Un Día de los Abuelos pospandemia: el verano que pudieron volver a verse con los nietos
  1. Alma, Corazón, Vida
26 de julio

Un Día de los Abuelos pospandemia: el verano que pudieron volver a verse con los nietos

El verano pasado muchos abuelos tampoco pudieron cuidar de sus nietos. Lo cierto es que la ciencia indica que el vínculo entre abuelos y nietos es beneficioso para la salud de ambas partes

placeholder Foto: El 26 de julio es el Día de los Abuelos y Abuelas (Pexels)
El 26 de julio es el Día de los Abuelos y Abuelas (Pexels)

En el calendario de cada país hay días y días para celebrar acontecimientos históricos, figuras importantes o incluso alimentos, muchos de ellos días que se nos tornan raros incluso de celebrar. Y luego están aquellos en los que todo el mundo parece coincidir, en el que todo se vuelve un poco más amable y se hace una especie de homenaje colectivo, cada uno a su manera, al homenajeado de la jornada. Cada año, el día 26 de julio se celebra el Día de los Abuelos y Abuelas, y quizás no sea tan conocido como el día del Padre o el de la Madre, pero eso no lo hace menos importante.

El origen de este día tiene un carácter religioso, como muchas de las celebraciones que tienen lugar en España. Se eligió esta fecha para este día coincidiendo con la festividad de San Joaquín y Santa Ana, que según la Biblia fueron los padres de la Virgen María y, por lo tanto, los abuelos de Jesús. Precisamente en la víspera de este día el papa Francisco apeló, en la primera Jornada Mundial de los Abuelos, al diálogo entre ellos y sus nietos, sin el cual "la sociedad no puede ir adelante". "Los abuelos tienen necesidad de los nietos y viceversa. Por favor, encontraos y dialogad. Os hará felices a todos". Lo cierto es que hay estudios que señalan que este vínculo entre abuelos y nietos es bueno para la salud de ambas partes.

Hace algo más de año y medio, cuando se anunció un estado de alarma en el país para frenar la pandemia de un virus desconocido hasta la fecha, se empezó a recomendar, dadas las circunstancias, que los abuelos no fueran los encargados de cuidar a los nietos. Por aquel entonces la mayor parte de las muertes registradas en el país correspondían a pacientes de entre 70 y 99 años, y España, al igual que Italia, es un país en el que culturalmente las familias más se apoyan en la ayuda proporcionada por los abuelos en lo que a cuidado de los niños se refiere. Más del 70% de los abuelos con nietos los cuidaba de forma habitual, al menos antes de la pandemia.

Foto: Foto: Reuters/Jon Nazca. Opinión

Tal es la importancia de los abuelos que Google ha desplegado un nuevo 'doodle' en este día, disponible en España, que es donde se celebra el día como tal. No obstante, y como no ocurre con muchos otros eventos, no es la primera vez que lo hace: en los últimos años, Google ha tenido 'doodles' especiales para el Día de los Abuelos en al menos seis ocasiones, siete si contamos la de 2021.

Tras el duro golpe del covid, la felicidad

Los mayores españoles con nietos ven en el Día de los Abuelos de 2021 un día de "felicidad", debido a la posibilidad de reencontrarse con los nietos y nietas después del "duro golpe" de la pandemia del covid-19, que les separó durante meses de lo que muchos consideran el motor de su vida. La Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA) felicita a todas las abuelas y abuelos, que "con gran generosidad y cariño ejercen un papel imprescindible" y destaca cómo este año, ya vacunados, pueden volver a disfrutar, aunque todavía con precaución, de sus nietos.

"Nuestros nietos son nuestra alegría y motor de vida, pero, a su vez, nuestros consejos serán regalos difíciles de olvidar a lo largo de sus vidas", señala el presidente de CEOMA, Juan Manuel Martínez Gómez. Pepa, Paco, Juan Manuel, María Teresa, Joaquín y Alicia, abuelos incansables e incondicionales, se emocionan al recordar lo "duro" que fue el confinamiento y que ahora vuelven a ser felices jugando y educando a sus nietos.

Por ejemplo Pepa, de 82 años, que cuidó a sus nietos (de 13 y 18 años) en su primera infancia, dice que sintió "un golpe muy fuerte" cuando el covid la obligó a distanciarse físicamente de ellos, aunque, como el resto de abuelos, también encontró un pequeño consuelo en las videollamadas. "Reencontrarme con ellos fue lo más gratificante, ahora siento una gran felicidad", asegura a Europa Press. María Teresa, de 80 años, no puede evitar emocionarse al recordar lo "duro" que se le hizo el confinamiento, sin poder ver a sus nietos de 8, 13 y 16 años. Para ella, ser abuela es "lo más grande y más bonito de esta vida" y también una oportunidad para enseñar habilidades a sus nietos, como cocinar, algo que "les encanta".

Pandemia