Es noticia
Menú
Una abuela de 91 años cumple la promesa que le hizo a su nieto y se hace un tatuaje
  1. Alma, Corazón, Vida
"NO SENTÍ NINGÚN DOLOR"

Una abuela de 91 años cumple la promesa que le hizo a su nieto y se hace un tatuaje

La mujer, una brasileña de 91 años, le prometió a su nieto pequeño que si cumplía su objetivo y lograba matricularse en la Facultad de Medicina se haría un tatuaje

Foto: Una abuela de 91 años cumple la promesa que le hizo a su nieto y se hace un tatuaje (Metrópoles)
Una abuela de 91 años cumple la promesa que le hizo a su nieto y se hace un tatuaje (Metrópoles)

Las promesas se hacen para cumplirlas. Al menos así lo piensa Libia Guerreiro do Valle, una mujer de 91 años, que ha cobrado cierta repercusión en los medios de comunicación y en redes sociales por cumplir la promesa que le hizo a su nieto y por la cual se ha hecho un tatuaje.

Ni a los 20 ni a los 90 me imaginé que me haría un tatuaje” reconoció Guerreiro do Valle, nacida en Goiania (Brasil) al periódico brasileño Metrópoles. Sin embargo, fiel a su palabra, ahora lleva en su brazo derecho la imagen de Nuestra Señora de la Concepción Aparecida, virgen de la cual la nonagenaria es muy devota.

placeholder Libia se tatuó una imagen de Nuestra Señora de la Concepción Aparecida (Metrópoles)
Libia se tatuó una imagen de Nuestra Señora de la Concepción Aparecida (Metrópoles)

Todo comenzó cuando su nieto menor, Pedro Henrique Guerreiro de Queiroz, de 19 años, le dijo a su abuela que quería estudiar la carrera de Medicina. Ante esa noticia, y dada la elevada nota que se necesita para ingresar en la citada facultad, Libia le prometió que si lograba acceder y matricularse se haría un tatuaje. Ya imaginan que Pedro pasó con nota y comienza su sueño de convertirse en médico.

"No sentí nada"

“Le dije que estudiara mucho, que hiciera su parte y le prometí que si aprobaba me haría un tatuaje” afirmó la abuela orgullosa tras haberse dejado imprimar en la piel la virgen a la que rezó para que su nieto accediera a la Facultad de Medicina. “Eso fue lo que prometí, y las promesas tenemos que cumplirlas”, contó Libia.

Lejos de ser un momento traumático, Libia disfrutó con toda la tranquilidad del mundo el proceso que solo llevó dos horas. “No sentí ningún dolor. Mis hijas fueron conmigo, estaban todo el tiempo hablando, sonriendo. Veo gente en los telediarios afirmando que les causó mucho dolor, pero cada una lo siente de una manera diferente. Unos sufren más, otros menos. Yo no sentí nada", aseguró la mujer.

"Ni a los 20 ni a los 90 me imaginé que me haría un tatuaje” reconoció Guerreiro do Valle

Ahora, a sus 91 años, Libia dice estar “encantada” con el resultado del tatuaje. “Gracias a Dios, quedó muy bonito. Lo hice en el brazo”, aclara la anciana que tiene tres hijos, nueve nietos y cuatro bisnietos. Esta experiencia le ha unido, más si cabe, con su nieto. Lo malo es que cuando empiece las clases tendrá que mudarse a otro estado y alejarse de su familia, así que ahora le toca al joven estudiante cumplir su promesa de visitar con frecuencia a Libia.

Las promesas se hacen para cumplirlas. Al menos así lo piensa Libia Guerreiro do Valle, una mujer de 91 años, que ha cobrado cierta repercusión en los medios de comunicación y en redes sociales por cumplir la promesa que le hizo a su nieto y por la cual se ha hecho un tatuaje.

Virales Tatuaje Social
El redactor recomienda