ya que son resultado del "asentamiento" del propio edificio, un término que se usa para describir los cambios que sufre la estructura de la casa con el paso del tiempo.

Las paredes y techos se desgastan si nadie ocupa con regularidad el espacio o pone la calefacción o ventila frecuentemente la casa

Aquellas que son más nuevas tienden a asentarse peor o de manera más costosa: los cimientos pueden hundirse ligeramente y la madera o el ladrillo empleado para recubrir y enderezar la estructura puede secarse, lo que hace que encoja un poco. Si la casa no está ocupada todo el tiempo, por ejemplo la segunda residencia a la que acudes todos los veranos, es probable que la falta de control del clima pueda ser la responsable de que aparezcan grietas en sus paredes, es decir, las paredes y techos se desgastan si nadie ocupa con regularidad el espacio o pone la calefacción o ventila frecuentemente la casa.

Este tipo de grietas se pueden reparar muy fácilmente y no tendrías por qué tener miedo. De hecho, si la casa es relativamente nueva, es probable que haya que esperar un tiempo para repararla, pues es probable que aparezcan más detrás y es mejor arreglarlas todas de golpe a ir una a una. Por otro lado, las que son horizontales y tienen una dirección un tanto errática o irregular, suelen ser las preocupantes. Si son pequeñas de grosor y aparecen donde se juntan dos paneles de yeso, posiblemente se deba a que se ha usado barniz o pintura o pegamento de mala calidad.

Si es de más de dos o tres milímetros llama a un especialista, en caso contrario seguramente se deba a una fisura por tensión

Los instaladores de paneles de yeso a menudo no usan suficiente argamasa para unir los bloques de yeso o los ladrillos que la sustentan, ya sea porque tienen prisa o sale más barato, por lo que aparece una grieta horizontal delgada. La reparación, en todo caso, es simple: tan solo habría que volver a poner argamasa en la zona y luego volver a pintar para que no se note la reparación.

Lo más preocupante es cuando la grieta hace un ángulo o se une con más grietas con el paso del tiempo. En este tipo de defectos en las paredes lo mejor es consultar con un arquitecto o un ingeniero para que te dé un presupuesto de cuánto te costaría arreglarlo, aunque también hay que decir que este tipo de grietas son las menos frecuentes. Por supuesto, mide bien el tamaño: si es de más de dos o tres milímetros llama a un especialista, en caso contrario seguramente se deba a una fisura por tensión debido al efecto de mal asentamiento anteriormente mencionado o por cambios sin importancia en su estructura.

El lugar en el que aparecen

Otro factor importante a tener en cuenta es el lugar en el que han aparecido. Si está simplemente en la pared de gotelé o yeso, seguramente no implique ningún problema mayor, al igual que si aparecen alrededor de las puertas y ventanas. Debido a que estas se encuentran en grandes huecos de la estructura, existe mucha presión sobre ellas, lo que también aumenta las probabilidades de que aparezcan grietas superficiales. Por último, otro signo que deberías vigilar es si presentan manchas amarillentas o de color marrón; en ese caso, es posible que sea debido a una filtración del agua.

Foto: Fuente: iStock

Para solucionar este problema deberás averiguar de dónde viene el agua, ya que por mucho que lo arregles si no conoces el origen de la filtración el problema seguirá apareciendo. Si lleva mucho tiempo así tendrás que investigar si por la zona hay moho u hongos. Pero sea como sea, las grietas en las paredes por lo general no presentan ningún problema que pueda poner en peligro la estabilidad de la casa o directamente la vida de los que la habitan. Eso sí, si quieres quedarte más tranquilo nunca está de más llamar a un especialista para que te diga el alcance de la situación. Lo mejor, ante todo, es estar seguro de que no va a pasar nada malo.

Acabas de entrar en tu casa nueva, ya sea de alquiler o por venta, y, de un día para otro, aparece una grieta en la pared. ¿Hay que asustarse? ¿La estructura del edificio corre peligro? Dependiendo de lo muy notoria que sea, puedes presentir que te va a deparar más de un dolor de cabeza. O tal vez solo sea un defecto estético que haya que camuflar de cualquier forma.

Hogares
El redactor recomienda