FUE DISCRIMINADO EN ARGENTINA

¿Hemos superado los prejuicios? Este joven prueba que las apariencias siguen importando

Subió a las redes sociales una imagen suya vestido con su uniforme y otra en la que se le ve con ropa deportiva que usa para ir a trabajar

Foto: Lautaro subió a Facebook una foto que ha provocado miles de comentarios y reacciones
Lautaro subió a Facebook una foto que ha provocado miles de comentarios y reacciones

Lautaro Guzmán suele vestir de forma informal cuando va a trabajar, con ropa deportiva y zapatillas. Cada tarde coge el tren desde Avellaneda, el barrio de Buenos Aires en el que vive, hasta su lugar de trabajo. Pero lo que le sucedió a comienzos de este mes de agosto le ha llevado a plantear una reflexión.

Tal y como ha explicado él mismo a Infobae, Lautaro estaba sentado en el tren cuando el asiento contiguo se quedó vacío y una niña fue a ocuparlo. Sin embargo, su madre se lo impidió: "Ella estaba chocha (contenta) porque había encontrado un asiento vacío, pero la señora la agarró la mano y se la llevó. 'Ven para acá, ¿cómo te vas a sentar con ese 'villero'? No me lo olvido más."

El joven no dio mayor importancia al comentario y siguió su viaje con sus cascos puestos. Al llegar al hospital en el que trabaja de noche como enfermero le comentó lo sucedido a una compañera, que puso el grito en el cielo por la discriminación que había sufrido Lautaro. Fue esa repulsa de su compañera lo que le llevó a pensar de nuevo en lo que paso en el tren.

Un mensaje viral

Cuando Lautaro vuelve a casa lo hace vestido con su uniforme de trabajo, dado que no tiene tiempo de cambiarse si quiere coger el tren que le lleva de vuelta a casa y poder desayunar con su madre. Nadie en ese tren de madrugada le dice nada, dado que su uniforme verde de enfermero parece que impone mucho más respeto que el traje de deporte que usa a la ida.

Así que sacó su móvil, cogió dos fotos y las subió a su cuenta de Facebook con este comentario: “La gente va por la vida juzgando por las apariencias, acá el "VILLERO" con el que no me siento en el tren. "Señor@ ojalá nunca necesite de mí, porque para su fortuna, l@ voy a ayudar traiga la ropa que traiga".

Las respuestas no se hicieron esperar y Lautaro reconoce que no pudo dormir esa noche: “Me empezaron a llegar mensajes y felicitaciones por todos lados. Me pareció una locura todo lo que pasó”. Reconoce que el comentario de la señora no era la primera vez que le sucedía: "Cuando voy al trabajo vestido así, siempre te miran. Yo soy cero conflicto, soy un pibe tranquilo. Eso sí, cuando vuelvo en el tren con el ambo (uniforme), vienen y se sientan sin problemas”.

La invitaría a sentarse conmigo y que me acompañe hasta mi trabajo o hasta mi casa. Le contaría quién soy, qué hago

Lautaro pide que no se juzgue a las personas por su apariencia y manda un mensaje a la señora que no dejó a su hija sentarse a su lado: “La invitaría a sentarse conmigo y que me acompañe hasta mi trabajo o hasta mi casa. Le contaría quién soy, qué hago”. Seguro que la próxima vez se pensaría dos veces volver a hacer un comentario tan cruel sobre una persona a la que no conoce.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios