Los cinco parques de atracciones abandonados más terroríficos
  1. Alma, Corazón, Vida
un paseo por el olvido

Los cinco parques de atracciones abandonados más terroríficos

El turismo de estos lugares parece haber repuntado, y son muchos los curiosos que se acercan a observar las ruinas de lo que en otro tiempo fueron lugares de ocio y diversión

Foto: Un terrorífico payaso roto en el parque Six Flags de Nueva Orleans, abandonado tras el paso del huracán Katrina. (iStock)
Un terrorífico payaso roto en el parque Six Flags de Nueva Orleans, abandonado tras el paso del huracán Katrina. (iStock)

Algo tienen los parques de atracciones abandonados que atraen al viajero, quizá por lo trágico de su historia. Todos ellos conservan el halo de un tiempo en el que fueron visitados, cuando los niños reían y lo pasaban bien. Las atracciones, oxidadas, permanecen en el olvido, y el silencio que los embarga es más estremecedor que en otros lugares del mundo.

Te presentamos algunos de estos trágicos parques, abandonados hoy por todos, que parecen negarse a desaparecer del todo. Malas previsiones económicas, accidentes horribles o incluso problemas climáticos fueron los que una vez los llevaron a la ruina. Sin embargo, en los últimos años, el turismo de estos lugares olvidados parece haber repuntado, y son muchos los curiosos que se acercan a observar las ruinas de lo que en otro tiempo fueron lugares de ocio y diversión.

Spreepark (Berlín)

El parque de atracciones abandonado de Spreepark, en Berlín, es una atracción en sí mismo, aunque haga un tiempo que las suyas dejaron de funcionar. Abrió sus puertas en 1969, como obsequio a los habitantes de la entonces República Democrática Alemana, y fue el único parque de esa parte del muro, recibiendo hasta 1,5 millones de visitas al año. Con la caída del muro y la reunificación alemana continuó funcionando, y el exdirector del parque, Norbert Witte, propuso como objetivo modernizarlo para atraer más visitantes.

placeholder  Spreepark en Berlin.
Spreepark en Berlin.

Sin embargo, la acumulación de deudas, la falta de aparcamiento y los escasos medios para conseguir llegar al parque (se encuentra en mitad del bosque), llevaron al parque a la bancarrota. A principios de los años 2000, Witte se enredó en asuntos de narcotráfico y más tarde engañó al Ayuntamiento de Berlín asegurando que se llevaba algunas de las mejores atracciones a Perú para repararlas, pero su verdadera intención era iniciar un parque de atracciones en el país, que también fracasó. Spreepark quedó, pues, abandonado a su suerte, convirtiéndose en un símbolo underground de la ciudad, y paradójicamente en un lugar de turismo para aquellos viajeros a los que les fascina lo abandonado y lo antiguo.

Prípiat (Ucrania)

Quizá la historia del parque de atracciones de Prípiat es más escalofriante y trágica porque, realmente, nunca llegó a inaugurarse. Estaba previsto que abriese sus puertas el 1 de mayo de 1986, coincidiendo con la fiesta del Día del Trabajador en la Unión Soviética, sin embargo, la Historia tenía otros planes para él. El 26 de abril estalló el rector 4 de la Central Nuclear de Chernóbil, y el resto ya lo conocemos.

placeholder

A día de hoy, el parque de Prípiat es un símbolo más del desastre nuclear. Todavía algunas zonas presentan índices de radiación altamente peligrosos; el parque solo cuenta con una noria, coches de choque, un barco balancín y un carrusel abandonados a su suerte.

Takakonuma Greenland (Japón)

Las leyendas de fantasmas y las historias de miedo suelen proliferar por el país nipón, y esta no iba a ser la excepción. El parque de Takakonuma Greenland, en Hobara (cerca de Fukushima) según cuentan las malas lenguas, parece ser un lugar de constantes sucesos paranormales. La leyenda empieza así: un empresario, llamado Makoto, estaba obsesionado con levantar su propio parque de atracciones, hasta el punto de que pactó con un oni llamado Ama-no-jaku, un pequeño demonio japonés, que le ayudó a cumplir su sueño. ¿El problema? El día de la apertura del parque, la hija de Makoto murió. Desde entonces, proliferaron las desapariciones y sucesos paranormales, ¿conclusión? No hagas un pacto con Ama-no-jaku, por mucho que quieras montar un parque de atracciones.

Sea como fuere, el parque lleva abandonado desde 1999, oxidado. Para que la leyenda sea aún más escalofriante, no aparece en ningún mapa...

Six Flags (Nueva Orleans)

Todo fue culpa de un accidente. El 25 de agosto de 2005, el huracán Katrina llegó con fuerza a la costa del Golfo de Estados Unidos, hundiendo en el camino el 80% de Nueva Orleans. El Six Flags, que había abierto cinco años antes, se convirtió entonces en un símbolo de las pérdidas causadas por el huracán. El 70% de las instalaciones habían quedado dañadas, aún permanecen en el lugar pero se encuentran en muy malas condiciones, oxidadas. Los curiosos, eso sí, no se pierden la atracción en la que se ha convertido el parque, debido a su dramática historia.

placeholder La compañía Six Flags tiene varios parques en Estados Unidos.
La compañía Six Flags tiene varios parques en Estados Unidos.

Al menos, se han rodado varias películas en él, como 'Jurassic World' (2015) o 'Percy Jackson'. Nada mal para un parque que, deasgraciadamente, nunca podrá volver a abrir sus puertas.

Aquatic Paradise (Sitges)

No hace falta irse tan lejos para encontrar un parque de atracciones abandonado. Nosotros también tenemos o hemos tenido varios, y quizá el más llamativo es el Aquatic Paradise en Sitges, un sueño de los 90 que quedó reducido a cenizas. En su día se realizaban partidas de Airsoft y había circuitos de skate, hoy abandonados a su suerte, oxidados y pintarrajeados. La leyenda dice que fue cerrado por un macabro y horrible accidente, cuando un niño fue succionado por el motor de una de las piscinas. Hasta hace poco se podía acceder libremente, pero ahora la zona se encuentra vallada y vigilada, lo que no significa que no haya curiosos que consigan adentrarse en el lugar.

placeholder

En Alcóceber (Castellón) también hay un parque acuático que corrió la misma suerte, aunque con un recorrido ínfimo (solo vivió dos años y tenía tan solo cuatro toboganes). Y, por supuesto, también hay que mencionar el Parque de atracciones de Artxanda, en Vizcaya, que abrió sus puertas en 1974 y las cerró en 1990. Una suerte de expediciones arqueológicas para los viajeros bizarros.

Parque de atracciones Deudas
El redactor recomienda