Cómo limpiar bien los zapatos cuando llegan sucios de la calle
  1. Alma, Corazón, Vida
depende del material

Cómo limpiar bien los zapatos cuando llegan sucios de la calle

Recuerda que uno empieza a vestirse por los pies, por lo que cuanto más lustrosa esté esa prenda, mejor. Aquí tienes algunos consejos para que queden impolutos

Foto: Cómo limpiar bien los zapatos cuando llegan sucios de la calle
Cómo limpiar bien los zapatos cuando llegan sucios de la calle

Unos zapatos que no están lo suficientemente limpios o lustrosos pueden estropear un conjunto que, de otra manera, sería impecable. Ya sea porque vas a una boda y te has puesto tus mejores galas, o porque simplemente has quedado en el bar de abajo con los amigos para tomarte una cerveza, el conjunto que lleves también lo hacen las zapatillas, y si están muy machacadas, como es lógico, desfavorecen.

¿Cómo se limpian, entonces? Antes de nada, has de saber que depende del material con el que estén hechos, deberás hacerlo de una u otra manera. No es lo mismo piel que ante, así que no cometas el error de creer que con unas simples pasadas, independientemente del tejido, el problema se solucionará. Así es como debes limpiar realmente unos zapatos.

Si son de piel

Quizá no tienen un aspecto muy cuidado por el paso del tiempo. Para limpiarlos debes hacerte con un cepillo de cerdas típico con el que poder limpiarlo, y también con betún y crema hidratante para que adquiera un aspecto más lustroso.

  • Cepilla el zapato primero, así eliminarás la suciedad. Si es necesario, usa un paño húmedo para frotar mejor la suciedad.
  • Utiliza la crema hidratante a continuación, así el zapato no se resquebrajará.
  • Aplica el betún para devolverle su color natural.
  • Déjalo secar y vuelve a cepillarlo.

¿Y unas zapatillas blancas?

Son de los zapatos que más se estropean, enseguida pierden el color blanco y desfavorecen bastante el conjunto general. Por suerte, existen muchos productos caseros que puedes utilizar para devolverles ese blanco que te enamoró. Por ejemplo, la pasta de dientes es una buena aliada, también la sal o el bicarbonato. Para cualquiera de ellos necesitarás un cepillo de dientes.

Si quieres eliminar el mal olor de unos zapatos solo tienes que ponerles bicarbonato de sodio, que es antibacteriano y ayudará a quitar el hedor

Nosotros te aconsejamos la sal, porque es de las menos abrasivas. Primero utiliza el cepillo para limpiar las manchas, después coloca la sal en ellas y déjala en ese estado durante una hora, para que repose y haga efecto, después tendrás que enjuagar las zapatillas con agua fría para eliminar los restos de sal y la suciedad. Lo mejor es que los cordones y las plantillas los retires y los laves por separado.

Los de ante

Es un material muy delicado y propenso a estropearse, así que, ante todo, cuidado. A día de hoy hay sprays especiales, pero si quieres usar un método más tradicional, hazte con un cepillo de cerdas metálicas y una goma de borrar, para ir quitando aquellas manchas que observes (y también el polvo).

Los de cuero

Debes darles un cuidado especial para que no se estropeen con el paso del tiempo. Como sucede con los de piel, primero limpia los restos de suciedad con un cepillo con un trapo un poco humedecido y después aplica el betún.

  • Cuando se haya secado el betún, debes retirarlo con un cepillo.
  • Para que el acabado sea aún mejor, límpialos con un trapo seco. Es buena idea que les des cierto mantenimiento varias veces al año, utilizando cremas hidratantes que ayudarán a nutrirlos en profundidad.

De charol

Es muy fácil encontrarte algunas rayas, lo que da bastante rabia. Para que el zapato de charol se vea brillante tienes que seguir estos pasos:

  • Elimina el polvo con un trapo húmedo y déjalo secar.
  • Aplica ahora un trapo seco con crema o vaselina (también vale el aceite de oliva).
  • Ahora, para sacarle brillo, usa un trapo de algodón para frotar y que queden lustrosos.

Y para eliminar olores...

Quizá tu problema no sea que los zapatos tienen un aspecto estropeado, sino que, simplemente, huelen fatal. Si ese es el caso y no te los puedes ni poner por miedo a que alguien se caiga al suelo fulminado al acercarse, también por suerte puedes solucionarlo: con bicarbonato de sodio.

Foto: Pixabay.
Foto: Pixabay.

Al ser un antibacteriano natural, eliminará el olor, solo tienes que ponerlo en el zapato (y sacudirlo para que profundice en todas partes), déjalo reposar toda la noche y a la mañana siguiente, cuando lo sacudas, descubrirás que cualquier hedor ha desaparecido. ¡Fácil y sencillo!

Limpieza Higiene
El redactor recomienda