El poder de la videollamada: cómo la imagen mitiga la soledad durante el confinamiento
  1. Alma, Corazón, Vida
Cómo sentirnos cerca de los nuestros

El poder de la videollamada: cómo la imagen mitiga la soledad durante el confinamiento

El rol que ejerce la imagen en tiempos de coronavirus es clave para sobrellevar el sentimiento de desconexión, es ahora cuando debemos aprovechar las tecnologías

Foto: El poder de la videollamada: cómo la imagen mitiga la soledad durante el confinamiento
El poder de la videollamada: cómo la imagen mitiga la soledad durante el confinamiento

Servicios de telepsicología gratuitos, consejos a seguir para fortalecer nuestra capacidad de resilencia, guías prácticas de juegos con los que entretener a los hijos y recomendaciones de expertos para que las relaciones de pareja no caigan en picado durante el tiempo que dure la cuarentena. Son muchas las técnicas que se han puesto en práctica para tratar de hacer más llevadero el confinamiento por el coronavirus. Sin embargo, a lo que aún no se puede poner solución es a la necesidad de tener físicamente cerca a las personas queridas.

A pesar de que siempre se puede recurrir a las llamadas cada vez que se eche en falta a cualquier amigo o familiar, lo cierto es que no hay nada como ver la cara de la persona con la que estás conversando y tener así la sensación, aunque solo sea en apariencia, de que la tienes frente a ti. Este sentimiento de semivacío se debe a que la imagen ejerce como una "herramienta muy potente para paliar la soledad”, según explica la profesora de Fotografía de la Facultad de Comunicación de la Universitat Internacional de Catalunya en Barcelona, Rebeca Pardo. Así, para combatir este sentimiento, la experta recomienda acudir a las videollamadas, especialmente para conectar a los familiares y los enfermos.

Aunque no lo parezca, la imagen tiene una capacidad terapéutica y conectora que "tenemos que aprovechar" mientras nos mantengamos aislados. Si bien es cierto que una videoconexion no sustituye al contacto físico real, sí que sirve para tranquilizar y fortalecer los vínculos con nuestro entorno social, ya que, tal y como apunta Pardo, “no es lo mismo imaginarse cómo está el otro que verlo y escucharlo”.

La imagen proporciona 'co-presencia visual': la sensación de estar presentes con los nuestros de forma visual o auditiva

Hablamos de aspectos especialmente arduos para los pacientes o enfermos que sufren las consecuencias del Covid-19 y que se ven más cohibidos en su actividad diaria y sus relaciones interpersonales. En su caso, la experta explica que "es importante poder ver a nuestros seres queridos enfermos, pero también que ellos puedan vernos a nosotros porque no deberían sentirse solos ni abandonados" en un momento en que "la tecnología nos permite estar presentes con los nuestros más allá de las limitaciones físicas de nuestros cuerpos".

Es ahora cuando más se agradecen las nuevas tecnologías, sobre todo para quienes viven solos en casa y solo pueden recurrir a ellas para no desconectar al cien por cien con el estilo de vida antes del confinamiento. Según la especialista, la imagen en general está jugando un “papel fundamental para todos en este momento de confinamiento en el que estamos separados de los nuestros, proporcionándonos lo que se denomina 'co-presencia visual', es decir, la sensación de estar presentes con los nuestros al menos visualmente o auditivamente”.

Asimismo, Pardo considera que la imagen también puede servir a sobrellevar la enfermedad, ya que "pueden ayudar a asimilar la realidad por cruda que esta sea". Algo que no siempre ocurre porque "en algunos casos es complicado tomar conciencia de la gravedad si no ves al paciente. Son situaciones muy delicadas en las que la decisión de tomar un foto o grabar un vídeo es complicada, y no siempre válida, pero he entrevistado a muchas personas a las que la fotografía o el vídeo les ha ayudado a aceptar la situación y a procesar duelos complicados en situaciones de enfermedad", concluye.

Coronavirus
El redactor recomienda