Los peores riesgos para la salud de beber alcohol todos los días
  1. Alma, Corazón, Vida
CUÍDATE MUCHO

Los peores riesgos para la salud de beber alcohol todos los días

Tras los excesos navideños conviene dejar malos hábitos atrás. Hoy repasamos las consecuencias a las que te expones si no cortas el consumo de bebidas etílicas

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Después del período navideño, son muchos los hábitos que hay que revertir. Uno de ellos, quizás el más nocivo, es el de beber alcohol de forma frecuente. Al fin y al cabo, las celebraciones navideñas entre familias y amigos se suelen alargar con varias copas o cervezas de más, y eso al cuerpo le pasa una gran factura. Lo más preocupante es que su consumo pase de ser meramente casual o solamente dentro de entornos sociales a que se vuelva crónico y persistente.

Por ello, lo mejor que podemos hacer, ahora que ya han pasado todas las fiestas, es acabar con su consumo. No solo te ayudará a sentirte mejor físicamente, sino también mejorará tu capacidad mental y cognitiva, además de impulsar tu estado de ánimo en un mes de enero distinto al de otros años por la amenaza del coronavirus. A este respecto también cabe indicar que el alcohol es una sustancia que baja las defensas del organismo, de ahí que haya que atajar las copas o cervezas de más para evitar contraer algún tipo de enfermedad estacional o peor aún, el coronavirus.

"Beber demasiado alcohol puede elevar la presión arterial a niveles muy peligrosos"

La mejor forma de acabar con un mal hábito siempre pasa por concienciarse bien de lo negativo que resulta para nuestra vida y nuestra salud. En este sentido, hoy abordamos una serie de riesgos a los que te puedes enfrentar, tanto a corto como a largo plazo, si no limitas o eliminas el consumo de alcohol. La prestigiosa Clínica Mayo ha elaborado una lista en la que informa de todas las afecciones que podrás desarrollar con el tiempo en caso de que prosigas bebiendo todos los días.

Peor capacidad cognitiva

Como todo el mundo sabe, consumir alcohol es uno de los factores de riesgo a la hora de padecer algún problema neurológico, ya que interfiere e interrumpe las conexiones neuronales del cerebro. "El abuso de esta sustancia puede provocar convulsiones, derrames o demencia, por nombrar algunas enfermedades", asegura la Clínica Mayo. "Además, es tóxico para un cerebro que está en desarrollo, y si se consume durante el embarazo puede causar defectos en el bebé que tendrán un impacto en su vida posterior".

Problemas en el hígado o el páncreas

La consecuencia más lógica de beber alcohol de manera frecuente. El etanol es metabolizado por el hígado, de ahí que si saturamos al cuerpo con bebidas espirituosas o fermentadas sus funciones puedan verse alteradas, causando problemas hepáticos. Además de aumentar el riesgo de sufrir cáncer de hígado, beber demasiado también aumenta el riesgo de padecer otras enfermedades bastante graves como la cirrosis.

Foto: Foto: iStock.

Por otro lado, uno de los órganos imprescindibles para el correcto funcionamiento del organismo como es el páncreas, también puede verse en peligro. En caso de beber en exceso o de forma prolongada en el tiempo puedes acabar desarrollando pancreatitis, causando severos daños a tu salud. Si esto sucede, tendrás que acudir al médico de inmediato, pues seguramente necesites ser ingresado de urgencia.

Hipertensión

"Beber demasiado alcohol puede elevar la presión arterial a niveles muy peligrosos", asegura Sheldon G. Sheps, profesor de medicina y expresidente de la División de Nefrología de la Clínica Mayo. "Tomar más de tres tragos en un solo día aumenta temporalmente la tensión, pero los atracones repetidos pueden llegar a empeorar la situación a largo plazo". Por otro lado, también incide en que si no abandonas su consumo corres el riesgo de padecer obesidad, lo que a su vez es un factor de riesgo si eres hipertenso.

Problemas cardíacos

Al igual que te arriesgas a aumentar de peso o tener hipertensión, beber en exceso puede acabar dañando el músculo cardíaco, en una enfermedad que se conoce por el nombre de miocardiopatía alcohólica y que puede derivar en insuficiencia cardíaca. "Demasiado alcohol puede elevar la presión arterial y los niveles de triglicéridos", asegura Donald Hensrud, doctor en medicina preventiva de la Clínica Mayo.

Ser adicto

Evidentemente, el riesgo más peligroso ya que contiene a los demás. "El alcoholismo se desarrolla con el tiempo a medida que las personas van adquiriendo el hábito", asevera Hensrud. "Si la tolerancia aumenta, el consumo también. Debes tener cuidado de no caer en esta trampa, pues las consecuencias pueden ser muy graves". ¿Cuál es la mejor forma de prevenir que esto suceda? Estar un tiempo sin beber, cuanto más mejor, para asegurarte de que no te estás volviendo dependiente a su consumo.

Salud Clínica Mayo Coronavirus Fiestas Enfermedades cardiovasculares
El redactor recomienda