SUFRIÓ UNA ENDOCARDITIS

Se le queda una palomita en el diente y le operan del corazón (y casi no lo cuenta)

En una intervención de siete horas, los médicos tuvieron que reparar su válvula mitral y reemplazar su válvula aórtica

Foto: Ojo con las palomitas de maiz, no son tan inofensivas como parecen
Ojo con las palomitas de maiz, no son tan inofensivas como parecen

Tomar una bolsa de palomitas mientras disfrutas de una película puede convertirse en un deporte de riesgo que puede llevarte a la muerte. Que se lo pregunten a un inglés de 41 años, que tuvo que ser sometido a una operación de corazón urgente después de que un grano de maíz se le quedara atascado entre los dientes.

Imaginaos la escena, que seguramente nos ha sucedido a todos. Comemos unas palomitas y una de ellas se nos queda entre los dientes. No hay manera de sacarla: primero intentamos con la lengua, luego nos cepillamos los dientes, un palillo, otro objeto fino y punzante… y nada.

Pues a Adam Martin, bombero y padre de tres hijos residente en Cornwall, Reino Unido, le paso algo parecido, con el añadido de intentar extraer el molesto grano de maíz con la tapa de un bolígrafo, un alambre y hasta un tornillo. No logró su cometido, con el añadido que se llegó a dañar la encía con esos utensilios (llenos de bacterias). Y aquí llegaron los problemas.

Endocarditis

Una semana después, según nos cuenta Science Alert, nuestro protagonista empezó a sentir dolores de cabeza, fatiga y sudores nocturnos. En un primer momento, los achacó a un resfriado pero realmente eran síntomas de endocarditis, una infección que afecta a la membrana que recubre el interior de las cavidades del corazón y que se produce cuando las bacterias de la boca, la piel u otras áreas del cuerpo llegan al torrente sanguíneo.

Tras varias visitas al médico, aún desconociendo lo que le pasaba, en las que le recetaron antibióticos y le diagnosticaron un leve soplo al corazón que no necesitaba de intervención, finalmente unas pruebas confirmaron que su corazón estaba dañado por la infección, por lo que tuvo que ser operado de urgencia a corazón abierto. En la intervención, que duró cerca de siete horas, los médicos tuvieron que reparar su válvula mitral y reemplazar su válvula aórtica.

"He estado cerca de la muerte. Nunca volveré a comer palomitas de maíz"

La endocarditis, si se diagnostica pronto, puede tratarse con antibióticos, de lo contrario puede afectar de manera seria a las válvulas y al corazón, con un riesgo de mortalidad a corto plazo de entre el diez y el 30 por ciento. "Los médicos me dijeron que podría haber muerto en tres días", señalaba Martin.

Después del suceso, Martin ha reconocido que tenía que haber ido al dentista al sentir las primeras molestias y no dejarlo pasar. "He estado cerca de la muerte. Nunca volveré a comer palomitas de maíz", ha confirmado.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios