Expulsan de un avión a una persona con diabetes y a su perro de asistencia médica
  1. Alma, Corazón, Vida
"CON MUY MALAS MANERAS"

Expulsan de un avión a una persona con diabetes y a su perro de asistencia médica

El animal viajaba con todos los papeles en regla y pasó todos los controles del aeropuerto, pero cuando quiso acceder al avión, el comandante y la tripulación no se lo permitieron

placeholder Foto: Sheldon es capaz de advertir los cambios en los niveles de azúcar de su dueño (Twitter)
Sheldon es capaz de advertir los cambios en los niveles de azúcar de su dueño (Twitter)

Jorge Conesa se dirigía a Santa Cruz de la Palma, en Canarias, donde iba a dar una conferencia sobre perros de asistencia médica. Para llegar allí tuvo que darse un buen madrugón en su Cartagena natal, viajar 3 horas en tren hasta Madrid, esperar 4 horas en el aeropuerto y pasar varios controles. Y, siempre, acompañado por Sheldon, su imprescindible amigo.

Porque Jorge sufre diabetes tipo 1 y necesita constantemente la presencia de su perro de asistencia. Sheldon es un Jack Rusell que es capaz de detectar una hipoglucemia o hiperglucemia, es decir, una bajada o subida de azúcar, 15 minutos antes de que lo hagan los medidores de su dueño. Y ese tiempo puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

Sin embargo, Jorge no pudo viajar a su destino. Después de superar los controles del aeropuerto y los del acceso al avión, donde no le pusieron ningún problema ya que llevaba en regla los papeles de su perro de asistencia, el personal de la aerolínea no le permitió volar y le impidió acceder al vuelo una vez que llegó a la puerta.

Sin razones para el veto

Jorge Conesa ha explicado a La Opinión de Murcia que "los azafatos y el comandante me dijeron de muy malas maneras que el perro no podía viajar conmigo". Trató de hacer entender tanto a la tripulación como al máximo responsable que el animal tiene permiso para poder viajar en la cabina del avión junto a su dueño, pero las explicaciones no le sirvieron de nada.

No le permitieron entrar en el avión a pesar de tener plaza reservada y los papeles en regla

El hombre no salía de su asombro, pero asegura que no le permitieron la entrada en el avión por llevar a su perro de asistencia médica: "El comandante seguía en sus trece". Finalmente, y para no provocar un altercado, Jorge decidió darse la media vuelta y desistir de su intención de viajar: no iba a poder dar su charla, precisamente, sobre perros de asistencia médica.

El cartagenero decidió denunciar los hechos en la propia comisaría del aeropuerto de Madrid Barajas-Adolfo Suárez, antes de regresar a casa. Lo hizo "apenado y frustrado", sobre todo, por los ataques que sufre "prácticamente a diario" su perro por desconocimiento.

Aeropuerto de Barajas Diabetes Aeropuertos Perro
El redactor recomienda