EN OHIO, ESTADOS UNIDOS

El emocionante recibimiento en el colegio a un niño de 6 años tras vencer al cáncer

Varios centenares de alumnos le esperaron a la puerta del colegio y le hicieron un pasillo para celebrar que había vencido a la leucemia tras tres años de lucha

Foto: John Oliver Zippay fue recibido por todos sus compañeros en el pasillo de su colegio (Foto: Twitter)
John Oliver Zippay fue recibido por todos sus compañeros en el pasillo de su colegio (Foto: Twitter)

La vida de John Oliver Zippay no ha sido fácil. Pese a tener solo 6 años ya sabe lo que es luchar a vida o muerte contra una de las enfermedades más temibles que hay. Pero también ha demostrado ser un niño muy fuerte, que sabe sobreponerse a todas las dificultades que se le pongan por delante, aunque se trate de un cáncer.

John Oliver o J.O., como le llaman sus amigos, fue diagnosticado de leucemia a los 3 años y, desde entonces, ha tenido que compaginar el colegio con el hospital a partes iguales. Sus amigos se habían acostumbrado a que faltase muchos días al colegio por culpa del tratamiento, pero parece que esos días de lucha han terminado.

Tal y como han explicado sus padres a la CNN, J.O. recibió su última sesión de quimioterapia dos días después de Navidad. Los resultados demostraron que ya no había restos de la enfermedad y el pequeño regresaba en el mes de enero al colegio. Lo que no se esperaba era el recibimiento que todos sus compañeros le habían preparado.

Tres años de lucha contra el cáncer

Cuando John Oliver llegó a la puerta del colegio, en el estado norteamericano de Ohio, todos los alumnos del St. Helen Catholic School habían formado un pasillo para darle la bienvenida. Varios centenares de escolares quisieron recibir a lo grande a uno de sus compañeros más famosos, demostrándole así su cariño y felicidad porque estuviera de nuevo con ellos.

Tras tres años de lucha, J.O. recibió la última sesión de quimioterapia el 27 de diciembre y pudo tocar la campana dedicada a los que han vencido al cáncer

El director del centro, Patrick Gannon, ha explicado que durante este tiempo John Oliver "se ha perdido muchas de las clases y eso ha sido duro para todos, pero sus compañeros estaban felices de verle de vuelta". Pero no fue el único momento especial que J.O. ha vivido en las últimas semanas.

El último día de su quimioterapia, las enfermeras y el personal del hospital que ha cuidado de John Oliver quisieron acompañarle a tocar la campana que está destinada solo a aquellos que han superado su tratamiento y pueden abandonar el hospital. J.O. ha demostrado durante estos tres años que es un luchador y que le queda toda la vida por delante para disfrutarla.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios