Seis formas de aprovechar las hojas caídas del otoño en vez de tirarlas
  1. Alma, Corazón, Vida
EBANISTERÍA Y JARDINERÍA

Seis formas de aprovechar las hojas caídas del otoño en vez de tirarlas

Estos desechos vegetales son muy útiles dependiendo de para qué las uses, tanto para hacer labores de jardín como para divertirte o simplemente para decorar tu hogar

Foto: Foto: Unplash.
Foto: Unplash.

Los paisajes de otoño, caracterizados por sus hojas caídas sobre las aceras, son fácilmente los favoritos de los fotógrafos entusiastas que de tanto en cuando cogen su cámara y salen a la calle para tomar instantáneas del tiempo que les ha tocado vivir. A todos, de hecho, nos gusta sumergirnos como niños pequeños en alguna montaña de hojas apiladas en la acera. Pero seguramente haya un único tipo de personas a las que las hojas no le hacen tanta gracia, ya sean los jardineros que deben recogerlas o aquellos que por la zona geográfica en la que se encuentra su vivienda no les queda otra que echar mano del rastillo para retirarlas.

¿Cómo aprovechar estos despojos vegetales que los árboles nos ofrecen? Desde usarlas para decorar el hogar hasta de abono, estas piezas foliáceas nos pueden servir de cualquier utilidad. La revista 'Life Hacker' ha consultado con expertos del mundo de la botánica y ha reunido una serie de trucos que harán que cualquier cama de hojas pueda servir para todo tipo de funciones.

Haz abono con ellas

¿Qué necesitamos para conseguir un abono fértil del que pronto crezcan vegetales? Sus tres componentes básicos suelen ser el nitrógeno, el fósforo y el potasio que, dependiendo de la proporción de cada elemento, servirá para una cosa u otra. El nitrógeno, en concreto, servirá para proporcionar verdor y crecimiento a las plantas, mientras que el fósforo contribuye al desarrollo de las raíces.

Las hojas son un excelente material aislante, pueden usarse tanto para proteger los cultivos de las temperaturas bajas del otoño e invierno

El potasio, por su parte, es el responsable de que crezcan flores y frutos de la planta. Para hacer que estos tres elementos se mezclen y formen una masa compacta también necesitaremos carbono, presente en las hojas secas, que además también son muy ricas en nitrógeno. Sería mejor que usaras una trituradora de hojas para mezclarlas con el resto de la materia orgánica, pero si no tan solo basta con agregar unas pocas y revolver bien todo.

Úsalas de aislante

Las hojas son un material aislante excelente, pueden usarse tanto para proteger los cultivos de época otoñal o las plantas perennes que deben resistir a temperaturas bajo cero. El propósito es ofrecer protección contra los elementos, por lo que habrás de colocarlos en capas lo suficientemente gruesas como para proporcionar una protección lo suficientemente efectiva. Del mismo modo, esta capa de hojas evitará que crezcan malas hierbas.

Prevenir la erosión del suelo

Al igual que evita el crecimiento de malas hierbas, también previene de que al suelo por el que crece el césped del jardín le crezcan grietas por las que saldrán plantas, comenzando a erosionarse y desapareciendo con la lluvia. Es por ello por lo que también evitará la aparición de malas hierbas.

Diviértete con ellas

Una buena cama de hojas secas es el perfecto lugar en el que tanto niños como mayores pueden rebozarse para pasar un rato agradable. Si escogemos ropa usada o que podamos manchar sin arrepentimiento, el plan ideal de otoño para divertirte con tus hijos puede ser una 'guerra de hojas'.

Decora tu casa

No tienes por qué llenar todo el suelo o la pared de este material foliáceo, pero si quieres darle un toque otoñal a tus interiores, puedes enmarcar un puñado de ellas en un cuadro después de aplicarles barniz para que no se deteriore su aspecto, y lucirán de forma elegante y estupenda en tus paredes favoritas.

Trucos
El redactor recomienda