Por qué a tanta gente le gustan las historias de psicópatas y asesinos
  1. Alma, Corazón, Vida
humanizando al villano clásico

Por qué a tanta gente le gustan las historias de psicópatas y asesinos

En los últimos tiempos ha habido un auge de estos perfiles en cine y literatura, hasta el punto de parecer que se trata de humanizarlos o de que sintamos empatía por ellos

Foto: Fotografía de archivo cedida por Tom O'Neill y Roca Editorial donde se muestra a Charles Manson (c) sentado frente a su abogado. EFE
Fotografía de archivo cedida por Tom O'Neill y Roca Editorial donde se muestra a Charles Manson (c) sentado frente a su abogado. EFE

Antes de que alguien vaya directo a la sección de comentarios, sería una generalización absurda hablar de que a todo el mundo le atraen los perfiles psicopáticos. Sin embargo, no es menos cierto que a muchas personas les gusta conocer e indagar sobre determinados sujetos que parecen estar tanto fuera de la ley como de la moral.

En webs como 'Reddit', algunas personas se enorgullecen de llevar tatuados los rostros de Eric Harris y Dylan Klebold, los jóvenes que perpetraron la Masacre de la Escuela Secundaria de Columbine, y los medios documentaron hace algunos años que Miguel Carcaño recibía constantemente en la cárcel cartas y regalos de admiradoras.

El auge de los asesinos en tu pantalla

En los últimos años muchas series de televisión han investigado la personalidad del asesino y/o el psicópata, tratando quizá de que el televidente empatice con él o, por lo menos, se divierta con su curioso y extravagante comportamiento ('Dexter', 'Killing Eve', 'You', 'La serpiente' y la lista sigue).

No es casualidad que, al mismo tiempo, salgan más películas que nunca que tratan de humanizar al villano clásico contando su punto de vista ('Cruella', 'Jóker', 'Maléfica'...). En Estados Unidos, donde se encuentra la meca del cine, mucha gente sigue obsesionada con Charles Manson, y la demostración está en que se han escrito más de 30 libros sobre su vida. La última película de Quentin Tarantino, aunque con licencias artísticas, gira en parte en torno a su figura.

Por supuesto, no podemos comparar el interés por un personaje ficticio, como puede ser el representado por Joaquin Phoenix en 'Jóker', con aquellas personas que deciden enviar regalos al asesino de Marta del Castillo. No obstante, la necesidad de comprender a estos personajes y sus motivaciones parece una máxima para todas aquellas personas interesadas en las personalidades psicopáticas.

placeholder 'Joker' indaga en la figura del villano clásico, dotándole de complejidad.
'Joker' indaga en la figura del villano clásico, dotándole de complejidad.

¿Por qué llaman tanto la atención estos individuos? ¿Ha sucedido siempre o se trata de un fenómeno actual? Hablamos con la psicóloga general sanitaria Ana Belén Medialdea para intentar comprender mejor a qué se debe este comportamiento.

Por lo general, los asesinos no carecen de empatía, aunque con sus víctimas no la muestren

"La psicóloga criminalista Julia Shaw explica en su libro 'Hacer el mal' que varios estudios revelan que podemos ser sádicos, de hecho, que muchas personas estarían dispuestas a hacer daño a una víctima inocente (aunque solo aquellas que obtienen una puntuación más alta en sadismo lo hacen cuando la otra persona no se defiende)". Apunta la psicóloga, explicando que en 2013, investigadores de la Universidad de Augsburgo y la Universidad de Wisconsin Madison realizaron un estudio con personas de entre 18 y 82 años, con distintos niveles de educación, para vigilar su comportamiento.

El objetivo era saber si al público le gustaban las películas violentas (asesinatos, crímenes, etcétera) porque le gustaba recrear la violencia o porque tenían otras motivaciones ocultas. Lo que se descubrió es que en general las personas querían ver esa clase de películas porque buscaban conocer el propósito de esa violencia y así tener oportunidad de entender cómo funciona la mente del asesino.

Las personas quieren ver películas violentas porque buscan conocer el propósito de esa violencia y así tener oportunidad de entender cómo funciona la mente del asesino

"Por lo general, cuando vemos películas sobre asesinos y psicópatas no solamente nos cuentan un suceso, también tenemos la oportunidad de tener más detalles sobre su vida y lo que les llevó a actuar de ese modo. Esto nos engancha, queremos entender por qué alguien puede hacer algo horrible a otra persona, ya que es una información diferente a la que nos cuentan en las noticias"; explica.

¿Tratamos de empatizar entonces con ellos? ¿Podría ser la razón por la que últimamente parece que intentamos humanizar al villano clásico? "El entender el contexto del personaje, así como su vida y los motivos que le llevan a actuar de esa manera, permite al espectador, empatizar con el criminal. Por lo general, la mayoría de las personas, huimos de la violencia, pero es diferente en la gran pantalla, por este motivo, nos permite ir más allá y entender", señala Ana.

"Creo que últimamente salen tantas películas de ese tipo por el interés que suscita el entender el porqué del comportamiento de los protagonistas. Te tratan de argumentar algo que quizás antes no se hacía, que es humanizar al villano. Por lo general, los asesinos no carecen de empatía, aunque puede que quizás con sus víctimas no la tengan. Es cierto que hay psicópatas que carecen de empatía por un problema mental. Pero por el hecho de asesinar a alguien, no significa que una persona no tenga empatía. Estos personajes de ficción demuestran eso, que actúan por un motivo, por una coraza, por un trauma o una historia de vida dura. Te hacen entender que se han convertido en villanos por lo que han vivido", indica.

La enclitofilia se englobaría como un síndrome, una "atracción" que sienten algunas mujeres de personalidad más frágil por los asesinos

¿Se puede, entonces, admirar a asesinos como Miguel Carcaño o los de Columbine? ¿A qué responde que estos personajes tengan fans? "No hay por el momento estudios científicos que avalen el porqué exactamente podemos llegar a admirar a un asesino, pero el síndrome 'enclitofilia' habla de cómo ciertas personas, sobre todo mujeres “de personalidad frágil”, manipulables, con rasgos masoquistas, se involucran en la historia de estos personajes. El verlos por televisión, conocer las noticias por redes sociales… hacen que despierte en ellas un interés, (sobre todo en la población joven) así como emociones, como con cualquier actor o cantante", concluye la psicóloga.

El redactor recomienda