Es noticia
Menú
La paradoja de la cirugía estética y la psicología que hay detrás de los retoques
  1. Alma, Corazón, Vida
eternamente jóvenes y guapos

La paradoja de la cirugía estética y la psicología que hay detrás de los retoques

Cada vez más personas acuden a profesionales para mejorar su aspecto, pero los cambios físicos de quirófano siguen siendo un tabú y la gente afirma preferir 'la belleza natural'

Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Ser joven y bello para siempre tiene un precio, y si no que le pregunten a Dorian Gray. Sin retratos que envejezcan por nosotros ni fuentes de la juventud eterna, esa obsesión por dejar un bonito cadáver sigue siendo una máxima mundial, aunque hay países en los que se practica más que en otros. Lo más parecido que tenemos a todos estos remedios mágicos es la cirugía estética, y cada vez más personas en nuestro país pasan por quirófano.

Bolas de bichat, hilos tensores, injertos de pelo, botox, reducción de abdomen, aumentos de pecho... Ellos y ellas se decantan por procedimientos diferentes, pero ambos se apuntan, aunque ganan las mujeres en número y se atreven en mayor cantidad a someterse a cirugía estética con el fin de retocar o mejorar algo en su físico que no las convence. No hace ni un mes que nos sorprendía la escalofriante noticia de Sara Gómez, joven fallecida tras pasar un mes en la UCI después de haberse sometido a una lipoescultura: una intervención que se prolongó cinco horas y que le provocó múltiples daños internos.

Los que están a favor dirán que cada uno se gasta su dinero en lo que quiere y que hay complejos que no se arreglan de otra manera. Los que están en contra hablarán de que fomenta la superficialidad, y también se apoyarán en los peligros que puede producir someterse a una operación que no tiene nada que ver con la salud (al menos física).

Sea cual sea tu opinión concreta, como decíamos, cada vez más personas (y especialmente más jóvenes) se apuntan a esos pequeños retoques. En Corea del Sur, meca de la cirugía estética de Asia, las mujeres jóvenes reciben como regalo en muchas ocasiones un 'retoque' como premio por terminar la universidad, lo que les sirve para poder optar a más y mejores puestos de trabajo en un país supercompetitivo. Y, según advierte 'Korea Times', en China tienen verdaderos problemas para reconocer a los ciudadanos que vuelven tras haber pasado por Corea en busca de una cirugía, con la idea de imitar a los ídolos del kpop.

Algunos gobiernos 'promocionan' la cirugía: en Turquía beneficia al turismo, en Corea del Sur está subvencionada y en Brasil a muy bajo coste

Pero no hace falta irse tan lejos. Muchos psicólogos advierten continuamente de cómo cada vez son más las adolescentes que desean someterse a una cirugía con la idea de adquirir rasgos parecidos a los que proporcionan los filtros de redes sociales como Instagram o TikTok, y cuántas de ellas están desarrollando dismorfia corporal.

Todo ello en un ambiente extraño en el que los procedimientos siguen siendo un tabú. Son cientos las noticias que cada día salen intentando adivinar si X famosa en concreto se ha sometido a determinada intervención para mejorar su aspecto y, sin embargo, pocas veces ellas se atreven a admitirlo.

"La gente piensa que la cirugía estética es un rostro falso y mal hecho, siempre que hago labios me dicen que no las deje como Carmen de Mairena. Un trabajo bien hecho es un trabajo que queda cien por cien natural. Las 'celebrities' se gastan sus buenos 'euracos' (sic) en hacerse una cara bonita", "y no tiene nada de malo. No os sintáis mal cuando miráis a Kylie Jenner y os preguntáis por qué no sois así, porque ni siquiera ella es así" apuntan en el vídeo. La cirugía estética sigue siendo, a pesar de su normalización, un tabú. ¿Por qué?

"No os sintáis mal cuando miráis a Kylie Jenner y os preguntáis por qué no sois así, porque ni siquiera ella es así"

La paradoja de la cirugía estética

Investigadores de la Universidad de Melbourne buscaron comprender más acerca de lo que acuñaron como la paradoja de la cirugía estética: “el fenómeno por el cual las mujeres modernas se animan a someterse a una y luego son condenadas por hacerlo”, según un artículo de 'Psychology Today'. Por un lado, señalaron que tanto los medios de comunicación como la publicidad e incluso los gobiernos (aunque suene increíble) promueven la cirugía estética. Los autores postulan el ejemplo de Brasil, donde las personas pueden someterse a una cirugía estética gratuita o de bajo coste, de Turquía (turismo) o de la mencionada Corea del Sur (subvencionada por el propio gobierno).

Las revistas de moda promocionan productos naturales y los hombres suelen asegurar que les gustan las mujeres con poco maquillaje y que no se esfuerzan excesivamente por verse guapas

Por otro lado, creen que se denigra (lo que explicaría por qué tantas personas que se someten a una después lo niegan) por esa idea de que la belleza natural debe primar sobre lo 'ficticio' o 'plasticoso'. Las revistas de moda promocionan productos naturales y los hombres suelen asegurar que les gustan las mujeres con poco maquillaje y que no se esfuerzan excesivamente por verse guapas. Además, aunque los ideales de belleza a menudo idolatran la juventud, las mujeres que usan tratamientos para enmascarar o "revertir" los signos del envejecimiento son percibidas negativamente. También hay evidencia que sugiere que la cirugía estética se ve negativamente porque se percibe que otorga a las personas una ventaja injusta sobre los demás.

placeholder Así es el robot Erica, y da un poco de cosilla. (YouTube)
Así es el robot Erica, y da un poco de cosilla. (YouTube)

Algunos sacan a colación también la hipótesis del valle inquietante. Propuesta por el profesor Masahiro Mori, postula que conforme la apariencia de un robot se vuelve más humana genera en nosotros una respuesta emocional cada vez más positiva. Sin embargo, se invierte al llegar a cierto punto y se torna en repugnancia. Creen que podría tratarse de un mecanismo evolutivo destinado a proteger la salud de la especie humana, relacionado con los instintos para la selección de pareja. Parece humano pero no lo es. El cerebro lo rechaza porque es parecido pero no perfecto, y también lo hace con las prótesis o las cirugías estéticas extremas.

La psicología detrás de la cirugía estética

Pero más allá de la defenestración o el apoyo a los procedimientos estéticos, quizá haya que comprender desde un punto de vista psicológico a aquellas personas que se someten a ellos. Hemos hablado con Sara Montejano, psicóloga general sanitaria, de Psicoglobal, para entenderlo un poco mejor, sin estigmatizarlo en ningún momento.

"Estamos ante mensajes contradictorios de alguna forma. Se nos anima a querernos tal y como somos por un lado, y a valorarnos más allá de la apariencia estética, pero al mismo tiempo se sobrevalora la belleza y la juventud, lo que produce insatisfacción. Por eso muchas veces nos sentimos confusos respecto a nuestra imagen corporal. Para poner un contexto he de decir que la adolescencia es una etapa en la que se dan muchos cambios físicos y nos cuesta aceptarlos, necesitamos un tiempo de adaptación", me cuenta la psicóloga cuando le pregunto acerca de estas jóvenes que acuden al psicólogo con problemas de dismorfia corporal.

"Cuando alguien afirma que se ha operado algo, también está afirmando de algún modo que no es perfecto y que hay cosas de sí mismo que rechaza, y este es un mensaje que no nos gusta dar"

"Las redes sociales son un 'trampantojo' de la vida y engañan al ojo creando una ilusión, y si por un lado se sienten inseguras con su cuerpo y por otro ven personas de la misma edad perfectas... en consulta sí vemos cada vez más gente joven muy preocupada por su aspecto físico, dando importancia excesiva a su imagen lo que deteriora su vida social, los deprime por no alcanzar unas determinadas expectativas e incluso los aisla".

PREGUNTA. Es, al final, la comparación y el sentimiento de inferioridad una de las cosas que irremediablemente nos han traído las redes sociales.

RESPUESTA. Indudablemente. Cada cultura y época tiene un canon de belleza mayoritario y es el que se expone en las redes sociales. Nos comparamos con ese canon de belleza para ver como encajamos en él, si estamos cerca o lejos de ese canon y por tanto a través de eso también estimamos cual es la aceptación por parte de los demás. Pero también las redes sociales presentan tendencias opuestas, es decir, hay perfiles que muestran la belleza en todas sus formas más allá del canon mayoritario. Vemos personas públicas que se muestran tal y como son, sin filtros, maquillaje etcétera y que como son personas admiradas nos permiten dejar de idealizar una belleza que en muchos casos es irreal.

P. Sin denigrar la cirugía estética pero con tu punto de vista profesional, ¿consideras que hay una relación entre la baja autoestima y los 'retoques'?

R. En algunos casos es así, hay personas que basan su autoestima en su imagen corporal fundamentalmente, por lo que tienden a validarse a través de la belleza, ésto les puede llevar a un "bucle" de retoques para aumentar su autoestima. La autoestima es fluctuante, en algunos momentos y dependiendo de las circunstancias nos sentimos mejor o peor con nosotros mismos, y es en los momentos de baja autoestima cuando estas personas pueden recurrir a los retoques para aumentarla.

P. ¿Por qué crees que cada vez se está normalizando más?

R.
Desde mi punto de vista hay diferentes factores. Uno de ellos es económico, actualmente las cirugías son más asequibles, los precios son más bajos por lo que más gente puede acceder a ella. Por otro lado, cada vez hay más presión para ser atractivo. El canon de belleza al que me refería antes nos dicta como deberíamos ser y si no somos así nos genera una insatisfacción que pensamos que podemos gestionar a través de una cirugía.

P. Sin embargo, por otro lado, sigue siendo un tabú y muchas personas famosas niegan haberse retocado nada.

R. Cuando alguien afirma que se ha operado algo, también está afirmando de algún modo que no es perfecto y que hay cosas de sí mismo que rechaza, y este es un mensaje que no nos gusta dar. Por otro lado, y aunque esté más aceptado socialmente, hay una concepción de la cirugía estética como algo innecesario y superfluo asociado a personas superficiales y frívolas. Y esta es una imagen que tampoco queremos dar de nosotros mismos.

P. En Corea del Sur muchas chicas se operan para poder ser más guapas y de esta manera optar a puestos de trabajo mejores, ¿crees realmente que la belleza puede traernos el éxito y la felicidad?

R. Hay estudios como los de Daniel Hamermesh, profesor de Economía de la Universidad de Texas en Austin, que relacionan la belleza con un salario mayor, de hecho asegura que una persona atractiva puede ganar entre un 12 y un 14% más. Es lo que los economistas denominan "prima por belleza". Esto se produce porque todo tenemos un sesgo cognitivo que es el "efecto halo" que es la tendencia a atribuir a los demás cualidades desconocidas a través de rasgos conocidos, en este caso solemos atribuir a la gente atractiva otros rasgos como que son confiables, buenas personas o competentes. Por tanto y en general la belleza es una baza que juega a nuestro favor.

Ser joven y bello para siempre tiene un precio, y si no que le pregunten a Dorian Gray. Sin retratos que envejezcan por nosotros ni fuentes de la juventud eterna, esa obsesión por dejar un bonito cadáver sigue siendo una máxima mundial, aunque hay países en los que se practica más que en otros. Lo más parecido que tenemos a todos estos remedios mágicos es la cirugía estética, y cada vez más personas en nuestro país pasan por quirófano.

Noticias Curiosas
El redactor recomienda