El hueso de la risa: ¿por qué nos duele tanto cuando lo golpeamos?
  1. Alma, Corazón, Vida
maldita la gracia

El hueso de la risa: ¿por qué nos duele tanto cuando lo golpeamos?

Incluso el más mínimo roce puede conseguir que el dolor suba y baje por el brazo, produciéndonos entumecimiento. ¿A qué se debe?

placeholder Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

Puede que lo llamen el hueso de la risa, pero la verdad es que hay pocas cosas que duelan más que golpearse esa parte del codo. Incluso el más mínimo roce puede conseguir que el dolor suba y baje por el brazo, haciéndonos soltar varios improperios o mentar a determinadas personas. La risa, por tanto, es bastante relativa. Pero, más allá de que su nombre es irónico, ¿por qué causa tanta incomodidad?

La respuesta es bastante simple: estás golpeando un nervio. Repasemos algunos puntos claves de la anatomía humana: para empezar, el hueso de la risa es en realidad el nervio cubital o nervio principal del brazo. Viaja desde la columna hasta el cuello, antes de descender por la parte superior del brazo siguiendo un surco en el húmero, el hueso que va desde el hombro hasta el codo. Pasa por el cúbito (el hueso de la zona del meñique del antebrazo), más allá del codo, y el radio (el hueso de la zona del pulgar en el antebrazo) hasta la muñeca.

El 'atrapamiento del nervio cubital' produce un dolor agudo similar a una descarga eléctrica que recorre el brazo y la mano, y un entumecimiento extraño

El nervio cubital es responsable de transmitir información desde algunas de las yemas de los dedos al cerebro y viceversa. En particular, permite a una persona registrar sensaciones en sus dedos meñique y anular, así como controlar algún movimiento en la mano. La mayor parte del recorrido del nervio está protegido por huesos, músculo y grasa. A medida que pasa por el codo, el nervio pasa por un pequeño canal, llamado túnel cubital. Y a medida que atraviesa este espacio, pasa por una especie de gancho óseo que hay en el codo y donde el radio y el cúbito se encuentran con el húmero.

Foto:

Pero, ¿por qué la región es tan sensible? Según informa el doctor de medicina preventiva Dominic King en 'Live Science', cuando el nervio atraviesa un túnel óseo en el codo, queda expuesto. Cuando golpea el nervio contra algo duro, lo comprime entre el hueso del codo y la superficie dura que golpea. Y cuando se empuja contra la cresta ósea, el nervio cubital experimenta el llamado 'atrapamiento del nervio cubital', o el inicio rápido de un dolor agudo similar a una descarga eléctrica que recorre el brazo y la mano, y un entumecimiento extraño en la extremidad.

Eso sí, no hay que preocuparse, aunque el nervio está muy cerca de la piel y se siente un gran dolor, golpear el hueso de la risa rara vez causa daño y el dolor desaparecerá después de unos minutos.

Aunque el nervio está muy cerca de la piel y se siente un gran dolor, golpear el hueso de la risa rara vez causa daño y el dolor desaparecerá después de unos minutos

Pero, entonces, si es un nervio, ¿por qué lo llamamos el hueso de la risa? La explicación más razonable radica en la anatomía del brazo. El hueso grande que se extiende desde el hombro hasta el codo es el húmero. ¿Quizá es de la risa porque húmero y humor tienen cierto parecido? No lo sabemos, pero la segunda explicación es un poco menos divertida: quizá la persona que se golpeó por primera vez tenía una tolerancia al dolor bastante alta y aquello le resultó gracioso. Lo curioso es que otros mamíferos tienen una configuración similar, pero rara vez experimentan el mismo problema. Estos animales están protegidos por más masa muscular alrededor del nervio sensible que se acumula alrededor de las diferentes formas en que se mueven los animales.

Curiosidades
El redactor recomienda