Es noticia
Un post en Facebook desata la solidaridad de los zaragozanos con un restaurante que tiene que cerrar
  1. Alma, Corazón, Vida
el bodegón azoque

Un post en Facebook desata la solidaridad de los zaragozanos con un restaurante que tiene que cerrar

Este lunes los responsables de un restaurante del centro de Zaragoza publicaron en sus redes sociales un post explicando su situación derivada del cierre de interiores

Foto: La imagen compartida por los propietarios del Bodegón Azoque. (Facebook- Bodegón Aozque)
La imagen compartida por los propietarios del Bodegón Azoque. (Facebook- Bodegón Aozque)

"Nos vuelven a cerrar...", así empieza el post que los responsables del Bodegón Azoque, un restaurante de comida tradicional del centro de Zaragoza sin terraza exterior publicaron este pasado lunes en su perfil de Facebook para explicar a sus clientes cuál es la situación que ellos y otros muchos hosteleros de aragoneses y del resto del país están atravesando en estos tiempos de pandemia.

En él, los dueños del Bodegón Azoque aclaraban que debido a las medidas establecidas por el Nivel de alerta 3 decretado en Aragón, que pasan por la obligatoriedad de bajar la persiana a las 22:00 horas y a limitar el consumo a las terrazas, estando prohibido comer o beber en los espacios interiores, se preguntaban por qué su gobierno autonómico les hace cerrar como mínimo durante 15 días "si es posible unir el confinamiento perimetral" con el sector hostelero tal y como aseguran, se ha hecho en otras comunidades.

"¿Es posible que esta familia que está comiendo aquí, corra más peligro de infectarse aquí que en su casa? Si uno de ellos está infectado la suerte es la misma. ¿Por qué si la mayor tasa de infectados es de la franja de 15 a 24 años, tenemos parte de culpa? No vemos ese perfil de clientes en hostelería?", se preguntaban entonces desde el céntrico restaurante.

Además hacían otra reflexión. "Ojalá podamos volver a nuestro oficio, nuestra pasión, nuestra vida diaria en breves, pero no un 70% como anuncian, si no todos y volvamos a ser los de siempre, los que abrimos un hueco de nuestra casa para que la gente pueda compartir sonrisas, momentos inolvidables y placeres. Todo esto gracias al ánimo de nuestra gente, clientes, amigos, etc...", añadían los hosteleros, que para cerrar su post lo acompañaron en una foto que dio rápidamente el salto desde Facebook hasta Twitter para viralizarse por su carga emocional.

En ella, puede verse a dos de los dueños del restaurante sentados en la puerta de su local, abatidos. "La idea fue querer demostrar el sentimiento de desazón que produce un hecho como este, pero vemos que la gente la verdad es que se ha volcado mucho", ha indicado José María Fontanellas, uno de los cinco propietarios y jefe de sala del restaurante a el Heraldo de Aragón, quien también ha asegurado a este medio que para ellos es desesperante tener la incertidumbre de si podrán volver en breve o no. "Evidentemente económicamente es duro, pero tenemos esperanza de poder soportarlo. Crees que es suficiente todo el esfuerzo que haces para poder mantener no solo lo que es tu negocio, si no tu familia, tu propiedad, y ves que evidentemente que no es suficiente, que tienes que parar sí o sí", ha añadido Fontanellas.

Llamadas y mensajes de toda España

Fontanellas, tal y como recoge el medio aragonés, ha calificado su situación de dramática y ha explicado a la prensa que desde que hicieron público su mensaje en Facebook han recibido llamadas de ciudadanos de todo el país que quieren transmitirles su apoyo, algo que también han visto en las redes sociales, dese donde les han llegado centenares de mensajes a través de los cuáles sus clientes han querido poner en valor su trabajo como hosteleros.

En concreto, el jefe de sala ha asegurado que le ha llegado a llamar una persona que se ha identificado como miembro de la Policía Nacional de Málaga y que solo se ha puesto en contacto con ellos para tratar de animarles. "Solo os llamaba para daros ánimo y recordaros un lema: siempre luchar y nunca rendirse", les dijo en solidaridad con ellos este anónimo. "No nos esperábamos nada de esto. La repercusión ha sido tremenda", ha reconocido este martes Fontanellas al medio aragonés.

De cara al futuro más inmediato y ya con las puertas cerradas, Fontanellas ha explicado que él y sus socios están trabajando en un menú para llevar para los fines de semana a la vez qu esperan que se resuelvan las ayudas para el sector. "No podemos hacer nada más", ha asegurado antes de hacer un llamamiento público. "Tan solo pedimos que nos dejen trabajar, como ocurre en otras comunidades autónomas donde no han cerrado los restaurantes, al menos no del todo. Si nos obligan a cerrar no podemos luchar por salir adelante, se nos va de las manos", ha concluido.

El redactor recomienda