MILAGROS ANIMALES

La curiosa historia del perro que ayudó a una mujer enferma a volver a mover el brazo

Una anciana en una residencia que sufría parálisis de su brazo derecho por un ictus logra moverlo gracias a la intervención de un golden retriever

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Por algo se le llama comúnmente "el mejor amigo del hombre". Los perros están ahí no solo para hacernos compañía y colmarnos de amor, sino también en ocasiones para ayudar a personas más indefensas como ciegos o enfermos. Su instinto les hace detectar estímulos que nosotros somos incapaces de percibir, de ahí que presuman de tener un gran olfato que, si se entrena, puede servir para detectar sustancias ilegales o armas, así como para rescatar víctimas en desastres naturales.

No es casualidad que ya se esté hablando sobre la posibilidad de entrenar a perros para detectar el coronavirus en las personas. Suena increíble, ¿verdad? La historia que traemos hoy también tiene que ver con la medicina, pero esta vez con un hecho a simple vista irreversible como es la parálisis de un brazo causada después de un ictus cerebral.

La mujer levantó su mano derecha y comenzó a acariciarlo. Una amiga suya gritó: "¡No podía mover esa mano desde el derrame cerebral!"

"Hace veinte años, estuve investigando entrenar a mascotas para la terapia con nuestro golden retriever, J.J.", narra Jill Bernick, una mujer estadounidense entrenadora de perros, en 'Reader's Digest'. "Después, falleció y ahora tenemos otro cachorro de la misma raza, a quien llamamos Angel. A medida que fue creciendo, le entrenamos con obediencia, hasta darnos cuenta de que ella también podría ser una buena perrita terapeútica en el cuidado de enfermos".

Así, Angel creció, ahora tiene 10 años y acude a los hospitales todas las semanas. También acude a las residencias de ancianos y ha prestado su ayuda en un campamento para niños con necesidades especiales. Sin duda, un can entregado a la caridad y al cuidado de otras personas. Es tan popular en su barrio que todo el mundo le reconoce, especialmente los niños con los que ha trabajado.

"Hemos visto cosas muy especiales en nuestro trabajo de terapia con mascotas", asegura Bernick. "Llevé a Angel a nuestro hospital para visitar a una mujer que tenía completamente paralizado el lado derecho por un derrame cerebral. Estuvimos con ella durante semanas. Un día, mi esposo, Jack, puso a Angel en una silla al lado de la cama de aquella mujer. Le pregunté si quería darle un regalo a la perra. Ella asintió y Jack colocó cuidadosamente la golosina en su mano derecha para que Angel la tomara con cuidado sin que ella tuviera que levantar el brazo".

Lo más sorprendente e inaudito viene a continuación. "Entonces, la mujer levantó su mano derecha y comenzó a acariciar a Angel", relata la cuidadora de perros. "Su amiga, que estaba en la habitación gritó: '¡No podía mover la mano desde que sufrió el derrame cerebral!'". Después de aquello, cada vez que vemos a la mujer levanta su mano izquierda, como antes. Le decimos que debería usar su mano derecha, pero ella no nos hace caso.

Con esos ojitos... (iStock).
Con esos ojitos... (iStock).

¿Un verdadero milagro o más bien un fallo de percepción por parte de los testigos? Desconocemos las razones que vienen a explicar el suceso, lo que está claro es que relatos como este vuelven a hacernos creer en los superpoderes caninos, basados en el instinto y la devoción a sus dueños.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios