El horror de los aislamientos largos en las prisiones de EEUU
  1. Alma, Corazón, Vida
Un problema anterior al covid-19

El horror de los aislamientos largos en las prisiones de EEUU

El número de convictos que permanecen en un confinamiento solitario se habría disparado con la pandemia

placeholder Foto: Aunque esta práctica fue condenada como peligrosa, hay factores que han provocado su regreso a las prisiones americanas (Unsplash)
Aunque esta práctica fue condenada como peligrosa, hay factores que han provocado su regreso a las prisiones americanas (Unsplash)

El estado de Nueva York, en Estados Unidos, aprobó a principios de abril una legislación que prohíbe que los presos permanezcan aislados más de quince días. Al parecer, esta medida sanitaria (en auge debido a la pandemia) no se estaría cumpliendo en las cárceles de Nueva York (y del país).

Según la BBC, con esta nueva ley, Nueva York estaría siguiendo las Reglas Mandela de la ONU que consideran que el confinamiento solitario de larga duración es sinónimo de tortura. En palabras de Candie Hailey, que entró en la prisión de Rikers Island en 2012, ella “entró directamente al infierno. En lo único que piensas es en suicidarte. Tragué pastillas, me corté los brazos”. La acusada de asesinato sintió que estaba atrapada en un ascensor las 24 horas.

Foto: Fachada de la Audiencia Provincial de Pontevedra. (Google Maps)

Aunque el caso de Hailey (que ya ha sido liberada y se le han retirado los cargos) es extremo, se estima que el número de aislados en Estados Unidos se ha disparado con la pandemia. De hecho, la cifra superaría los 60.000 presos que están habitualmente solos en sus celdas. El confinamiento en solitario o segregación está diseñado para poner distancia entre los presos peligrosos y el resto de forma temporal.

La vuelta de un castigo condenado

Sin embargo, Estados Unidos ha sido acusado de un ‘excesivo’ uso de esta forma de disciplinar a los internos, incluso antes de la llegada del coronavirus. Al parecer, algunos reclusos, incluidos aquellos que padecen enfermedades mentales, son ‘castigados’ durante periodos de larga duración por infringir normas menores.

placeholder Las administraciones de las cárceles son las que deciden el aislamiento del preso (Unsplash)
Las administraciones de las cárceles son las que deciden el aislamiento del preso (Unsplash)

Aunque el confinamiento en solitario fue condenado como una práctica peligrosa en Estados Unidos en la década de 1890, hubo tres factores que provocaron su recuperación: el asesinato de dos carceleros a manos de unos internos en Illinois, en 1983; la llegada de las prisiones de máxima seguridad; y la introducción de Unidades de Alojamiento Seguras en las que se segrega a los presos.

Actualmente, las administraciones de las cárceles son las que deciden el aislamiento de un preso, además de la duración. Según estudios recientes, el tiempo en el que un convicto permanece sin la compañía del resto puede suponer la diferencia entre la cordura y la locura. En el peor de los casos, entre la vida y la muerte.

Aunque el confinamiento en solitario fue considerado peligroso, regresó

De hecho, algunas investigaciones sugieren que las personas recluidas tienen seis veces más probabilidades que otros internos de suicidarse. Incluso cuando consiguen la libertad. Seis años después de que su confinamiento en solitario finalizase, Candie Hailey fue diagnosticada con depresión severa y trastorno de estrés postraumático. Afortunadamente, Nueva York cuenta ahora con una regulación que evita un aislamiento superior a los 15 días.

Coronavirus Delincuencia
El redactor recomienda