Es noticia
Menú
¿Humor sobre el coronavirus? Por qué es buena idea bromear sobre la pandemia
  1. Alma, Corazón, Vida
humor muy negro

¿Humor sobre el coronavirus? Por qué es buena idea bromear sobre la pandemia

Se trata de una manera de evadirnos y relacionarnos entre nosotros en un momento en el que luchamos por recuperar el control de nuestra vida

Foto: (Youtube)
(Youtube)

España ha superado los 131.646 casos confirmados de coronavirus, con 12.641 fallecidos, lo que nos sitúa como segundo país del mundo con más muertos por la epidemia. De la misma manera, también nos posicionamos como el primero en curados, con 34.219. En estos momentos afrontamos la cuarta semana de confinamiento impuesta por el Gobierno, en un escenario así parece que son pocos los motivos para reírse.

Sin embargo, el buen humor parece inherente en el ser humano incluso en momentos de crisis. Buena muestra de ello son los memes de los africanos bailando con un ataúd, que inundan la memoria de nuestros teléfonos, o los cientos de tuits que surgieron a raíz de los desabastecimientos en los supermercados, especialmente los relacionados con el papel higiénico. Nuestras risas no están, sin embargo, exentas de cierta culpabilidad, puesto que parece casi un delito reírse en momentos como estos.

¿La tragedia es divertida?

Pero igual que toda la población decide reunirse a las 20:00 de la tarde para dar ánimos a los sanitarios con un aplauso, o que en 1914 las tropas británicas y alemanas decidieron establecer una tregua de unas horas para celebrar la Navidad, hasta en los momentos más duros es necesario parar un momento y soltar una carcajada de felicidad, para luchar contra las piedras que nos ponga el camino. ¿Por qué la tragedia nos parece divertida?

Como cuenta el periodista Tom Mctague en un reciente artículo en 'The Atlantic': "¿Cómo puedo estar mirando memes de papel higiénico y pasar a mirar las cifras mundiales de fallecidos? ¿Se trata de algún tipo de histeria?". Alega que el 'por qué' del humor ha sido durante mucho tiempo un misterio. Para los filósofos griegos antiguos, como Platón o Aristóteles, se trataba de un fenómeno peligroso que podía socavar la autoridad y el buen orden de la sociedad. En la actualidad, en las sociedades democráticas en las que vivimos, sabemos la importancia de burlarnos de aquellos que ostentan el poder. "Es una armadura de la humanidad que nos protege de la sombría realidad de la vida, que nos recuerda que, en última instancia, la muerte siempre va a ganar. Bromeamos porque, si no lo hiciéramos, lloraríamos", señala.

El meme del ataúd nos sirve para evadirnos y no estar pensando todo el día en lo mismo, en un momento tan duro psicológicamente

"Yo creo que el humor es una vía de escape que tenemos para evadirnos de toda esta situación tan terrible que estamos viviendo", explica la psicóloga y responsable de Recursos Humanos María Senra a El Confidencial, "una situación que es muy difícil de afrontar psicológicamente, por todas las muertes, por no poder salir, por tener que acostumbrarnos a un estilo de vida que no es el nuestro. Es simplemente una manera de evadirnos y no estar pensando todo el día en lo mismo".

"El tema del humor negro (ejemplo de ello son los memes del ataúd) funciona ahora muy bien porque la gente tiene mucho tiempo libre en la actualidad y se desarrolla mucho la mente creativa en estos días", continúa, "y también es una manera de relacionarnos, porque al final ese meme se lo pasas a un amigo, y tu amigo a otro, y se forma una cadena. Vuelves a establecer un vínculo y no hay vínculo más fuerte que el de la risa".

Nos reímos con los demás para darnos el placer de la aceptación. Desde un punto de vista evolutivo, la risa se basa en esta capacidad de conexión

La misma opinión tenía el fallecido Robert R. Povine, profesor de la Universidad de Maryland, que se convirtió en uno de los principales expertos mundiales en risas. Llegó a la conclusión (después de una década de estudiar cómo y por qué la gente se ríe), que se trataba de una forma de vinculación: "La mayoría de la gente piensa que es una respuesta simple a la comedia, pero en realidad es una vocalización social que une a las personas", escribió. "Nos reímos con los demás para darnos el placer de la aceptación. Desde un punto de vista evolutivo, la risa se basa en esta capacidad de conexión". Nos sirve para congregarnos, igual que las personas que a veces no tienen nada en común se ríen de un tercero que se encuentra ausente, solamente para establecer una alianza.

También nos reímos de lo que desconocemos, hacer bromas nos da una sensación de poder sobre la amenaza. Nos reímos para formar parte del grupo, pero también para excluir al que no está. Nos reímos cuando tenemos miedo (y ahora tenemos mucho), y también nos burlamos con la risa, por ello los gobernantes prefieren ser temidos que ridiculizados. Mientras el humor sea inofensivo, aunque negro, significará que la sociedad todavía está lista para luchar. A nadie en su sano juicio se le ocurriría reírse, por ejemplo, de la falta de respiradores. En resumen, esa risa que no debería ser culpable nos sirve para recuperar el control y conectarnos, dos cosas que hemos perdido por el momento en nuestra lucha contra el coronavirus, pero recuperaremos algún día.

España ha superado los 131.646 casos confirmados de coronavirus, con 12.641 fallecidos, lo que nos sitúa como segundo país del mundo con más muertos por la epidemia. De la misma manera, también nos posicionamos como el primero en curados, con 34.219. En estos momentos afrontamos la cuarta semana de confinamiento impuesta por el Gobierno, en un escenario así parece que son pocos los motivos para reírse.

El redactor recomienda