DESMONTANDO MITOS

No, beber de forma ocasional no te libra de los peligros del alcohol

Un nuevo estudio canadiense demuestra que incluso los bebedores moderados también pueden acabar desarrollando enfermedades graves en el futuro

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Una vida sana también significa pasar momentos al lado de la familia y amigos. Después de haber pasado tanto tiempo encerrados en casa a causa de la pandemia por el coronavirus, las reuniones familiares y de amigos han vuelto. Nos hemos reencontrado con todos ellos, y es posible que en uno de estas comidas o cenas el vino corriese como la pólvora entre las mesas. Y después, lógicamente, la tertulia de después con sus respectivas copas.

Por lo general, la sociedad española tiende a ver el consumo de alcohol de forma social. Aunque la cuarentena también hizo subir la demanda de ciertos productos como la cerveza o el vino, nuestra cultura empieza y acaba siempre en los bares. Por tanto, es hasta cierto punto lógico -menos para los más sanos- que el fin de semana también sea sinónimo de disfrutar de una bebida espirituosa para degustar en una conversación con una buena compañía.

No bebas, y si lo haces, no tomes más de un vaso al día. Cuando se trata del alcohol, cuanto menor sea su consumo mejor

Los médicos son bastante claros al respecto. El consumo de alcohol nunca es bueno, bajo ningún pretexto o aunque las cantidades sean ínfimas. Exponerse a este vicio puede acarrear graves problemas de salud en el futuro, tanto en el sistema digestivo como en el sistema cardiovascular o también en el cerebro. En general, fomenta el envejecimiento del cuerpo, por lo que deberás eliminar su consumo si quieres estar completamente sano. Más aún si lo que deseas es simplemente adelgazar.

En todo caso, muchas personas creen que una cerveza cada cierto tiempo o beber una sola copa cada fin de semana no entraña peligro. Evidentemente, esta forma de consumo mínima hace mucho más por la salud que otra de más frecuencia. Pero un nuevo estudio realizado en Canadá y publicado en el 'Journal of Studies On Alcohol & Drugs', ha demostrado que incluso aunque sea en cantidades ínfimas, el alcohol acaba aumentando la probabilidad de morir prematuramente o de desarrollar enfermedades tan graves como el cáncer.

En países como Reino Unido, con una gran cultura etílica, el consumo de bajo riesgo se aprecia en torno a menos de seis pintas de cerveza repartidas entre los siete días de la semana. Tomando de referencia a los ingleses, un equipo de investigadores canadienses estableció como "consumo de bajo riesgo" no mása de diez bebidas por semana para mujeres y menos de quince en el caso de los hombres. En este sentido, cabe precisar que ese número de bebidas corresponde a un vaso de unos 33 centilitros. Aún así, estas cantidades mínimas están muy por encima de las de Reino Unido, ya que equivaldrían a nueve pintas a la semana.

Al tomar esta serie de referencias, la investigación concluyó que los bebedores moderados no están para nada exentos de riesgo y beber alcohol, aunque sea poco, entraña graves problemas a la salud. Para hacernos una idea, la métrica de la Columbia Británica, la provincia canadiense analizada en el estudio, podría ser equivalente a si cada día en España bebiésemos en torno a dos o tres vasos diarios de cerveza o vino. Quince pintas a la semana pueden parecer muchas, pero en realidad si consumimos alcohol durante las comidas y las cenas ya estaremos llegando a un mínimo de dos vasos diarios.

Nada bueno para la salud

El estudio concluyó que alrededor de la mitad de muertes por cáncer resultante del consumo de alcohol en la Columbia Británica, provincia canadiense, se dio entre bebedores moderados. En base a estos resultados, los científicos resaltaron que el consumo moderado de bebidas etílicas era bastante acusado, incluso en niveles bajos. Hay que incidir en el hecho de que bebidas muy populares en nuestro país como el vino o la cerveza no tienen tanta gradación como los licores fuertes (ginebra, vodka o whiskey).

"No bebas, y si lo haces, no tomes más de un vaso al día", alertó Adam Sherk, director de la investigación, a 'The New York Post'. "Cuando se trata del alcohol, cuanto menor sea su consumo mejor". Por tanto, volvemos a la idea principal: si quieres llevar una vida sana y equilibrada lo mejor será que deseches de tu ingesta diaria o semanal el consumo de alcohol.

Si además estás pensando seguir un plan de adelgazamiento, es de vital importancia que elimines su consumo, por mínimo que sea. Bebidas como la cerveza contienen muchas calorías vacias que acaban aumentando los niveles de grasa del organismo. Además, otro de los peligros de su consumo de cara a la reducción de peso es que normalmente la cerveza o el vino son reforzadores del hambre, por lo que seguramente acabes comiendo de más. Sea como sea, no te excedas en su consumo o te estarás enfrentando a un sinfín de problemas de salud venideros.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios