Es noticia
Menú
Por qué debes pensarlo dos veces antes responder 'gracias' a un correo electrónico
  1. Alma, Corazón, Vida
cúrratelo un poco

Por qué debes pensarlo dos veces antes responder 'gracias' a un correo electrónico

Si no quieres que tus emails acaben en la papelera de reciclaje, lo mejor es que lo que digas tenga significado y no sea un conjunto de frases estereotipadas

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Desde que somos niños nos instruyen en la obligación de ser bien educados. Tenemos que decir gracias, por favor y saludar a todo el mundo con una sonrisa. Cuando crecemos, por supuesto, eso sigue fuertemente arraigado en nosotros. Esto se traduce hasta en nuestra vida virtual, donde nos despedimos continuamente con mucha educación, damos las gracias y hablamos de usted a todos nuestros interlocutores.

Los expertos explican que practicar la gratitud es una de las mejores formas que tenemos si queremos ser felices. Sin embargo, el periodista Ken Sterling aboga en un artículo recientemente publicado en 'Inc' por terminar con todo esto vía electrónica. "Estamos acostumbrados a cerrar todos los emails que enviamos con un 'gracias' antes de poner nuestro nombre, y la investigación ha demostrado que los correos electrónicos que expresan gratitud se responden con mayor frecuencia", cuenta. Entonces, ¿por qué no hacerlo?

¿Respuesta tipo? Mejor no

Otra duda surge, superponiéndose a la anterior: si nos despedimos siempre con un agradecimiento, ¿por qué otros correos electrónicos no se responden jamás? ¿Es que en esos casos la gratitud no fue genuina ni auténtica? ¿O tal vez se perdió en un correo cliché que simplemente se parece demasiado a todos los demás que llenan la papelera de reciclaje?

No caigas en los tópicos manidos ni agradezcas con palabras vacías. Obtendrás más atención e impresionarás a tus destinatarios si añades algo

Sterling asegura que si quieres que un correo electrónico enviado a distintas fuentes (por ejemplo, una invitación o incluso una presentación con tu currículum vitae) no caiga en saco roto, lo mejor que puedes hacer es dejar los tópicos a un lado. "No hay realmente nada por lo que estar agradecido, así que no lo escribas si no es necesario. Obtendrás más atención e impresionarás a tus destinatarios si añades algo", él propone algunas frases:

- Gracias por darme la oportunidad de estar en contacto con usted/ ofrecerle este servicio.

- Gracias de nuevo por toda su colaboración. Entiendo que es una distracción de su trabajo habitual responder a este mensaje.

- Aprecio su colaboración y me tomo muy en serio mi compromiso. Entiendo que hay mucho en juego y mi objetivo es seguir ganando su confianza.

Básicamente, lo que pretende demostrar Sterling con estos ejemplos es que cuando te tomas un tiempo específico para señalar por qué estás agradecido, no solo obtendrás una mejor respuesta de un cliente o colega de trabajo, sino que construirás una mejor relación con ellos. A nadie le gustan las palabras vacías.

En otras palabras, la próxima vez que vayas a despedirte en un correo electrónico, lo mejor es que seas cortés y específico. Si realmente estás agradecido, da las gracias. Si no hay nada que agradecer, elige otro final. Si deseas construir una relación y que tu mensaje no se quede flotando en la papelera de reciclaje para siempre, lo mejor es que añadas por qué agradeces algo.

Desde que somos niños nos instruyen en la obligación de ser bien educados. Tenemos que decir gracias, por favor y saludar a todo el mundo con una sonrisa. Cuando crecemos, por supuesto, eso sigue fuertemente arraigado en nosotros. Esto se traduce hasta en nuestra vida virtual, donde nos despedimos continuamente con mucha educación, damos las gracias y hablamos de usted a todos nuestros interlocutores.

Correo electrónico Email Social Noticias Curiosas
El redactor recomienda