Bir Tawil: la única porción de tierra en el mundo que nadie reclama
  1. Alma, Corazón, Vida
Está en África

Bir Tawil: la única porción de tierra en el mundo que nadie reclama

A excepción de la Tierra de Mary Byrd de la Antártida, entre Egipto y Sudán hay una porción de desierto deshabitada y que nadie ha declarado como suya

placeholder Foto: Mapa del Triángulo de Hala'ib y Bir Tawil en 1912 (Wikimedia)
Mapa del Triángulo de Hala'ib y Bir Tawil en 1912 (Wikimedia)

Si hablamos de porciones de tierra que no están conquistadas o que ningún estado ha reclamado, destaca la Tierra de Mary Bird, localizada en la fría Antártida. Pero pocos conocen una región del tamaño de Luxemburgo que se encuentra entre Sudán del Norte y Egipto. Aunque en esta no hay hielo, sino todo lo contrario: un vasto desierto que hace que las condiciones de vida sean muy difíciles. Debido a su escasa habitabilidad, esta región africana se mantiene como uno de los pocos lugares del mundo en el que nunca ha habido asentamientos humanos. Algo que llama especialmente la atención si tenemos en cuenta que en Egipto hay nada más y nada menos que 100 millones de habitantes y en Sudán otros 42 millones. ¿Por qué justo este punto del desierto nunca ha sido habitado?

Con sus 2.060 kilómetros cuadrados, tiene una curiosa forma trapezoidal debido a la frontera en línea recta que existe entre Egipto y Sudán. Fue en 1899 cuando Reino Unido, al ser potencia colonial, trazó esta separación entre los dos países de acuerdo al paralelo 22. Bir Tawil, sin embargo, no pertenece a ninguno de estos países, quedando jurídicamente declarada como 'terra nullius', algo así como "tierra nula", cuya designación parte de las consecuencias del conflicto entre las dos naciones africanas entre las que está.

Si Egipto o Sudán reclama el territorio, se supone que debe renunciar al Triángulo de Hala'ib vecino, el cual es mucho más valioso al tener salida al mar

Curiosamente, la región que se encuentra a la derecha del mapa de Bir Tawil y tiene acceso da al Mar Rojo se conoce como el Triángulo de Hala'ib, concedida por Reino Unido a Sudán al considerar que allí residían tribus nómadas desde hace muchos años. Por otro lado, Bir Tawil fue concedida a Egipto, de tal forma que la frontera ya no quedaría completamente en línea recta, sino con estas dos peculiares formas: una trapezoide y otra, a la derecha del mapa, con forma de triángulo. El reparto del territorio fronterizo quedó así hasta 1956, cuando la colonia se retira y Egipto y Sudán adquieren la independencia, lo que les dio derecho a poder asignar sus propias fronteras.

Entonces, llegan los problemas. Lógicamente, el Triángulo de Hala'ib se presentaba mucho más valioso al tener salida al mar y grandes reservas petrolíferas. Bir Tawil, sin embargo, seguía siendo un páramo en el que solo había calor, arena y sol, con temperaturas que oscilan los 40 grados durante tres cuartas partes del año. Además, Hala'ib cuenta con un mínimo de infraestructuras para al menos poder atravesar el territorio. Por ello, Egipto no tardó en reclamarlo y en 1958 envió a sus tropas con la intención de arrebatárselo a Sudán.

Sin embargo, y tal y como explica un interesante vídeo del canal RealLifeLore, el conflicto se estancó y Egipto cesó de presionar a Sudán para que le concediera el territorio. En 1992, una petrolífera canadiense obtuvo el permiso de explotación marítima por parte de Sudán, lo que al país egipcio no le sentó nada bien. De esta forma, se volvió a recrudecer su contienda, lo que provocó que la compañía canadiense abandonara sus pretensiones de querer explotar económicamente la zona. Con la llegada del año 2000, Sudán desiste y cede el control del Triángulo a su nación vecina y esta finalmente retira sus tropas. Así ha perdurado hasta la actualidad, ya que ahora Sudán reclama su soberanía al haberse descubierto más reservas de petróleo. Mientras tanto, Bir Tawil sigue quedando desierta entre ambos países, sin ningún tipo de asentamiento ni infraestructuras.

Sin reconocimiento internacional

¿Qué tiene que ver esta región desértica y despoblada con el Triángulo? Básicamente, si uno de los dos países la reclama, se supone que debe renunciar al Triángulo, el cual es mucho más valioso. Lo más llamativo es que ha habido un montón de exploradores y aventureros que se han desplazado hasta allí con banderas inventadas por ellos mismos con el objetivo de crear su Luxemburgo personal del desierto.

Foto: La localidad con menos suerte de Italia. (iStock)

Evidentemente, la comunidad internacional nunca ha reconocido el afán de estos individuos para obtener Bir Tawil. La objeción es clara: si lo quieres para ti, tienes que acondicionarlo y explotarlo. Y eso quiere decir que habría que construir grandes infraestructuras como carreteras o aeropuertos, además de tener una población fija que habite esta porción de tierra. Esto sería muy complicado, ya que al estar en una zona del desierto tan poco habitable, ninguna civilización por muy pequeña que fuera lograría vivir ahí. Ya solo el esfuerzo por extraer y tratar agua potable del fondo de la tierra requeriría una inversión en ingeniería mastodóntica. ¿Quién sabe? Tal vez en un futuro cercano alguno de los grandes multimillonarios del mundo como Elon Musk se decanten por este pedazo de tierra en mitad de la nada bajo la única pretensión de ser los amos y señores de un solo país.

Curiosidades Egipto Reino Unido Luxemburgo Hielo Elon Musk
El redactor recomienda